jueves, 25 julio 2024 - 12:16

Joe Lewis y Lago Escondido. Un enclave británico en nuestra Patagonia

En el año 1996, con Carlos Menem del Partido Justicialista como presidente y Pablo Verani de la UCR como gobernador de Río Negro, el magnate y multimillonario inglés Joe Lewis compró una enorme propiedad en la zona de Lago Escondido, a unos 40 km de la ciudad de El Bolsón. La comprò a través de la empresa Properties Buenos Aires SA, que muy poco tiempo después cerrò y pasó a llamarse Hidden Lake SA y empezó a ser controlada por la sociedad británica Lago Corp. Desde ese momento, y gracias a sus estrechas relaciones con gobernantes, jueces, políticos patronales y empresarios, Joe Lewis fue adquiriendo 14.000 hectáreas. Su dominio incluye un aeropuerto y una central hidroeléctrica propias y prohíbe el ingreso al Lago Escondido, uno de los más hermosos de nuestra Patagonia; un espejo de agua que si se respetaran las leyes nacionales, tendría que ser de acceso público a cualquier persona.

Entre sus propiedades Lewis cuenta con una mansión de 2.500 metros cuadrados, un centro de convenciones de 4.200 m2, un hipódromo, un kartódromo, canchas de fùtbol, básquet y tenis, un establo para màs de cien caballos, un cine, un centro recreativo y doce turbinas que generan energía eléctrica gracias a los saltos del Río Escondido.

De acuerdo al Código Civil de Argentina, los ríos y lagos son de dominio público. Y la Constituciòn de la Provincia de Rìo Negro garantiza “el libre acceso con fines recreativos a las riberas de espejos de agua de dominio público”. En el año 2020, Alejandro Olmos Gaona presentó ante la Procuración del Tesoro de la Nación, un expediente legal que demuestra que la compra de las propiedades de Lewis están viciadas y por lo tanto debieran ser nulas, porque en las zonas de frontera no puede permitirse la compra de tierras por parte de extranjeros. Hay sentencias a favor del acceso público al Lago Escondido que no han sido aplicadas por ningún gobierno, ni nacional ni provincial. El Estado nacional y sus fuerzas de seguridad no han movido un solo dedo para desalojar este verdadero enclave británico en nuestro sur, pero si ponen todo su empeño y su fuerza en atacar, reprimir y desalojar de sus tierras ancestrales a nuestros pueblos originarios.

Joe Lewis y sus cómplices nacionales y provinciales

Joe Lewis ha convertido el Lago Escondido y toda su propiedad en un verdadero enclave del imperialismo británico en la Patagonia. Favorecido por sus socios en el poder, no solo compró tierras que nunca debió poder adquirir, sino que burla las resoluciones sobre el acceso público al Lago y ha construido una fortaleza propia, desde la que sigue tejiendo alianzas con el poder político y económico del país. Hoy es el principal y único proveedor de energía eléctrica a El Bolsón. Y tiene a su servicio en verdadero ejército de empleados y subordinados que dicen ser “vecinos felices con el emprendimiento de Lewis”, que muchas veces los usa como fuerza de choque ante los que intentamos denunciar este enclave inglés.

En los últimos meses, Joe Lewis y el Lago Escondido han adquirido gran notoriedad, a partir del viaje clandestino de varios jueces nacionales, importantes empresarios y directivos del grupo Clarín y el Ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo D`Alessandro (hoy en uso de licencia, a raíz del escándalo). Este viaje, difundido a partir de las internas propias de Juntos por el Cambio, muestra claramente que existe una importante asociación entre jueces, dirigentes políticos, medios de comunicación y empresarios, que usufructúan las propiedades e instalaciones de Joe Lewis en El Bolsón, para discutir y armar sus estrategias políticas y económicas.

Los chats filtrados con conversaciones entre jueces, funcionarios macristas, personal jerárquico del grupo Clarín y otros empresarios, son una demostración más, contundente, de la decadencia y podredumbre del sistema capitalista en el que vivimos. No solo por la impunidad del poder político, judicial y corporativo, sino también porque muestra un sistema de escuchas ilegales, operaciones de inteligencia clandestinas y denuncias cruzadas entre el oficialismo y la oposición. Todo esto muestra que la corrupción es estructural a este sistema y a estos gobiernos. Y como hemos dicho en reiteradas oportunidades, ninguna investigación que venga del poder político también corrupto o de una justicia clasista que nunca va a investigarse a sì misma puede aportar luz y verdad sobre lo que ocurrió. Solo una Comisiòn Investigadora Independiente, integrada por organismos de derechos humanos, ambientales, trabajadores y personalidades que tengan la confianza del pueblo puede investigar de verdad y castigar este entramado de corrupción y este obsceno despliegue imperialista en nuestras tierras.

Séptima marcha al Lago Escondido por el camino de Tacuifì

Este verdadero enclave británico es una cueva del poder mafioso, un verdadero estado paralelo vinculado en forma directa con el poder polìtico, económico, los grandes medios de comunicación y la justicia. Exigimos que se cumpla la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Rìo Negro y de la Càmara de Bariloche, para que se habiliten en forma irrestricta los caminos de Tacuifì y el de Montaña del Cajón del Azul, para que el acceso al Lago sea completamente público y sin ningún tipo de restricción. Que se cumpla la resolución de la Inspección General de Justicia (IGJ) de inhabilitar a la empresa Lago Escondido SA ya que ella no cumple ninguna actividad comercial para la que fue habilitada, siendo solo una pantalla y que se pida la liquidación de sus bienes y estos pasen al Estado Nacional. Y que se juzque a los responsables de todas las ventas ilegales de estas tierras a un empresario extranjero, por estar en zonas de frontera.

Por todo esto, organizado por la Fundaciòn Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA), junto a otras organizaciones, desde el MST en el FIT Unidad vamos a participar con fuerza de la Séptima Marcha al Lago Escondido por el camino público de Tacuifì. Este camino viene siendo sistemàticamente bloqueado por personal de las empresas de Joe Lewis y por propietarios de terrenos lindantes que responden a Lewis y con la presencia permanente de la Policìa Provincial de Rìo Negro.  

Marcharemos a exigir que se abra el camino público y al mismo tiempo denunciaremos la injerencia del imperialismo inglès, el mismo que mantiene ocupadas nuestras Islas Malvinas y exigiremos que se vaya Joe Lewis y todo su imperio de nuestra Patagonia y que se vayan los ingleses de las Malvinas.

Carlos Maradona

Noticias Relacionadas