sábado, 13 julio 2024 - 00:39

La recesión de Milei. Se desplomó el PBI un 5,1% y el desempleo llegó al 7,7%

El INDEC publicó los datos del primer trimestre con respecto al desempleo y el PBI, los cuales empujados por la recesión que transita la economía hizo que el primero llegara al 7,7% y el segundo se desplomara un 5,1%.

El desempleo del primer trimestre

Según lo publicado, en el primer trimestre en Argentina la tasa de desocupación, que comprende a personas que no tienen ocupación, están disponibles para trabajar y buscan empleo activamente se ubicó en el 7,7%. Este porcentaje en el desempleo comprende un universo de 1,1 millones de personas. Esta tasa se da en una población económicamente activa que abarca a 14,2 millones de personas, en donde 13,1 millones de ocupados, 9,8 millones son asalariados y 3,3 millones no lo son (cuentapropistas o trabajos familiares no asalariados).

Comparando este índice con mediciones anteriores, el mismo creció con respecto al 5,7% que marcó el último trimestre del 2023 y también es mayor al 6,9% que se registró en el mismo trimestre el año pasado.

Continuando con el desdoblamiento de estos números, de los 13,1 millones de ocupados, hay un 11% que se lo considera como subocupados; es decir, una persona que trabaja menos de 35 horas y está dispuesto a tener más carga laboral. Por el otro extremo, hay un 27% de sobreocupación, trabajadores que cumplen más de 45 horas a la semana.

Dentro de los datos arrojados por el INDEC en lo referido a la tasa de desocupación, en la población de 14 años o más el índice es mayor en las mujeres, ubicándose en el 8,4%; mientras que es del 7,0% para los varones.

El desplome del PBI

En el primer trimestre de este año, el Producto Bruto Interno (PBI) se contrajo un 5,1% respecto al mismo periodo del 2023 y en relación al trimestre anterior este cayó un 2,6, así lo informó el INDEC con su publicación sobre su “Informe de avance del nivel de actividad”. Este retroceso del PBI, según los datos históricos del INDEC es el más agudo en un primer trimestre desde el 2019.

El desplome en el PBI se produjo en relación a la caída en el comercio (-8,7%), en la industria manufacturera (-13,7%) y la construcción (-19,7%).

La formación bruta de capital fijo, índice que comprende la inversión en construcciones, maquinarias y equipos de transporte cayó en el primer trimestre de este año un 23,4%. Los ítems comprendidos en este índice se miden de la siguiente manera: las inversiones en Construcción cayeron un 26,6%, hubo un descenso del 26,3% en Maquinarias y Equipos y, en lo referido en a la inversión en equipo de transporte la retracción fue del 20,7%.

Los síntomas de la recesión

Como lo mostraron estas publicaciones, en el primer trimestre del 2024 los síntomas de la recesión se empezaron a notar; pero esta situación se mantuvo en el primer semestre y lejos está el rebote económico prometido por el gobierno de Milei que cambie la situación de la economía en la segunda parte del año.

Mientras el presidente viene de una agenda apretada a causa de sus giras internacionales y postulándose para ser el próximo Nobel de Economía, la realidad se desdice de los logros que el libertario asegura haber conseguido. Los números publicados por el INDEC mostraron los primeros golpes que recibió la economía en los primeros 3 meses del año, algo que se termina traduciendo en la destrucción de las condiciones materiales de vida de la mayoría de los trabajadores.

En línea a lo publicado, se pueden agregar otros números negativos en relación al mercado laboral. Según un documento elaborado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda (UNDAV), en los primeros 6 meses del año se duplicaron las suspensiones de personal. Y al mismo tiempo, en mayo crecieron un 60% las prestaciones mensuales por desempleo en relación a 2023.

Por otro lado, en relación a la producción industrial, y en paralelo a los números publicados sobre la retracción del PBI, en el primer cuatrimestre el retroceso de este sector fue del 15,4%, según los datos del INDEC publicados en su “Índice de Producción Industrial (IPI)”. El segundo freno de producción en el año realizado por Acindar, un gigante de la industria con capitales extranjeros, es otro episodio donde la recesión muestra sus efectos, donde los empresarios en defensa de sus intereses están dispuestos a afectar a 3.000 empleados como sucede en este caso.

A pesar de la colección de premios recolectados en sus viajes, las crisis dentro de la formación libertaria y las discusiones con el FMI y su plantel económico, cada vez queda más lejos de la realidad la promesa de recuperación económica en V de Milei. Frente a esto y a causa del contexto de crisis que sufre el pueblo trabajador, el descontento continúa germinándose en las calles.

Noticias Relacionadas