viernes, 21 junio 2024 - 05:13

Ley bases. Siguen las negociaciones contrarreloj

A menos de 48hs de que comience el tratamiento de la Ley Bases y el paquete fiscal en el Senado, las negociaciones del oficialismo, encabezadas por Guillermo Francos, que buscan la mayoría necesaria para la aprobación de estos paquetes, se extienden y no están cerradas. En paralelo, otros actores políticos, como los gobernadores de Juntos por el Cambio, piden la aprobación de la ley. Por otra parte, Bullrich además del apoyo a los proyectos del Ejecutivo, comenzó a amenazar las movilizaciones que se desarrollarán en el Congreso el próximo miércoles.

Mientras se cumplen seis meses del mandato libertario, encabezado por Javier Milei, todavía se está discutiendo el futuro del primer proyecto de ley que esta gestión podría hacer pasar por el Congreso. A menos de dos días del tratamiento de la Ley Bases y del paquete fiscal, el gobierno no ha conseguido una mayoría que lo deje tranquilo para la aprobación de los dos proyectos, que son centrales para el programa económico, político y social de Milei.

Como se encuentra el mapa del Senado

El oficialismo por el momento cuenta con una mayoría mínima para que la sesión consiga el rumbo que desean. Según trascendidos, son 36 los senadores que, por lo menos en la votación en general, darían el voto positivo. Entre libertarios y el Pro son 13 los senadores que aportarían los votos firmes para la aprobación de estas leyes, pero a estos números, también se les sumarían votos de senadores de la UCR, de los bloques provinciales y de otros sectores peronistas. Esta suma de legisladores de la Cámara Alta es la que le estaría dando 36 votos positivos para los proyectos libertarios. Aunque a la vez todo tiene un manto de duda e indecisión y otros medios hablan de que serían 35 los votos a favor hasta la noche de este lunes.

Del otro lado de la cámara hay 33 senadores de Unión por la Patria que, en principio, votarían de forma negativa contra los proyectos a tratarse. Por otro lado, Martín Lousteau, en el transcurso de estas horas, es un voto que el oficialismo trata de acercarlo para su campo, ya que el senador del boque radical presenta un dictamen propio sobre el tratamiento de estos proyectos.

Siguiendo con el poroteo y la rosca de la política tradicional, los senadores santacruceños, Natalia Gadano y José María Carambia, se convirtieron en una prioridad para el jefe de Gabinete, Francos, quien hoy es el principal negociador del gobierno. Las charlas con los santacruceños se centran en la discusión por un aumento en el porcentaje de las regalías mineras que quedan en esa provincia, piden que pasen del 3% al 5%.

Las negociaciones siguen abiertas

Todavía no hay nada cerrado para el oficialismo, a pesar de estos números que muestran los trascendidos. Es por esto que el gobierno libertario todavía no tiene claridad de como será el diseño final de estos proyectos que se van a tratar el próximo miércoles. En el transcurso de este lunes 10 de junio, hay negociaciones en donde el oficialismo cedería algunos puntos de estos proyectos. Los libertarios para salvar el capítulo 7 de la Ley Bases, el capítulo de las privatizaciones, renunciarían a la privatización de Aerolíneas Argentinas, Radio y Televisión Argentina (RTA) y el Correo Argentino.

Además de la discusión sobre las privatizaciones hay otros capítulos en donde las negociaciones no están pactadas. El RIGI sigue siendo un punto pendiente y que en el debate particular se conocerá su destino. Sobre la ampliación de delegación de facultades al Ejecutivo tampoco hay nada pactado y el gobierno consideraría modificar o eliminar dicho artículo.

En cuanto a la reforma fiscal los senadores tampoco tienen las discusiones saldadas, ya que no está claro que pasará con la restitución de la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias.

Frente a este panorama que deja abierto el destino de la sesión del próximo miércoles, los gobernadores que pertenecen a Juntos por el Cambio, en un supuesto comunicado oficial, salieron a pedir la aprobación de los proyectos. Los mandatarios provinciales, ubicados como claros cómplices del ajuste y entrega en curso, declararon: “Resulta indispensable darle las herramientas al gobierno nacional para avanzar con las transformaciones que votó mayoritariamente la sociedad argentina”. Sin embargo a última hora Emiliano Yacobitti de la UCR salió a desmentir y acusar de falso dicho comunicado, abriendo una grieta en ese frente político.

