lunes, 22 abril 2024 - 13:50

#KlaukolMata. Entrevista a Susana Aranda

En la tarde de ayer, domingo 8 de noviembre, estuvimos en Virrey del Pino con Susana Aranda.

A continuación, compartimos parte de la charla que tuvimos con la referente de familias por el cierre de Klaukol.

Estamos en el barrio Colonia de Las Mercedes, en Virrey del Pino, muy cerquita de la planta de Klaukol. Estamos con Susana, una vecina del barrio y referente de familias por el cierre de la planta contaminadora.

Susana contanos un poco de qué se trata esta mega fábrica que está muy cerca de tu casa

– Es una mega fábrica que hace pintura, todo lo que es de alta performance para la construcción. Es una minera a cielo abierto. Es de categoría 3, ya está peritado por la OPDS, por la ACUMAR y todos los organismo nacionales, provinciales y municipales que le dan permiso para trabajar. O sea, Klaukol está en nuestro techo, porque entre las chimeneas de la fábrica y las casas no hay separación. Está la calle Miravé, está Klaukol y empiezan las primeras casas. Sus chimeneas están encima de nuestras casas. Su categorización es 3 porque es contaminante para el medio ambiente, para personas y todo tipo de vida. La prueba es que a más de 100 vecinos los mató Klaukol. Acá no hay otra muerte que no sea el cáncer. Es una minera que no tendría que estar acá, ni siquiera puede estar en un parque industrial. Porque en Cipolletti, en Río Negro, estaba en un parque industrial y tuvo que dejar de producir porque enfermaba a otros obreros, y entre poderosos se respetaron.

Acá el problema más grande que tenemos no es probar si Klaukol mata o si Klaukol contamina, eso ya está comprobado, porque ya está peritado. El problema acá es que Kalukol factura en dólares y nosotros en pesos. Acá está el fiel reflejo de cómo en La Matanza, en Virrey del Pino, el poder económico puede someter y matar silenciosamente a todo un barrio a la vista de todo el mundo. Porque esto lo saben los jueces federales, Juan Pablo Salas, el juez Jorge Rodríguez, el juez Barral, el juzgado N°4 de La Matanza, lo sabía Verónica Magario, lo sabía Scioli, lo sabía Vidal. Acá no es una cuestión política, es una cuestión de negocio. El dinero está por encima de la vida de los ciudadanos, nuestra vida cotiza en pesos, pero Klaukol cotiza en dólares. Eso es lo que nos está matando. Acá la gente se muere de cáncer de garganta, cáncer de pulmón. El problema que tenemos es respiratorio, oftalmológico y de piel, todos los días por el vidrio molido en el aire.

Es doloroso porque acá se hizo todo lo que se tenía que hacer, se llegó hasta la Corte Suprema de Justicia. Ahora lo tienen encajonado porque así evitan decir si la empresa es inocente o culpable, porque se sabe que son culpables. Por eso el otro día cuando vi el desalojo de Guernica yo dije en mis redes sociales que ese juez firmó el desalojo contra la gente pobre con esa rapidez diciendo que “hay que hacer cumplir la ley” ¿y acá qué? No hay jueces honestos, solo hay jueces para dictaminar sobre el pobre, pero no sobre los poderosos, los ricos, los políticos, sobre una multinacional como es Klaukol.

Klaukol era de bandera italiana, pasó a ser de bandera francesa y ahora es de bandera suiza. Sigue facturando, sigue matándonos y nadie hace nada. Fernando Espinoza, intendente de La Matanza, lo sabe. Se preocupó más la vez que le hicimos un escrache, pero no se preocupa por Epifanio Gómez que se está muriendo en su cama de cáncer de garganta, por Pedraza que es obrero de Klaukol. Entonces da bronca, cuando mienten, negocian. Por eso yo digo, la vida de mi familia, la vida de mis seres queridos no está en venta, ni tampoco se va a politizar. Acá hay culpables, responsables y son de los tres poderes.

