miércoles, 24 abril 2024 - 16:31

Hospital “M V de Martínez” de Pacheco. Enfermería sigue sumando víctimas

El jueves 29 de octubre el Hospital Zonal de Gral. Pacheco se levanta con tristes noticias, dos enfermeras fallecieron con un día de diferencia, víctimas del Covid-19 y la desidia estatal, que continúa ignorando el grito ensordecedor del equipo de salud y sus reclamos por salvar sus vidas, las de su familia y de la población toda.

Candela Ramírez, Alternativa Salud Zona Norte.

El 4 de abril, poco después del comienzo de la cuarentena obligatoria, el intendente Julio Zamora, integrante del Frente de Todos, realizó una nueva recorrida por el hospital, acompañado por el director ejecutivo Dr. Diego Morera, para analizar sus principales demandas en materia de infraestructura y prestación de servicios. “La comunidad de Tigre hará el esfuerzo necesario de poner en condiciones el Hospital de Pacheco, para mejorar el servicio y dignificar a sus trabajadores. Desde el Municipio estamos para colaborar en lo que haga falta para poner de pie este lugar, que será muy importante en la atención durante la pandemia de coronavirus”, explicó Zamora. A pesar del lindo discurso al que nos tienen acostumbradxs, nulas son las respuestas de las autoridades y es por ello que en el mismo lugar se empezó a gestar la organización de sus trabajadores y trabajadoras, exigiendo elementos de protección personal para enfrentar en primera línea a un enemigo hasta ese momento desconocido.

La atención a pacientes de Covid-19 inicialmente se reservó para el sector de servicios intermedios que cuenta con asistencia respiratoria. A medida que los contagios fueron aumentando, se destinó también la zona de pediatría y puerperio, y al día de la fecha el total del hospital solo se destina a atender pacientes de Covid-19.

El equipo de salud pone el cuerpo ¿Y el director?… Excusas

Al principio de la pandemia, el equipo de salud salió con fuerza a exigir equipos de protección personal y marcó el camino de lucha que continúa hasta el día de hoy. A pesar de su enorme recorrido, Argentina sigue siendo un país que marca un récord histórico en contagios y muertes dentro del equipo de salud. El Hospital Provincial de Gral. Pacheco no es la excepción, el día 15 de agosto fallece la enfermera Mónica Albornoz y lamentamos que este hecho haya sido el disparador de una pronta respuesta de los directivos al reclamo de los EPP, que mágicamente aparecieron en el hospital y fueron brindados al personal de salud.

Las consecuencias de la pandemia golpearon fuerte al Hospital Zonal. El día miércoles 28 de octubre, pierde su vida la enfermera Argentina Gómez, de 65 años, quien debería haber estado de licencia por comorbilidad, pero luego de recibir el alta médica por parte de la ART, volvió a trabajar en el servicio de oncología, bajo amenazas de los directivos de retirarle la matrícula si no se presentaba a su lugar de trabajo el día señalado.

Al día siguiente, jueves 29 de octubre, con tristeza y rabia acumulada despedimos a una nueva compañera fallecida, la enfermera Alicia Pichioni de 54 años de edad, quien debía estar de licencia por ser paciente diabética y pertenecer al grupo de riesgo.

Con la excusa de “faltante de personal” (la misma excusa que escuchamos en todos lados), los directivos guardan silencio ante los constantes reclamos del equipo de salud y no brindan licencia alguna a aquellxs trabajadores que se encuentran dentro del grupo de riesgo, tampoco se han otorgado vacaciones, franco compensado o licencia por estrés, derechos que los trabajadores del Hospital ya habían ganado.

Para “dignificar a sus trabajadores” ajustar no es la salida

Las falsas promesas del intendente del Partido de Tigre, Julio Zamora, se siguen esfumando en el aire. El presupuesto municipal sigue aplicando más ajuste a las y los trabajadores de la salud, sumándose a una gran cola de reclamos que se fueron escuchando por el mismo motivo dentro de los trabajadores del municipio.

Desde Alternativa Salud Zona Norte, nos sumamos a la despedida de las compañeras. No hay salud pública si los trabajadores reciben sueldos por debajo de la línea de pobreza, no gozan de licencias o vacaciones pagas. Si somos esenciales para estar en la primera línea, también debemos ser reconocidos esenciales a la hora de gozar de nuestros derechos.

Noticias Relacionadas