lunes, 24 junio 2024 - 00:00

La Matanza. Hospital del Niño de San Justo: “Somos indigentes con título”

Trabajadores del Hospital del Niño de San Justo se movilizaron ayer, 11 de febrero, desde la Municipalidad hasta la Secretaría de Salud de La Matanza. Reclamaron salarios iguales a la canasta básica y el cese de la precarización laboral. También denunciaron el abandono de la salud pública por parte del gobierno y la complicidad del sindicato municipal.

El último año fue durísimo para los trabajadores de la salud. Con la pandemia, se evidenció el trabajo incansable de los que están en la primera línea. También se vio el abandono a la salud pública que año tras año fueron haciendo los distintos gobiernos. “Héroes” los llamó el Frente de Todos, convocando a aplaudirlos todas las noches. En el caso de La Matanza -pero como regla nacional- en el día a día, los “héroes” son simplemente trabajadores precarizados. 

-Podés ver: https://periodismodeizquierda.com/nacion-y-ciudad-no-tan-distintos/

El 2021 inició sin un cambio aparente para la realidad de los trabajadores y la salud en el municipio de Fernando Espinoza. Es por eso que los trabajadores del Hospital de Niños de San Justo decidieron salir una vez más a las calles para ser escuchados. “Mi vocación no justifica la explotación”, decían los barbijos que realizaron a modo de intervención. 

Desde el MST y Periodismo de Izquierda acompañamos la movilización y llevamos la solidaridad de nuestros compañeros de Alternativa Salud y de nuestras compañeras referentes de la ALE -Asociación de Licenciados de Enfermería- y de la Asociación de Profesionales y Técnicos del Garrahan. Hoy, por la emergencia que tiene la salud pública, más que nunca es necesaria la coordinación de todas las luchas y de los distintos sectores de trabajadores de la salud. 

Luego de la marcha y acto que se realizó por el centro de San Justo, hablamos con la doctora Laura García, médica pediatra del Hospital Municipal del Niño de San Justo: “Les queremos contar que hoy es nuestra quinta manifestación frente al municipio, reclamando nuestra recomposición salarial y laboral. Nuestro sueldo básico hoy oscila entre los $ 9.800 cuando la canasta básica familiar, para poder vivir, es de $ 55.000. Lógicamente se suma a esos $ 9.800 el mal llamado ‘sueldo negro’, que es el presentismo, los bonos no remunerativos y una antigüedad que bajó del 4% al 1% hace muchos años ya. Nosotros lo que pedimos es arrancar desde la canasta familiar, sumar esos bonos no remunerativos, recuperar la antigüedad del 4%, el presentismo y además que se equipare a la inflación de los últimos dos años. Estamos empobrecidos, somos indigentes. Como dijo recién una colega, que me encantó las palabras, ‘somos profesionales indigentes’. Estamos pidiendo lo mismo que está pidiendo más de la mitad del país” .

Laura expresó también que su reclamo es parte de la defensa de la salud pública. “Nosotros, todos los que estamos en la plaza hoy, nacimos en la salud pública, somos parte de la salud pública, queremos a la salud pública. Esto no lo hacemos solo por nosotros, porque quizás se ve que a veces nos interesa nada más lo que nosotros queremos. Lo hacemos por los pacientes. Porque la gente de La Matanza necesita de la salud pública.” Además, agregó: “Lógicamente a este reclamo, manifestarse en la plaza, le estamos sumando en forma progresiva, porque hasta ahora no tuvimos ninguna respuesta, cese de actividades, donde solo atendemos las urgencias. Estamos todos los profesionales de la salud ahí y le explicamos a cada uno de nuestros pacientes por qué no se los va a atender. Y la mayoría, por suerte, nos entiende, nos acompaña y nos desea suerte.

Quiero agregarles además, que luchamos por la recomposición laboral, queremos que se respete la carrera profesional para la cual todos nos formamos, queremos que se terminen los contratos largos, hay gente contratada por más de 10 años, y tampoco queremos ser monotributistas; pero no porque odiemos a nuestros compañeros monotributistas, sabemos que el monotributo termina siendo una forma de precarización laboral, no hay pertenencia al hospital ni va a haber posibilidad de entrar a una carrera profesional. Y eso va a terminar también con la salud pública”. 

Para finalizar contó sobre cómo continuarán en los próximos días: “Esperaremos las respuestas, no vamos a bajar los brazos y como le dijimos recién al Ejecutivo, si no hay respuesta nos van a tener la semana que viene seguramente frente al municipio. Gracias por acompañarnos”. 

La salud pública sufre un abandono preocupante. Los presupuestos destinados a este sector esencial son cada vez con más ajuste. Tanto para el gobierno nacional como el provincial y el municipal la prioridad no está en la salud pública, sino en cumplir con los compromisos de la fraudulenta deuda externa, los datos del sector de atención a niños dan muestra de eso. Para tomar de ejemplo, el hospital nacional de niños de alta complejidad, Garrahan, tuvo de presupuesto en el 2020 equivalente a un poco más de cuatro días de pago de intereses de deuda externa. En el caso del combate a la pandemia, a pesar de ya tener vacuna contra el COVID 19, no hay todavía un plan de vacunación masiva para todo el personal de salud ni para la población. Es por eso que se torna urgente la necesidad de declarar de interés social a la salud y unificar todo el sistema en uno estatal, con control de sus trabajadores y con aumento de presupuesto en base a romper con el FMI. La prioridad tiene que ser la vacunación masiva, para eso, no pueden seguir bajo el lucro capitalista. Tiene que haber una liberación de las patentes de las vacunas para poder producirlas de forma estatal y masiva para iniciar un real plan de vacunación a toda la población. 

Noticias Relacionadas