lunes, 22 julio 2024 - 06:13

Francia. Después de las elecciones europeas, ¡urge una respuesta social de los trabajadores y los jóvenes!

Compartimos el comunicado del NPA Revolucionario publicado originalmente en el sitio web de la Liga Internacional Socialista.

A pesar de sus mejores esfuerzos, Macron y su teniente Attal no pudieron salvar a su soldado Hayer de la debacle, con sólo el 14,60% de los votos emitidos en su nombre. Este resultado confirma el rechazo de las clases populares a la política de Macron, siete años al servicio de la patronal contra los salarios, las pensiones, las prestaciones de desempleo y los servicios públicos. No contento con este resultado, que no es ni siquiera la mitad del 31,37% de la Agrupación Nacional de Bardella, Macron disuelve la Asamblea Nacional y anuncia elecciones legislativas para el 30 de junio, asumiendo el riesgo de que la extrema derecha, cuyo camino ha allanado con gran parte de su política, asuma esta vez el gobierno.

La importancia del resultado de la extrema derecha, que se acercó al 40% si sumamos a los resultados de la Agrupación Nacional de Bardella-Le Pen los de la lista de Maréchal y algunos otros, no debe subestimarse, pero debe matizarse por el hecho de que el 48% de los votantes, en su mayoría de clase trabajadora, se abstuvieron, como ha ocurrido en el pasado en este tipo de elecciones. En cuanto al número de votos emitidos, la extrema derecha no superó su total en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de 2022, aunque se produjo un claro descenso de la participación electoral.

Un 20% de votantes para la extrema derecha sigue siendo demasiado. Esta llamada «ola azul» -que coquetea con las olas marrones del pasado- se está extendiendo por toda Europa. La extrema derecha está en una buena posición en muchos países. En todas partes, enarbola la bandera de la lucha contra la inmigración y utiliza la xenofobia, el racismo, el sexismo y el discurso del odio para defender los intereses de los ricos y los patrones. Y exactamente para defender, como hace Macron, las fronteras nacionales y el proteccionismo, que permiten a los empresarios elegir a quién, cuándo y a cuántos inmigrantes van a explotar para aumentar sus beneficios, y para intentar dividir a los trabajadores. Se trata de señuelos, porque la extrema derecha siempre ha actuado o gobernado al servicio exclusivo de los capitalistas. Los trabajadores que creen estar actuando en defensa de sus propios intereses llevando al poder a esta extrema derecha se están disparando en el pie.

Los partidos de la izquierda institucional que se agruparon en la Nupes en las últimas elecciones legislativas se han presentado esta vez de forma dispersa. El Partido Socialista de Glucksmann obtuvo el 13,83% de los votos emitidos, France Insoumise el 9,89%, Europe Écologie el 5,50% y el Partido Comunista Francés el 2,36%. En diversos grados, y es cierto que de forma menos agresiva que Macron y la derecha o la extrema derecha, estos partidos también defendieron la soberanía nacional, el proteccionismo económico y las fronteras nacionales y europeas. Valores burgueses que nada tienen que ver con los intereses fundamentales de los trabajadores, que son los mismos en todos los países, frente a unos explotadores comunes. Y estos partidos de izquierda han utilizado sobre todo estas elecciones europeas para medir y comparar su influencia respectiva en la competición entre ellos. A los electores que votaron al Partido Comunista o a Francia Insumisa con la esperanza de bloquear a Macron y a la extrema derecha, les decimos que los «días felices» son incompatibles con el capitalismo, que las fronteras no protegen a los trabajadores sino que los dividen. Sostenemos que la vía institucional es un callejón sin salida y que lo que urge es la revolución.

Sea como sea, estamos dispuestos a unir las fuerzas de todos los partidos, de todos los sindicatos y de todas las asociaciones vinculadas a los trabajadores, pero en la calle para luchar contra las políticas antisociales y autoritarias del gobierno y de la patronal, para retomar la vía de la movilización y de la huelga. Es hora de reunir a todas las fuerzas de nuestro campo social para poner en marcha un plan de batalla, sin esperar a las próximas elecciones.

