lunes, 22 abril 2024 - 22:01

Ley Ómnibus. La oposición “dialoguista” da quórum para tratar la ley y hay incógnitas sobre la votación

Luego de un día cruzado por acusaciones de todo tipo entre gobernadores y diputados “dialoguistas” y los funcionarios del gobierno de Milei, finalmente se citó a una reunión de labor parlamentaria para que los representantes de los distintos bloques organicen la sesión de mañana miércoles a las 10 hs. en la Cámara de Diputados. La sesión se realizará en medio de una importante crisis política y con una importante movilización en las puertas del Congreso.

Quien observara el sainete que cruzo la jornada entre el gobierno y sus fuerzas aliadas no podría comprender como después de decirse de todo se llegó a un acuerdo para sesionar mañana. Las diferencias entre el gobierno y sus apoyos eran tan grandes que llevó primero a un dictamen de “mayoría” donde las disidencias eran más que los que aprobaban el conjunto del articulado. Luego vino la retirada de Caputo del paquete fiscal, buscando destrabar según las palabras del ministro, y al no estar asegurado el financiamiento que reclaman los gobernadores se volvió a trabar todo.

La jornada de hoy, que continua una cantidad importante de negociaciones de todo tipo durante el fin de semana, arrancó con la mayoría de los gobernadores en Buenos Aires y una reunión de los mismos y otros diputados con el ministro del interior Guillermo Francos, donde el tema central era la exigencia de los mismos de que el impuesto PAIS, cuya extensión a una larga serie de rubros como las importaciones y la duplicación de su monto, prometía una importante recaudación que los jefes provinciales reclamaban fuera coparticipable en un 30%.

Vale la pena recordar que con la caída del paquete fiscal también se cayó la restitución del impuesto a las ganancias a los salarios de la cuarta categoría, que los gobernadores reclamaban para solventar sus gastos provinciales.

Francos, el ministro conciliador, aceptó considerar el pedido de los mandatarios, en una reunión que rondaba las 40 personas. Cuando le tocó el turno a su jefe, el presidente Milei, la negativa fue rotunda, no se aceptaba cooparticipar ni un centavo del impuesto en disputa. Francos en consecuencia tuvo que salir a desmentir lo que había dicho simplemente negando sus palabras, los medios repetían sus declaraciones públicas contradiciendo sus dichos, se hablaba de que estaría al borde de la renuncia, hasta que Milei en un gesto de autoridad y protección de su funcionario sostuvo que el ministro estaba más firme que rulo de estatua.

En el medio caras adustas y disgustos. Algunos explícitos, como el del diputado Mazó de HCF, el bloque de rejunte que administra Pichetto, que sostuvo que el gobierno estaba apretando a los diputados con sus historias personales para obligarlos a que voten el paquete completo.

Las noticias de la jornada no eran buenas para el gobierno, el FMI hacía una proyección negativa del desarrollo de nuestra economía y la Cámara del Trabajo fallaba declarando la inconstitucionalidad de la reforma laboral contemplada en el DNU, un duro golpe para Milei. Más tarde otra resolución justicia federal también daba marcha atrás con las cláusulas del DNU que habilitaban la creación de Sociedades Anónimas para privatizar los clubes de futbol.

¿Fumata de acuerdo o amenaza de patear el tablero?

La presión del gobierno por obtener el quórum para tratar la Ley Ómnibus, en medio de desacuerdos y protestas con sus aliados, desató todo tipo de especulaciones. El diario Clarín citando una fuente anónima cuestionaba si realmente Milei quería que salga la ley. Señalaba: Empezamos a dudar si realmente quieren sacar la ley o que se caiga todo y acusar a la oposición de no querer ceder privilegios y avanzar con otras herramientas».

Lo cierto es que al final, tanto los radicales, como parte del bloque que conduce Pichetto, acompañaran al PRO y a los diputados de La Libertad Avanza, para dar quórum. Mientras que estos últimos dos bloques votarían favorablemente todo su articulado, el compromiso público de la UCR y de HCF es votar en general la ley y discutir artículo por artículo. O sea, negociar y negociar hasta último momento. La excusa de los “dialoguistas” es asegurar la gobernabilidad, un eufemismo para disimular su completa genuflexión en la que están dispuestos a traicionar incluso su discurso histórico para ser parte del reparto y las migajas que se caigan de la mesa en la que comen los grandes empresarios, el FMI y las multis imperialistas.

Varios son los temas en desacuerdo: la extensión y calidad de las facultades delegadas, el capítulo de desregulación de la pizca, la derogación de la ley de manejo del fuego, el control de 41 privatizaciones. La Nación comenta que los números dan para la aprobación en general, pero es una gran incógnita como terminará la discusión artículo por artículo, de una ley que ha perdido en el camino la mitad de su articulado pero que aún conserva cambios terribles para los derechos de los trabajadores y la soberanía de los recursos del país.

Sea cual fuese la negociación final, si esta llega a producirse, la aprobación de las facultades delegadas permitirá luego a Milei hacer lo que quiera sin aprobación parlamentaria, incluso reformas que se ha visto obligado a negociar y bajar para que salga esta ley. Aunque de hacerlo seguramente provocará una mayor reacción popular en las calles.

La oposición

El peronismo ya adelantó que va a votar en contra. Sin embargo, en esta ocasión, ni la CGT, ni las CTA´s han llamado a parar y a convocar a miles y miles a movilizar como correspondía para impedir esta mega ley. Solo hay tibias y tardías convocatorias a ir a Congreso de algunos sectores de ATE y de La Cámpora, este sector político recién propone ir hacia la noche del miércoles y es quien viene de haber movilizado muy poco en el paro nacional. La realidad, es que solo la izquierda política y social organizada en la multisectorial independiente que se reunión en el INCAA junto a las asambleas barriales y la cultura, darán juntos la lucha en la calle, que es la principal pelea, mientras el bloque del FITU denunciará y rechazará toda la ley desde su bancada. Desde las 12hs. columnas de los sindicatos combativos, las organizaciones sociales, las asambleas, los partidos de izquierda entre ellos el MST en el FITU, de Unidos por la Cultura, del EMVyJ y el BFS y otros sectores que conformaron la columna independiente por un plan de lucha el pasado 24, estarán de nuevo frente al Congreso. Peleas políticas, seguramente con nuevas escenas de crisis y roscas parlamentarias durante toda la sesión y un final abierto.

Noticias Relacionadas