miércoles, 24 julio 2024 - 09:29

Emilse Gajes. La sexta víctima de femicidio en Córdoba

Una vez más, en Córdoba lamentamos un nuevo femicidio. Emilse Gajes, de 25 años, fue encontrada asesinada en las cercanías del hospital Misericordia y a metros de la casa que compartía con Fabricio Acuña, quien fue su pareja durante nueve años y ya tenía una detención y cuatro denuncias por violencia de género. Emilce era integrante del Polo Obrero de Córdoba.

Desde el asesinato de Emilse el 17 de febrero, la investigación del crimen estuvo llena de irregularidades. La justicia tomó de entrada la falsa hipótesis de un suicidio, sin ningún tipo de prueba que la apoye. Ni siquiera se han usado los registros de las cámaras de seguridad de la zona o se llamaron a testigos, y encima tardaron más de dos días en realizar la autopsia. Mientras tanto, el fiscal a cargo, Rubén Caro, se paseó por los medios hablando y develando detalles del caso a la prensa, sin ningún tipo de cuidado por la familia.

 Y mientras sucede esto, ¿qué pasó con Fabricio Acuña?  Bueno, él sigue libre y todavía no lo llamaron a declarar. Cualquiera pensaría que con cuatro denuncias por violencia de género sería el primer sospechoso de este crimen, pero parece que para la Justicia cordobesa no lo es.

El caso pone en evidencia que, una vez más, el Estado abandona a las mujeres. Emilse denunció cuatro veces a Acuña, y aun así nadie hizo nada. Y ni siquiera cuando ella ya fue asesinada hacen algo. Esto es el ejemplo máximo de la desidia estatal alrededor de la violencia de género: las funcionarias se llenan la boca hablando de luchar contra el machismo, pero después destinan dos pesos por mujer por día, que es igual a nada. Y mientras tanto las trabajadoras del Polo de la Mujer siguen en un estado de precarización absoluto y no hay suficientes refugios para las víctimas.

La ministra de la Mujer Claudia Martínez dijo hace un par de días que hay un “brote” de femicidios. La realidad es que el Estado no está haciendo nada para cuidar a las mujeres y disidencias: se necesita un presupuesto real para combatir la violencia de género, al igual que un sistema judicial que realmente esté preparado para cuidarnos y actuar ante cientos de denuncias que se hacen al día.

Candela Gambuli Castrilli

Noticias Relacionadas