viernes, 24 mayo 2024 - 18:58

La izquierda y los luchadores contra el plan Milei. CGT-CTA: paro y movilización cuando el Senado trate la ley 

El 1° de mayo, Día Internacional de las y los Trabajadores, pese a las ridículas provocaciones de la Federal y la Gendarmería de Bullrich la Plaza de Mayo se tiñó de rojo y de banderas de lucha. El acto de la izquierda junto al sindicalismo combativo, las asambleas barriales, los conflictos actuales, los piqueteros y demás sectores que venimos articulando en la coordinación multisectorial independiente contrastó con la concentración testimonial y al servicio del PJ de la CGT. 

En la plaza denunciamos el ajuste de Milei, la Ley Bases y a todo este gobierno de los ricos, los yanquis y sus cómplices. En el monumento al Trabajo fueron a lavarse la cara los burócratas de la CGT después de rosquear con el gobierno la reforma laboral y dejar correr la Ley Bases. En la Plaza de Mayo levantamos un programa alternativo al ajuste sin fin de Milei 1, mientras la CGT volvió a reclamar “diálogo social», «programa de consenso multisectorial», «participar del diseño de la sociedad«.

Un claro contraste entre una manifestación de lucha que coloca la tarea de poner en pie un polo alternativo, y un acto de la vieja dirigencia burocrática, funcional al PJ y la gobernabilidad, buscando descomprimir la caldera popular que viene levantando presión. 

Debates en la izquierda 

El acto de Plaza de Mayo fue importante y marcó una salida, expresando al espacio de coordinación y movilización que viene enfrentando consecuentemente desde el primer momento a Milei. El documento leído llamó a derrotar a Milei y su plan, señaló que el peronismo y la burocracia critican pero juegan a la gobernabilidad, y que se necesita una alternativa independiente. 

En este marco tenemos que señalar que pudo haber sido mucho más potente, masivo y haber contrastado mucho más con el engendro cegetista si hubiéramos actuado con una misma política desde el FIT Unidad. 

  • Para postular con mucha más fuerza un programa y un polo alternativo de movilización frente al acto de la CGT, para disputarle mejor las franjas de trabajadores que reclaman salarios, rechazan el ajuste y fueron con sus sindicatos a un acto chico y engañoso, cuya única oferta fue confiar en el PJ y en la misma dirigencia conciliadora. 
  • Y para fortalecer el espacio multisectorial que articula a los nuevos fenómenos de organización independiente, como las asambleas barriales y movimientos por la cultura más allá de su desigual y embrionario desarrollo, con el activismo y varias de las nuevas direcciones sindicales antiburocráticas, los movimientos sociales combativos y la izquierda con un rol de argamasa, en particular el FIT Unidad cuando actúa en unidad con una política correcta. 

Desde el MST planteamos desde un primer momento que no había que concurrir al acto de la CGT, sino llamar a una acción alternativa y batallamos por ello. Incluso para que el Encuentro de luchadores -que sigue pendiente- se realice el 1° en la Plaza 2 . Lamentablemente, desde el PO, IS y algunos sectores sindicales llamaron a marchar con la CGT, poniendo allí sus mayores energías y debilitando la preparación y convocatoria alternativa a la plaza, a la que ubicaron como acción secundaria de su jornada. El PTS durante semanas también sostuvo esa misma postura, pero ante las evidencias de la realidad y las presiones por un acto independiente desde la propia coordinación, cambiaron y se sumaron a impulsar el acto en la plaza. 

Los argumentos fueron largamente debatidos y los hemos desarrollado en PDI. Su visión esquemática de que siempre hay que concurrir a las convocatorias de la burocracia sindical, más allá del programa y de la situación concreta de la lucha de clases los llevó a ceder y a participar casi de manera acrítica. Justificaron su política ubicándose detrás de la concentración con una columna propia. Pretendieron cambiarle el contenido a una marcha reaccionaria, con la justificación de que concurrieron trabajadores y por eso se transformaría en un canal para las luchas actuales, cosa que no sucedió. 

Como dijimos en PDI: “Siguiendo a Trotsky, las tácticas unitarias con direcciones burocráticas o traidoras que llaman a una acción no significan una ley absoluta ni una receta fija. Dependen esencialmente de si fortalecen o no el proceso más general de movilización y de la situación concreta de la lucha de clases. Tomando en cuenta tres puntos de referencia: si el programa responde a las necesidades del movimiento obrero, si la acción convocada fortalece o no a la clase y siempre manteniendo la independencia política y organizativa (unidad/ delimitación). 

En función de ello, desde la izquierda hemos tenido diferentes políticas según cada circunstancia concreta: hemos llamado a concurrir a marchas de la burocracia algunas veces desde las oposiciones de los gremios, otras veces conformando columnas independientes con los sindicatos y agrupaciones combativas y otras veces hemos llamado a no concurrir impulsando (o no) acciones alternativas. “En este caso se está llamando a una marcha detrás de un programa pro-burgués al servicio de un sector de las patronales ‘productivas’ ligadas al peronismo”. 3 

El acto en Plaza de Mayo y la correcta declaración unitaria que logramos nos plantea la necesidad de profundizar este camino de lucha y abordar los próximos desafíos de una pelea que sigue abierta y donde no está dicha la última palabra. 

Cómo seguir 

El principal desafío que tenemos es, como planteamos en la declaración que leímos en Plaza de Mayo, salir con la mayor fuerza a reclamarles a la CGT y a las CTA, un paro general con movilización el día en que se trate la Ley Bases en el Senado. Llamar a la mayor unidad en la movilización ese día para que caiga la ley. 

Si la ley se trata antes del paro general anunciado para el 9, la CGT y demás centrales tienen que adelantar la medida de fuerza, llamar a parar, a salir a las calles y a rodear el Congreso. Si el tratamiento es posterior al paro del 9, ese día tenemos que reclamar que sea un escalón hacia la derrota de la ley. Por eso no puede ser una medida dominguera, aislada y pasiva. Hay que reclamar que sea un paro activo, preparado con asambleas y plenarios, con movilización, levantando un programa que con claridad plantee la derrota de la Ley Bases. Y que tenga continuidad con un plan de lucha hasta derrotar al gobierno, su ley antiderechos, el DNU, el protocolo represivo y demás medidas de ajuste. 

La resistencia en las luchas por el salario y contra los despidos, las protestas y cacerolazos en los barrios, el paro del 24 de enero y su masiva marcha que potenció al movimiento obrero, las acciones en Congreso que impulsamos desde la coordinadora independiente y la histórica marcha educativa del 23 que puso en escena al movimiento estudiantil, demostraron que sobra disposición de lucha y que la bronca está creciendo. 

Mientras empujamos la unidad de acción, tenemos que fortalecer la coordinación independiente. Está pendiente realizar un encuentro de la izquierda y los luchadores que contraste con el Pacto de mayo que Milei quiere firmar el 25 con los gobernadores. Hay una nueva oportunidad y una necesidad urgente de postular un polo alternativo a Milei, al peronismo que ya fracasó y abordar los debates de cómo seguir la disputa en el terreno social y político. Desde el MST en el FIT Unidad impulsaremos a fondo estas tareas. 

1. 1º de mayo. La izquierda realizó un importante acto, pese a las provocaciones del gobierno – Periodismo de Izquierda 

2. Acto de la CGT. Un documento general sin llamar a paro y movilización cuando la ley se trate en el Senado – Periodismo de Izquierda 

3. Coordinación independiente. Postergación del Encuentro y debates hacia el 1° de mayo – Periodismo de Izquierda 

Noticias Relacionadas