En cuanto a la extrema izquierda, que se presentó bajo tres títulos de listas, la del NPA-Révolutionnaires («¡Por un mundo sin fronteras ni patrones, urgente revolución! «), la de Lucha obrera (»El campo de los trabajadores«) y la del Partido de los Trabajadores (»Por el pan, la paz y la libertad»), los resultados fueron modestos, respectivamente el 0,15%, el 0,49% y el 0,02%, es decir, cerca de 163.000 electores que votaron en conciencia por listas que rompían totalmente con la lógica del sistema capitalista. Cada una, a su manera, defendía los intereses y las luchas de los trabajadores y los jóvenes contra la explotación capitalista, contra las guerras y la miseria, contra la procesión de opresiones que trae consigo y exacerba; cada una afirmaba también alto y claro que sólo las luchas a gran escala y contagiosas podían cambiar las vidas, y desde luego no las elecciones.

Las instituciones de la burguesía y la dirección de los grandes medios de comunicación propiedad de las familias Bolloré, Saadé y Dassault sólo nos concedieron segundos para nuestros clips oficiales, mientras que concedieron horas para las llamadas listas «principales».

Nuestros partidos de extrema izquierda, que representan una corriente viva en la historia de las luchas en este país y más allá, y que a pesar de todos los obstáculos asumieron la responsabilidad política y financiera de presentarse como candidatos a estas elecciones de la burguesía, hicieron bien en hacerlo. No esperábamos nada de ellas, salvo la oportunidad de expresar con la mayor fuerza posible la necesidad urgente de una revolución, de una sociedad por fin digna, a la que llamamos comunismo.

Nosotros, los revolucionarios de Lucha obrera, del Partido de los Trabajadores y del NPA-Révolutionnaires, que nos presentamos en listas separadas pero políticamente solidarias en estas elecciones, tenemos la responsabilidad de reunir con nosotros y a nuestro alrededor, para las luchas que continuarán mañana, a todos los que pueden y deben unirse en un polo de la lucha de clases, en este país y a escala internacional.

A partir de mañana, la explotación capitalista continuará. La patronal sabía que, ganara quien ganara estas elecciones europeas, sus intereses estarían perfectamente defendidos. Es probable que incluso estén considerando tranquilamente la perspectiva de que la extrema derecha participe en el gobierno, un nuevo tipo de cohabitación a su servicio. Así pues, a partir de mañana, haremos un llamamiento a todos nuestros colegas, a todos los trabajadores y a todos los militantes sindicales y políticos para construir la respuesta social necesaria de los trabajadores y de los jóvenes.

Animamos a todos aquellos que votaron por la lista NPA-Révolutionnaires, o que no lo hicieron pero que tienen su corazón con nosotros, a que se sumen a la campaña junto a nosotros. La actual crisis política va a necesitar que los activistas se enfrenten a las consecuencias de más de 40 años de políticas antisociales tanto de derecha como de izquierda. A pesar del silencio de los medios de comunicación, nuestra campaña ha sido un éxito militante que ha superado con creces nuestras expectativas, aunque nos hubiera gustado más. Celebramos un gran número de reuniones públicas para debatir el callejón sin salida que representa el capitalismo y la necesidad de luchar contra él. Nuestra campaña es un apoyo militante para avanzar en esta dirección. Queremos dar las gracias a todos aquellos que votaron por nuestra lista y se identificaron con nuestra visión de construir un polo de revolucionarios, un polo de lucha. Desde luego, ¡les ofrecemos la oportunidad de militar a nuestro lado y fortalecer el NPA-Révolutionnaires!

Comunicado de prensa del NPA-Révolutionnaires y del NPA jeunes-Révolutionnaires, lunes 10 de junio de 2024

Noticias Relacionadas