sábado, 1 octubre 2022 - 01:33

Inflación, devaluación, tarifazos y más ajuste. ¿Qué hace falta para dejar de perder poder adquisitivo?

Frente al descalabro del poder adquisitivo, Massa, los empresarios y la burocracia sindical nos meten en una disyuntiva para no discutir el problema de fondo: La pérdida del poder adquisitivo de las y los trabajadores desde hace años. Necesitamos medidas efectivas para recuperar niveles de salario real.

En su acto de asunción Massa anunció sumas fijas para las y los trabajadores de hasta $150.000 como parte de las “nuevas medidas”. El próximo jueves se concretaría una reunión tripartita (tal tridente del demonio para la clase trabajadora) entre Massa, el empresariado y la burocracia sindical. En estos días se conocieron distintos posicionamientos “para la recuperación salarial” entre sumas fijas, bonos y paritarias. Veamos más de cerca este tema

Salarios en picada

El nivel de la inflación deteriora aceleradamente el poder adquisitivo. Julio ya sabemos que será un nuevo récord de 2022. La inflación será mayor que la de marzo del 6,7%. Este jueves se conocería el dato oficial y se ubicará entre el 7 y el 8 por ciento. Con ese índice, la inflación acumulada en lo que va del año estaría cerca del 45%. Encima, en la perspectiva la dinámica inflacionaria se verá apuntalada por los aumentos en el transporte y las tarifas. En definitiva, los pronósticos de inflación anual más optimistas no bajan del 80%.

Con esto está claro que el aumento de paritarias que en los mejores casos llegaría al 60% quedará, en el mejor de los casos, 20 puntos por detrás de la inflación.

La presión por abajo obliga a buscar alguna variante

Es, en este contexto, que la burocracia (en tiempos de Batakis) salió con la convocatoria de la marcha sin consignas para descomprimir la bronca y ayudar al gobierno que estaba paralizado e impotente.

Massa con la estrategia de ajustar pero condicionado como la burocracia por la bronca por abajo es que larga el anuncio de las sumas fijas, que busca cerrar el frente de enfrentamiento con el sector de asalariados registrados para avanzar en lo global y con sectores específicos para cumplir con el acuerdo con el FMI.

La suma en sí misma, al ser para todos los que cobran menos de $150.000 busca descomprimir ajustando y cerrar el paquete en un solo momento.

Sumas, bonos, paritarias ¿qué son y qué esconden? Sumas fijas

Son sumas que se repiten mes a mes que no tienen aportes y que no tienen incidencias en los ítems atados al básico. Estas sumas pueden ser tomadas como parte de las paritarias en caso de las cuotas que queden pendientes. Por lo cual, aceptarlos significa convalidar una rebaja salarial real. Además, cómo decíamos más arriba el mismo Massa puso un límite en los sectores que cobren hasta $150.000, que en realidad en neto sería $124.000. Es decir que dejaría a una gran parte de trabajadores fuera del alcance de las sumas. Sin contar que una gran porción de los que llegan a cobrar esos montos tienen pluriempleo o realizan horas extras.

Por otro lado, hay sectores burocráticos que salieron con el argumento de que las sumas producirían un achatamiento de la escala salarial. Si bien parcialmente es una de las consecuencias, el sector que sale con este argumento más bien pareciera que está preocupado porque puede quedarles un sector grande por fuera de los aumentos con lo cual no se librarían de la presión que tienen por abajo y se hundirían más.
Se posiciona con un argumento a la inversa Yaski de la CTA-T sosteniendo que “el gobierno debe dar un aumento mediante una suma fija porque eso levanta los salarios de los que están más abajo…” (1) Si bien esto también es cierto lo real es que refleja los salarios estatales que son de los más bajos.

Moyano por su lado, en un claro apoyo a Massa, resaltó “Estoy totalmente de acuerdo y no voy a impedir que un trabajador que tenga salario bajo tenga la posibilidad de cobrar un bono o una suma fija” (2)

Bono

La propuesta del bono es una suma por única vez, que por supuesto puede tener cuotas. Algunos gremialistas ya hablaron de $30.000. Incluso han esbozado que eso podría ser en dos cuotas de $15.000. Esta propuesta, de llevarse a cabo, les daría tiempo sin discutir los salarios, en muchos casos que hay cláusulas de revisión podrían ser absorbidos y al igual que las sumas no llevan aportes ni inciden en los adicionales.

Paritarias

Los que se muestran a favor de la paritaria lo hacen sobre la base de que con las paritarias y todo se logró ajustar a los trabajadores y que tengan una pérdida del salario real. Además han firmado paritarias con las mismas maniobras que pretenden ahora sumas fijas o bonos que eran no remunerativos en casi todos los gremios. Lo que realmente quieren es mantener un margen de maniobra y de transacciones con las patronales con las que deben negociar. En boca de Daer esta propuesta viene atada a las “posibilidades” de las patronales, en sus palabras: “Cada sindicato conoce cuál es la perspectiva de poder discutir un salario para que el trabajador esté mejor, cuándo se puede y cuándo no se puede, porque conoce lo que la empresa gana y cómo está la empresa” (3)
Sin palabras. Estos distintos posicionamientos tienen también la funcionalidad de instalar un debate de las “opciones posibles”. Pero como bien sabemos las y los trabajadores “lo posible” hasta el momento fue que perdamos poder adquisitivo por lo tanto tenemos que ir a otra discusión.

Los datos de lo posible

La clase trabajadora no solo viene perdiendo participación en el PBI desde hace tiempo sino que también viene perdiendo salario real (poder de compra del salario) desde hace mucho tiempo.

Si bien no da para desarrollarlo aquí a fondo y será motivo de algún próximo artículo, no quiero dejar de decir que en una tendencia de largo plazo las y los trabajadores venimos perdiendo poder adquisitivo desde el año 1974. Más allá de recuperaciones esporádicas nunca llegamos nuevamente a ese nivel y visto de conjunto hay una clara tendencia a la baja. Dicho esto vamos a concentrarnos en el último quinquenio sobre el cual hay datos abundantes y que muestran además otro problema importante que mata el relato: Durante el gobierno del Frente de todos perdimos más que durante el gobierno de Macri. (ver gráfico).

Hay una pérdida del poder adquisitivo de más de 20 puntos. Que incluso si midiéramos hoy sería mayor. Es decir, hoy la clase obrera tomada de conjunto puede comprar un 20% menos de productos.

Vayamos por lo necesario

Necesitamos un aumento de emergencia para todas las y los trabajadores para que ninguno cobre menos de la canasta familiar medida por los trabajadores del indec de básicos iniciales y que a la vez se discutan paritarias para ver las particularidades de cada sector y reformar los convenios colectivos a la alta para establecer derechos, cargas horarias máximas, reconocimientos de desgaste laboral y un largo etcétera.
Para llevarlo adelante se tiene que convocar a un paro como inicio de un plan de lucha para lograr lo que necesitamos. Es hora de recuperar nuestro poder adquisitivo, venimos perdiendo hace años. Peleemos juntos por esto, como venimos haciendo desde ANCLA (Agrupación Nacional Clasista y Antiburocrática) la corriente sindical del MST.

1. Página 12, 9 de Agosto.
2. Idem.
3. El destape, 8 de Agosto.

Noticias Relacionadas