Al mismo tiempo y en la línea de buscar apoyos para el gobierno, el ministro de Economía, Luis Caputo, salió a decir que en caso de aprobarse estas reformas el Impuesto PAIS, automáticamente se reduciría del 17,5% al 7,5%. Patricia Bullrich también declaró apoyando la aprobación de estos paquetes de leyes, al mismo tiempo que amenazó con represión a las acciones que están programadas para este 12 de junio.

Al cierre de este lunes, además la oposición ganó el debate sobre como tratar ley bases y paquete fiscal, y se harán por separado perjudicando los planes del gobierno e incluso abriendo así la posibilidad de cuarto intermedio entre uno y otro debate y que no se llegue a votar todo. Siendo que además, después de la votación en general de la ley bases tiene que habilitar el tratamiento de cada capítulo. Con el peligro concreto que eso implica.

Son seis meses donde el Ejecutivo no ha recolectado ninguna victoria en el Congreso y las presiones externas que le exigen mostrar que tienen el control de la situación aumentan. Tanto los empresarios nacionales, las inversiones extranjeras y el FMI esperan una muestra de carácter del presidente para mantener el apoyo, sobre todo cuando este proyecto le facilitaría gran parte de los negocios a estos sectores. El gobierno viene recibiendo varios golpes y un fallo negativo contra la Ley Bases les haría un gran daño, pero frente a esto y con las particularidades del presidente, en unos de los días centrales del oficialismo, Milei se iría del país para tener un encuentro con los líderes del G7, dejando al ministro Francos a cargo de lo que suceda en el Senado.

Este miércoles todos a rodear el Congreso

La Ley Bases y el paquete fiscal no traen ninguna mejora para las mayorías trabajadoras y los sectores populares, solo contienen la arquitectura necesaria que asegurarían el saqueo del país y más ataques a derechos obreros. Es por esto es que ninguna negociación que se extienda hasta las últimas horas antes del comienzo de la sesión servirán para conseguir alguna cuestión progresiva en las condiciones de vida de la gente. El contenido de las discusiones que se desarrollan solo responde a los intereses de los sectores más concentrados de la economía o a la defensa de los negociados que los mandatarios provinciales tienen con el Ejecutivo nacional, siendo el caso de los senadores santacruceños uno de los ejemplos que se encuentran más a la vista.

Frente a esto y con un gobierno que todavía no tiene en claro el destino del proyecto, el panorama para hacer caer estas leyes está abierto y las acciones del miércoles tienen un rol fundamental.

Por parte de las direcciones políticas de la oposición, sobre todo del bloque de Unión por la Patria, ya empiezan a dar por perdida la batalla. Según el senador Mariano Recalde, el rechazo a la Ley Bases lo ve difícil, ya que hay muchos senadores que se están dando vuelta. La solución para este sector sería acompañar el dictamen de Lousteau. Y por el lado de las direcciones sindicales, la situación no es muy distinta. La CGT no se ha dignado a llamar a un paro nacional para enfrentar la entrega que representan estas leyes, para ellos la solución es viajar al Vaticano y visitar al Papa el mismo día que sesione el Senado. Gerardo Martínez de la UOCRA será el encargado de encontrarse con el sumo pontífice.

Con todos los golpes que viene recibiendo el gobierno se vuelve fundamental la acción este miércoles cuando sesione el Senado, donde la izquierda nuevamente marchará contra la ley y el gobierno, en una columna independiente. A horas de tratarse la Ley Bases, Milei le habría bajado el pulgar a la canciller Mondino, otro síntoma de la crisis por la que transita el gobierno. Con todos estos elementos, una contundente movilización es lo necesario para frenar el atropello que representan estas leyes. Por el contrario, a lo que plantean otros espacios, darle tiempo a este gobierno es la profundización del ajuste, el hambre y la represión que han intentado profundizar este semestre que llevan gobernando.

Noticias Relacionadas