viernes, 21 junio 2024 - 03:47

INCAA. Nos volvimos a encontrar

Esta vez fue en la Legislatura porteña. La audiencia pública convocada por nuestro bloque y la Junta Interna de ATE-INCAA facilitó un punto de encuentro necesario, indispensable. Desde Benjamín Naishtat hasta Cristina Banegas, desde Nemesio Juárez a Pablo Rovito, Alberto Sava y Mayra Bottero. El Centro de Estudiantes de la ENERC, representaciones de DOCA, ASA, DOCU-DAC, ASAECA y un contingente importante de trabajadores, realizadores y estudiantes del campo audiovisual. En fin: más que audiencia protocolar la iniciativa se transformó en una verdadera asamblea en defensa del cine nacional y la cultura.

El gobierno de Milei no es el primer intento histórico de reestructurar la matriz económica, social y política del país en un sentido reaccionario (antes hubo un Onganía, la dictadura genocida, el menemismo e incluso Macri). Más bien sería el 5° intento histórico, pero este tiene un carácter integral, de contra-reformas reaccionarias, de involución capitalista al siglo XIX en lo peor de lo que tuvo la nefasta generación del 80 elitista y oligárquica, y eso incluye un culturicidio en los términos de la cultura popular como derecho social, tal como la conocemos. 

Me tocó dar la bienvenida y reflexioné en estos términos.

Desmantelando la narrativa libertaria

En representación de las y los trabajadores del INCAA expuso la flamante delegada general, Ingrid Urrutia. Fue importante el desarrollo de la intervención en la audiencia, para desbaratar mitos y fakes que se difundieron en relación al INCAA especialmente.

Cristina Banegas, una grande en nuestra audiencia

Actriz, docente teatral y formadora, cantante de tangos, de alto nivel. En fin: una grande de nuestra actuación nacional, nos acompañó e hizo definiciones contundentes.

Cruce generacional para una misma causa: el INCAA no se apaga

Uno representa la tradición sesentista y vigente del cine militante, comprometido con las causas populares. El otro es exponente del nuevo cine nacional, joven y apasionado del cine. Son Benjamín Naishtat, director de Puan y Nemesio Juárez, guionista integrante del mítico Grupo de Cine Liberación, con Pino Solanas y Getino. Fueron impactantes los dos.

El cine como trinchera: Pablo Rovito

Fue importante tenerlo. Pasó por la rectoría de la ENERC y dejó su huella en tiempos del macrismo. Renunció con una carta histórica, pero nunca dejó de ponerle el cuerpo al cine, la docencia, la gestión cultural y el compromiso militante. Fortaleció la audiencia que pudiera estar.

La dignidad de los nadies
¡Cuándo no el querido, incansable y siempre jugado por la cultura popular, Alberto Sava! Psicólogo social, mimo, fundador del Frente de Artistas del Borda y ahora presidente de la Red Argentina de Arte y Salud Mental. En tiempos de nuevas derechas deshumanizadoras, Alberto reivindicó la experiencia de acuerpar a las víctimas del modelo manicomial. Con arte, cultura popular y corazón.

¿Quién vería estas películas?
Tuvo carga emotiva y poética el juego que propuso Mayra Bottero, directora, productora y docente. Lúdica y a la vez filosa sin perder la ternura, repasó sinopsis de películas producidas los últimos años de forma independiente con apoyo del INCAA.

Colectivos, asociaciones y artivismo: un potente activo de resistencia
Hubo más exposiciones movilizantes: Ramiro y Catalina, en representación del Centro de Estudiantes de la ENERC fueron contundentes. Sonia Sasiain, docente e investigadora del arte de AEASECA, que dejó claro el propósito de ese espacio de investigación audiovisual de ponerse a disposición del movimiento en curso. Pablo Espejo, de DOCA, director y productor, que también agitó la necesidad de no bajar los brazos. Francisco Rizzi de ASA, que fue durísimo con la gestión Milei, pero a la vez no dejó de marcar el camino pavimentado de los gobiernos anteriores. Katja Alemann, actriz y bailarina denunció con toda razón el DNU 70/23 como instrumento nefasto del ajuste estructural en curso. Fernando Romanazzo, documentalista y activista de la causa palestina, emocionó recordando la solidaridad llegada precisamente desde Gaza con el INCAA y el cine argentino. Impresionante.

Que la Legislatura se pinte de cine nacional

Lo dije en la audiencia e insisto por acá: la Legislatura no puede ser convidada de piedra ante lo que está pasando, como si ocurriera en otro país. Por eso, estamos ya trabajando en un proyecto de creación de un Fondo de fomento porteño al cine nacional, que tenga como base no “desobligar” al Estado nacional en la promoción del cine nacional, independiente y la cultura, sino con el objetivo de ampliar posibilidades, promover más proyectos. 

La gestión de la derecha porteña, desde Macri primo mayor a este, pasando por Larreta, multiplicaron las exenciones a grandes corporaciones para hacer negocios en la CABA, incluyendo por ejemplo exenciones a grandes empresas en el Distrito Audiovisual hasta el 2035, o el “premio” de eximir pagos de impuestos al grupo IRSA por la refuncionalización del ex Edificio del Plata, equivalente ese premio a 14 mil millones de pesos, casi 2 presupuestos y medio del INCAA. ¡Miren si no hay de donde conseguir recursos para un Fondo de Fomento Porteño al Cine Nacional!

No van a apagar el cine nacional. Y el INCAA no se vende. 

Cele Fierro, diputada (MST-FIT Unidad)

Noticias Relacionadas