jueves, 25 julio 2024 - 14:07

En modo negacionista. Alberto Fernández desconoce el ajuste de su gobierno

En el comienzo de otra semana, antes de que Alberto Fernández desembarque en Paraná (Entre Ríos), para compartir una actividad con Gustavo Bordet, María O´Donnell entrevistó al presidente para radio Urbana Play. Como era de esperar, hubo fuego cruzado para las otras tribus que componen el Frente de Todos, centralmente el kirchnerismo. Lo más destacado, el desconocimiento del ajuste que aplica el propio Fernández para gobernar.

Durante la entrevista se encuentra un pasaje donde Alberto declara: “Cada uno tiene derecho a pensar lo que quiere, yo tengo derecho a mostrar lo que pasó, y lo que pasó es que yo firme con el Fondo y la Argentina creció 5 puntos y medio por lo menos. Creamos más de un millón y medio de puestos de trabajo, el gasto de salud se expandió, en viviendas también se expandió. En ciencia y tecnología invertimos 100 millones de dólares por primera vez en la historia argentina. ¿Dónde está el ajuste? no lo sé, yo no lo encuentro”. Una afirmación cargada de cinismo por donde se la mire. Tomando como referencia el artículo desarrollado por Agustín Maza en BAENegocios, según el relevamiento semanal que realiza la consultora Analytica, se demostró que: “en la tercera semana de enero hubo una caída del 18,3% real respecto a igual período de diciembre y de 31,1% en comparación a un año atrás”1.

Mientras que prácticamente todas las semanas la Unidad Piquetera -por un recorte de más de 100.000 programas sociales- y diferentes sectores de trabajadores -exigiendo recomposición salarial- salen a la calle a denunciar el ajuste en curso, el presidente lo niega de manera rotunda, como lo hizo semanas atrás con el ritmo inflacionario que lleva la economía local. Con respecto a aquella afirmación sobre la inflación autocreada, Fernández dijo: “Cuando hablé de inflación psicológica hablo de los pequeños formadores de precios, un kiosquero que escucha que aumenta la nafta y se pone a subir precios para cubrirse”. Una forma de desdecirse de tamaña provocación antes de que la semana entrante el plan de Massa comience a crujir por una nuevo aumento de precios generalizados, alentando la carestía de vida. Esta posibilidad es tan concreta, que el candidato designado por CFK en 2019 se atajó afirmando que: “La inflación quiero erradicarla, no quiero justificarla, pero no quiero mentir. No se resuelve de un día para el otro”.

Para justificar el desastre que genera su plan de ajuste, que es perpetrado en conjunto con el ministro de Economía y Cristina Fernández de Kirchner, el presidente volvió a hacer énfasis en la excusa de la pandemia y la invasión de Rusia a Ucrania. Sin embargo, en el mismo tiempo, diferentes sectores empresariales, como las grandes cadenas alimenticias o las patronales agrarias, se han visto sumamente beneficiados con transferencias extraordinarias. Como contraposición, la pobreza ya alcanzó a más del 40% de la población total. Lo expresado por el presidente es una maniobra para esconder lo que está a la vista de todos, un ataque monumental a las condiciones de vida de los trabajadores y sectores populares, en pos de cumplir el acuerdo con el FMI.

La interna sigue latente

Como era de esperar la interna en el Frente de Todos también se coló en la entrevista. En este aspecto, Alberto demostró que, a pesar del llamado a la mesa política que sólo organizará la estrategia electoral, no están subsanada las diferencias con el espacio de la vicepresidenta.

Cuando fue consultado por su ministro “Wado” de Pedro, entre otras cosas, declaró: “Yo sé con quién puedo gobernar y con quién no”. Además, alentó una posible candidatura al decir que no había leído en ningún lado que tenía obturada una reelección y agregó: “Tampoco es lo que más me importa. Mi problema es que alguno de los canallas que destruyeron la Argentina vuelvan a gobernar. Si el candidato es Alberto es secundario”. También, contrario a lo que el kirchnerismo y un sector de gobernadores del PJ reclaman, Alberto alentó la posibilidad de que el candidato presidencial de la coalición peronista vaya a una interna, ya que para él: “No hay que temerle a la opinión de la gente”.

Para agregar un poco más de condimento a la disputa interna, atravesada por cálculos electorales entre el propio oficialismo, Alberto expresó acerca de Massa -quien no descarta que sea un posible candidato-: “Sergio ha sido muy valioso y cada vez que tuve conflictos internos estuvo al lado mío ayudándome, nunca tirándome piedras”.

Seguramente que esta disputa palaciega irá creciendo durante el 2023. No como reflejo de una discusión estratégica sobre como culminar con las políticas de ajustes exigidas por el FMI, sino por colocarse como la mejor opción a personero de este organismo imperialista en el país.

  1. FMI: se profundiza el ajuste en medio de las criticas del kirchnerismo. BAENegocios (30-01-2023)

Noticias Relacionadas