lunes, 15 agosto 2022 - 18:03

Lenguaje inclusivo. Larreta y Acuña contra la historia

El jueves 9 de este mes, nos enteramos nuevamente por los medios de una nefasta resolución del Gobierno de Larreta y Acuña. En dicha resolución, se nos prohíbe a les docentes utilizar en los ámbitos educativos, el lenguaje inclusivo. Tenemos que organizar grandes campañas de rechazo, y evitar su implementación.

Según el Ministerio, no es que quieran negar las disidencias, sino que podríamos ser inclusives de la manera en que la Real Academia Española manda. No tiene nada de raro, ya Juntos por el Cambio, en palabras de Macri, se disculpó con los españoles por la independencia. Por lo tanto, no llama la atención que no permitan la soberanía lingüística argentina.

Los idiomas son una convención que se genera en el proceso histórico. Incluso Nietzsche y Foucault, entre muches otres, basaron investigaciones en la genealogía de las palabras. Además, esta convención, encima es impuesta por medio de la violencia física (colonialismo) institucional (invisibilización de sectores sociales).

El lenguaje es algo vivo y en constante cambio, por lo tanto, no se puede reglamentar. En este caso concreto además, la movilización por la visibilización de distintas opresiones generó incorporaciones que describen una realidad que desde el poder quieren tapar.

¿Qué implica para las disidencias esta resolución?

En el Mes del Orgullo, y mientras en las escuelas estamos organizando las primeras jornadas ESI, que en secundaria abordan los estereotipos de género y la discriminación, el Gobierno porteño quiere avanzar contra el lenguaje inclusivo. Semejante ataque invisibiliza a todas las identidades que se identifican por fuera del binario que promueve el español tradicional. Es claro que las identidades disidentes importan y se reafirman todos los días, pero particularmente en este mes está cargado de recuerdos de la lucha de nuestres antecesores y del comienzo de las movilizaciones y marchas LGBTIQ+.

Este Gobierno quiere adjudicarse una ciudad “gay friendly”, con una política de diálogo y construcción. En realidad lo único que hace sistemáticamente es utilizar a las identidades disidentes en campañas políticas, económicamente para generar turismo, para luego invisibilizarlas y desecharlas como si fueran basura. Las disidencias terminan siendo un número, un factor de consumo, que sirve para sacarse una foto, o subirse a una carroza en las marchas del Orgullo. Pero a la hora de votar leyes, son atacadas e invisibilizadas. Solo usan esas imágenes desde lo discursivo, para quedar bien, pero desde las políticas concretas no existen ni cuentan, es como si fueran ciudadanes de segunda que no merecen ser contemplades. Más que seguir a la RAE, quieren seguir sosteniendo el machismo patriarcal.

Queremos escuelas feministas y disidentes

Sin embargo, que el lenguaje español tradicional tiene formas de referencia que podrían utilizarse en lugar de la “e” es, ante todo, una falacia. El español tradicional promueve el masculino genérico para hablar en plural, lo cual invisibiliza a las personas que no se identifican dentro de lo masculino, como las feminidades, pero también a las personas que no construyen su género dentro de un binario. Porque si utilizamos “todos y todas”, en vez de “todes”, estamos repitiendo un esquema binario y cis-heterocentrista que deja afuera a muchas identidades que conviven, respiran y participan de las escuelas estatales y privadas.

Esta medida sólo tiende a reafirmar el anquilosamiento educativo machista y patriarcal contra el que tanto luchamos. La necesidad de cambiar de raíz la binariedad institucional, habilitando baños no binarios, comienzos del día donde no se dividan por género las filas, clases de educación física por sexo, van en contra de la aplicación de la ESI con una perspectiva feminista y disidente por la que luchamos.
Parece que compiten con Milei, para postularse en quién tiene una política más de derecha en relación a los temas de género. Estos ataques van de la mano de reclamos de sectores retrógrados como “Con mis hijos no te metas”, que niega la existencia de la ideología de género machista en esta sociedad capitalista y patriarcal.

Esta actitud, a escasas semanas de haber aprovechado su mayoría en la Legislatura para modificar el Estatuto Docente a espaldas de la comunidad educativa, desoyendo a la misma, no hace más que reafirmar el hecho de que esta gestión busca implantar en la educación sus ideas y su manera de pensar, atentando contra la libertad de expresión, la libertad de cátedra y la inclusión que tanto nos ha costado ganar.

Desde Alternativa Docente venimos insistiendo en la necesidad de mantenernos organizades y movilizades, porque el gobierno quiere seguir avanzando. Alertábamos que detrás de la reforma del Estatuto, se venían cambios educativos profundos, por eso insistían en la implementación de la UniCABA y de las capacitaciones para intentar adoctrinarnos. Hoy más que nunca planteamos que es necesario que los sindicatos llamen a asambleas de toda la docencia, en coordinación con terciaries, centros de estudiantes y la comunidad educativa. Hay que coordinar campañas desde las escuelas, votar planes de acción, y movilizarnos para frenarle el avance al gobierno. Ya demostramos que cuando salimos masiva y unitariamente podemos ganarles. Porque a la educación del Medioevo y al closet, no volvemos nunca más.

Vanesa Gagliardi – Bruno Bonanno Pardo

Noticias Relacionadas