Ahora estoy enojada con todos los medios grandes, esos medios que se jactan de usar corbata, van todos “anudaditos” y se ponen delante de la tele, yo les digo lava cerebro. Porque son funcionales a los poderes políticos y económicos. Todos los canales tendrían que estar acá y documentar, ir a hacerle la nota a Epifanio Gómez, a Pedraza, a la familia Coppotelli que ya no está más y quedaron las casas vacías, a la familia Costa, a la familia Armoa y le puedo nombrar un montón de familias que no están más. Pero eso no es noticia, porque el que lo causa es un poderoso económico y político, y el que muere es de la clase trabajadora. Por eso acá no existe la comunicación masiva, y eso duele. Yo tenía la esperanza de que no íbamos a necesitar ser “actrices” y estar de canal en canal para que acá vean que Klaukol está matando y que el poder económico, político y los jueces negocian. Yo creo que hubiera bastado con que un juez diga: “Esto se tiene que terminar, hagan lo que tengan que hacer para trabajar”. Porque yo no estoy en contra de ninguna fábrica, pero sí que trabajen dentro de las normas en la que tienen que trabajar y en donde tienen que habilitarla, no en nuestro techo. Porque en poco tiempo no vamos a tener más planeta si seguimos acá destruyendo. A mí me da mucha tristeza porque yo creo que lo que pasó en el barrio lo hicieron a propósito, dijeron “pongamos la planta en un barrio humilde donde la gente no se va a poder defender y va a morir tranquila en su casa, silenciosamente”. Eso es lo que yo no voy hacer. Voy a morir peleando.

– Creo que una de las grandes enseñanzas que nos están dando lxs vecinxs y familias es que, justamente, hace 11 años vienen dando una lucha incansable contra esta multinacional que es muy poderosa y ha sido defendida por los distintos gobiernos a lo largo de los años.

 Una pregunta más, mañana es el 9/11, se está convocando a una acción nacional por la emergencia socioambiental bajo la consigna “la vida no se negocia”. ¿Qué opinas de esa movilización y cómo van a participar ustedes dentro de ese espacio?

– Me parece buenísimo, porque es hora de que digamos basta. Que los europeos, sea quien sea, use nuestro territorio, nuestro hogar, como patio trasero y acá hagan lo que no pueden hacer en su propio país. Porque yo estoy segura de que en Suiza Klaukol no va a hacer lo que está haciendo acá.

En cuanto a la convocatoria, me parece genial y que todos participen, acá no hace falta ser referente de ningún barrio, todos tendrían que ir y decir basta de todo esto. Porque los legisladores tienen que entender que, supuestamente, son elegidos para legislar a favor del pueblo. Acá están haciendo lo contrario. Están matando al pueblo. Entonces lo de mañana me parece importantísimo, vamos a estar ahí y creo que también van a ir otras organizaciones de la zona, así que es buenísimo. Porque es decirle a la gente: “Despertémonos. Unámonos. Todos somos importantes, todos somos parte de la misma cadena”. Ellos pueden tener más poder adquisitivo, pero todos necesitamos del agua, del aire, del suelo y de nuestro planeta. Y si no lo cuidamos, no hay futuro para ustedes los jóvenes ni para los que vienen después de nosotros. No vamos a tener ni agua potable, porque acá están rifando y regalando el futuro de la juventud. Acá ya no tenemos agua potable, está contaminada hasta 60, 70 metros. No tenemos aire y no tenemos suelo. Y estamos a 44 kilómetros de la capital, así que mañana vamos a estar con vecinos en la movilización, vamos a quedarnos ahí para ver qué pasa y que de una buena vez los legisladores hagan lo que tengan que hacer y legislen con seriedad. Estamos pidiendo que no nos maten, nada más ni nada menos, estamos pidiendo el derecho a la vida.

– Gracias Susana, nos vamos a encontrar mañana en la gran movilización convocada por la coordinadora Basta de Falsas Soluciones. Muchas Gracias.

– Gracias a ustedes por estar y difundir esto, son los medios alternativos los que nos dan visibilidad y que la gente se entere que esto acá está pasando.

Noticias Relacionadas