lunes, 4 marzo 2024 - 21:00

La Rioja. La UNLaR otra vez de pie

Durante el pasado lunes y miércoles se vivieron nuevas jornadas de lucha protagonizadas por estudiantes, docentes, no docentes y graduados. Lo que motorizó las protesta fue, en primer lugar, las condiciones de deterioro edilicio y la falta de climatización de las aulas. Al tratarse de una problemática compartida por los cuatro estamentos, no tardó en volverse una causa común el reclamo por “condiciones dignas de cursado”.

Así como en 2013, en tiempos de “la Toma”[1], donde tomó mayor fuerza el reclamo fue en los pasillos de la escuela de arquitectura. Rápidamente, tanto en la jornada del lunes como la del miércoles, la bronca se contagió por todos los módulos desembocando en movilizaciones al rectorado de estudiantes y docentes de diferentes carreras y no-docentes.

Ayer, finalmente se logró reunir a los cuatros estamentos en asamblea para debatir la confección de un documento a ser presentado en la próxima sesión del consejo superior. En el mismo, se incorporó un pliego de reclamos correspondientes al estamento y carrera de cada participante. Entre lo que se incorporó, a propuesta de la Juventud Socialista del MST, fue el reclamo por presupuesto real para educación pública y no para el FMI, punto esencial para poder garantizar todos los derechos que hoy nos faltan.

Sobra calor, faltan derechos

La situación de descontentó estalló 24/02 con la primera movilización de estudiantes del Colegio Pre-Universitario General San Martín, perteneciente a la UNLaR. Lxs estudiantes junto a familiares, docentes y preceptores se movilizaron por las pésimas condiciones de cursado.

Con temperaturas diarias de más de 40°, sin aire acondicionado y con el reciente hurto de 23 ventiladores, sólo las autoridades desde sus cómodas oficinas podían pretender que se desarrollen las clases con normalidad. Lxs “secus” fueron lxs primerxs en levantar la voz, sirviendo de ejemplo para que ésta semana, al comenzar el primer cuatrimestre, lxs estudiantes universitarios tomemos el ejemplo de lucha.

Y es que la situación climática que nos agobia de “ola” de calor tiene poco. Pues no se trata de un fenómeno atípico ni pasajero, sino permanente producto del cambio climático generado por la matriz petro-dependiente y agro-ganadera del capitalismo. Lxs principales especialistas aseguran que se trata del verano más fresco del resto de nuestras vidas, por lo que en este punto de no retorno no es un capricho, sino un derecho de lo más elemental adecuar los establecimientos educativos con aire acondicionado para que estudiemos en aulas y no en un infierno. Así mismo todos los planes de estudio se tienen que actualizar y adecuar incorporando Educación Socio ambiental, porque el colapso climático dejó de ser una amenaza y ya es una realidad.

La educación pública en el fondo

De fondo, las faltas de condiciones dignas de cursado y de mantenimiento edilicio, los inalcanzables costos de estudio, las insuficientes y limitadas becas, los salarios de hambre, la precarización disfrazada de “trabajo ad-honorem” y tantas otras problemáticas que se denunciaron en los carteles en las protestas no son únicamente resultado de la mala gestión de las actuales autoridades, ni problemas exclusivos de la UNLaR.

De hecho, el reclamo por una educación pública de calidad recorre el país. La Rioja es una de las 15 provincias que acompañan el No Inicio de clases, con una docencia en las calles que otra vez está enfrentando la miserable propuesta salarial del gobernador.

Sin embargo, el gobierno nacional, con la complicidad de los gobernadores y rectores (como representantes de las universidades en el Consejo Interuniversitario Nacional), el año pasado hicieron un recorte del 15,7% en educación, mientras que se sostuvo religiosamente el pago de la deuda odiosa con el FMI. Es decir, plata hay, pero si seguimos sometidxs a las recetas de austeridad de los organismos de crédito y las políticas de ajuste de sus secuaces en el gobierno, difícilmente se garantice una educación calidad. Por eso, como en los ’90 y en los 00’, levantar el “¡Fuera FMI!” es indispensable en la lucha del movimiento estudiantil.

Seguimos en lucha por todos nuestros derechos

Finalmente, en la asamblea de ayer, se acordó elaborar colectivamente un documento incorporando los distintos reclamos expresados en la asamblea. El documento es un punto de partida para resolver las problemáticas que nos acucian, pero lamentablemente cuenta con sus limitaciones.

Lamentablemente, la asamblea no fue difundida por las agrupaciones estudiantiles que conducen los centros de estudiantes. Tal es el caso de La Mella que ni el martes o el propio miércoles, día de la asamblea, hizo el tímido intento por sacar alguna convocatoria por redes sociales, volante o afiche para difundir la iniciativa para que sean las bases estudiantiles las que expresen democráticamente sus reclamos. En consecuencia, la asamblea no contó con una amplia participación de estudiantes.

Ahora, tenemos el desafío de, una vez confeccionado el documento, comenzar a difundirlo en las carreras, ya que los puntos incorporados hacen a las problemáticas comunes de lxs estudiantes de toda la universidad. Y a su vez, convocar a todxs a una gran movilización el día del tratamiento del proyecto en el consejo superior. Con más de un año de gestión, sabemos que Daniel Quiroga (rector) y Marita Corzo (vice), no se caracterizan por atender nuestros reclamos. Por lo tanto, ese día tenemos que lograr una gran acción del movimiento estudiantil en unidad con los demás estamentos, demostrando que no dejamos de luchar hasta que nuestra voz sea escuchada y nuestros problemas resueltos.


[1] En 2013, durante 21 las instalaciones de la UNLaR fueron tomadas por lxs estudiantes que, junto con los demás estamentos, exigían la renuncia del en ese momento rector Tello Roldán por su “mano dura” en la toma de decisiones y manejo de recursos. La consigna “Democracia en la UNLaR” se regó por toda la comunidad riojana que acompaño el reclamo en jornadas de movilización que rondaron las 50 mil personas. Finalmente, se logró la renuncia del rector, abriéndose un proceso de debate colectivo sobre la democratización de la universidad, pero que lamentablemente sería cerrado con la reforma del estatuto impuesta a fuerza de la represión y el patoterismo por el posterior rector Fabián Calderón en 2016.

Noticias Relacionadas