lunes, 22 abril 2024 - 21:45

La casta eran los jubilados. Milei confirmó que los van a seguir ajustando

Este viernes 23 de febrero se terminó oficializando el nuevo aumento y bono para las jubilaciones mínimas. Como era de esperar, el gobierno anunció migajas. La mínima apenas tendrá un aumento del 27,18%, ni siquiera el 30% que había mencionado el ministro Caputo. De esta forma el monto llegará a los $134.445, subiendo a los $ 204.445,30 con el bono de $70.000. A la vez, Milei dice que los jubilados son “el segmento etario que menos pobres tiene en Argentina”. Hipocresía sin límites.

No es nuevo decir que las jubilaciones vienen perdiendo desde hace tiempo, pero el nuevo gobierno profundiza la tendencia. Sólo durante el año 2023 las jubilaciones tuvieron un aumento del 140% que, comparadas con la inflación del mismo período (211%), perdieron más de 71 puntos en 12 meses. Algo que le corresponde la gestión de Alberto Fernández y el peronismo en su conjunto. Pero, con el nuevo aumento, que supuestamente vendría a recomponer los ingresos contra la inflación de diciembre, enero y febrero (se calcula ronde el 70%), la mínima se hundirá otros 43 puntos.

En una entrevista radial, Eugenio Semino[i], defensor de la tercera edad, reconoció que la canasta básica para los jubilados orilla los $700.00. Por tanto, el argumento que repitió Milei cuando era entrevistado, afirmando que los jubilados son “el segmento etario que menos pobres tiene en Argentina”, se vuelve una farsa. En el país, cerca del 70% de los mismos cobran una jubilación mínima, por ende, teniendo la referencia de Semino, la misma cantidad se podría considerar como pobre.

“No hay plata”, repite el presidente. Pero bien que, al FMI, tras la visita de Gita Gopinath, la número dos del organismo de crédito, le aseguran todos los dólares que necesitan para la fraudulenta deuda externa que pretenden cobrar.

La salida a este problema es una reforma jubilatoria, pero de carácter progresivo. No como las que han impulsado el gobierno macrista y posteriormente el gobierno peronista. Es necesario una reforma que vuelva a introducir el 82% del salario de un trabajador en actividad y se fije una actualización mensual por inflación. Sólo así las jubilaciones podrán ser un ingreso digno para vivir y no ingresos de pobreza. Recursos sobran para tomar estas medidas, pero hay que atacar a las verdaderas castas que siguen impune con el gobierno de Milei: los empresarios y el FMI.


[i] “Hay una actitud totalmente gerontofóbica de la administración”, aseveró Eugenio Semino. Canal E 23/2/2024

Noticias Relacionadas