jueves, 25 julio 2024 - 12:12

Foro de Llao Llao. El “círculo rojo” escucha las propuestas de la derecha sobre la crisis

En un día signado por la disparada del dólar, una operación contra Massa que terminó en la renuncia del asesor Antonio Aracre, las perspectivas inflacionarias sin freno en medio de la campaña electoral y la incertidumbre y crisis política, tuvo su segunda sesión el Foro de Llao Llao, que con más de 150 empresarios se reunió en Bariloche. Javier Milei con su proyecto dolarizador fue la figura de la jornada.

En el día de ayer, martes 18, el foro empresarial contó con la presencia de Patricia Bullrich, Javier Milei, María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y terminará este miércoles con la ponencia del radical Gerardo Morales. El presidente Fernández, con quien la información periodística contaba se pudiera cerrar el encuentro, finalmente desistió de participar. Massa, embarcado en diversas entrevistas y actos de carácter electoral, tampoco fue parte de la partida. Tampoco acudió un asiduo asistente a estos encuentros, el cristinista ministro del interior Wado de Pedro.

El foro de la Fundación Llao Llao es un evento del círculo rojo que funciona desde el 2012. Su anfitrión, Eduardo Elsztain (grupo IRSA), reunió a una parte importante de la cúpula empresarial del país. En sus orígenes se apoyó en la Fundación Edeavor, fundada con el objetivo de apoyar emprendedores, para luego tomar identidad propia.

Esta vez participan del mismo alrededor de 150 empresarios, entre ellos Marcos Galperín (Mercado Libre), Marcos Bulgheroni de Pan American Energy (PAE), Carlos Miguens (M.B.Holdings y Agropecuaria Cantomi), Martín Migoya y Guibert Englebienne (Globant), Pierpaolo Barbieri (Ualá), Gustavo Grobopatel (agronegocios), Agustín Otero Monsegur y Federico Braun (La Anónima), Karina Román (logística), Luciano Nicola (Idea), Sebastián Bogó (laboratorios) y Verónica Andreani (logística).

La jornada se desenvolvió en medio de un pico de la crisis económica y política que atraviesa el país, con un dólar que trepó a $ 418 y con el frenazo a las liquidaciones del campo en el programa “dólar agro”. Cruzaron el panorama político una ola de rumores que signaban al principal asesor presidencial, el ex CEO de Singenta Antonio Aracre, como sucesor ante una probable renuncia de Massa, cuestionado por la disparada inflacionaria y la falta de noticias sobre posibles ayudas financieras, sin redefinición aún de metas del acuerdo con el FMI para tapar- aunque sea en parte- la faltante de dólares de las reservas. El debate del día giró en torno de las propuestas del ultra liberal Javier Milei para dolarizar, como instrumento para frenar la inflación.

La interna de Juntos por el Cambio cruzó, con las distintas propuestas de sus presidenciables, las propuestas vertidas en el Foro. La primera en exponer, Patricia Bullrich, planteó: “Vamos a demoler el régimen económico de los últimos 20 años”. Sin llegar al extremo de dolarizar afirmó que va a terminar en forma inmediata con el cepo cambiario, para lo cual es necesario “dinamitar el régimen cambiario del kirchnerismo”. Acompañada por el economista y diputado Marcelo Laspina, su discurso hizo alusión a la necesidad de orden y disciplina fiscal -ajuste- revisando las leyes que otorgan privilegios -léase ataque a las jubilaciones, reforma laboral, etc.-.

A su turno Milei, que viene despuntado el electorado afín a Patricia Bullrich con propuestas de PASO comunes, utilizó una coyuntura cruzada por el 104 % de inflación anual y esgrimió un discurso cuyo eje fue la necesidad de dolarizar de inmediato la economía del país, un tema que produjo varios debates durante la jornada. Entre ellos la del economista, ligado al gobierno del Frente de Todos, Emanuel Alvarez Agis, que planteó que el precandidato ultra liberal pretendía con su discurso forzar a que el mercado, ante su permanente ascenso en las encuestas, precipite un fuerte ajuste frente a sus posibilidades de obtener la máxima candidatura.

Vidal, acompañada por el ex ministro del PRO Germán Lacunza, contestó preguntas de los empresarios sobre su propuesta de bajar –ante la crisis que cruza al PRO- todas las candidaturas de su partido, oara luego insistir en que no habrá ruptura de su formación política. Jugada que varios analistas sostienen es la excusa para bajarse de la precandidatura presidencial y salir a competir por la Ciudad de Buenos Aires.

Por último, a la hora de la cena, le tocó la exposición a Horacio Rodríguez Larreta, que intentó despegarse de las propuestas y mensajes en tonos altisonantes para aparecer como un hombre dialoguista, con experiencia en la gestión, que busca una amplia base de consenso para realizar “cambios profundos”. Su eje, más allá del estilo, no lo diferencia mucho de las otras propuestas de sus adversarios en la interna del PRO, es un duro ajuste fiscal, reduciendo el presupuesto de todos los organismos estatales. Esto es, aunque el disertante no lo detalló, menos presupuesto para jubilaciones, asignaciones, asistencia social, sueldos estatales, salud y educación públicas, obra pública, etc., sumado a una reforma que asegure “la independencia del Banco Central para ordenar la política monetaria”.

El debate sobre la dolarización

Javier Milei planteó en el Foro de Llao Llao un proyecto para dolarizar la economía, bajando el gasto público al 13% del PBI, cerrar el Banco Central e instaurar el libre mercado. Aseguró que si no reúne los votos necesarios en el Congreso apelará a un mecanismo de consulta popular.

Sus propuestas, en un clima de inflación desbocada y deterioro político del régimen tradicional que empujan su candidatura, son discutidas por distintos sectores. El economista de ultra derecha sostiene que apelará a un endeudamiento mayor para lanzar el plan -dada la escasez de divisas actual-, para el que admite que necesitará U$S 35.000 millones y que una alternativa es ahorrar unos U$S 30.000 de gasto fiscal.

Un plan que de tener éxito reduciría los salarios, jubilaciones e ingresos populares a niveles nunca vistos, sobre endeudando aún más al país y terminando de poner a nuestros recursos naturales la bandera de remate al capital financiero internacional.
Distintos sectores políticos y empresarios del país dudan mucho de esta salida, dado el seguro estallido social que produciría de efectuarse; pero quieren escuchar al candidato en ascenso, con el que comparten gran parte de las propuestas ajustadoras de los presupuestos sociales, los salarios y condiciones de trabajo.

Desde la vereda de enfrente, nuestro pre candidato, el compañero Alejandro Bodart señaló:

Noticias Relacionadas