jueves, 29 septiembre 2022 - 01:08

Docentes CABA. Organizar la lucha contra la reforma del Estatuto

El 1° de marzo, Larreta anunció en la legislatura una “Ley de Fortalecimiento de la Carrera Docente” para modificar nuestro Estatuto y a la vez, incluye la titularización de un sector. Es un proyecto inconsulto, que en distintos aspectos implica avanzar en una reforma laboral y educativa que el PRO se apura por votar. La UTE, junto a Ademys, debe llamar a asambleas y a un plan de acción, con paro y movilización para que se retire este proyecto y no tenga tratamiento.

El Estatuto Docente es la norma que regula nuestro trabajo y derechos como educadores en la Ciudad. Fue conquistado en 1984, luego de varias luchas y de un proceso bastante colectivo desde las escuelas. Anunciar un “Fortalecimiento de la Carrera Docente” podría sonar bien. Quién se opondría a fortalecer la profesión que elegimos y que venimos defendiendo ante las políticas anti-educativas de estos gobiernos. Pero al conocerse el proyecto, fueron creciendo las dudas en las escuelas sobre su alcance, la implementación y la política educativa que esconde esta ley. A la par de su rechazo.

¿Qué dice la reforma del gobierno?

Es entendible que en las escuelas haya dudas. Los 40 artículos del proyecto aparecen como generales y falta su reglamentación, es decir, la manera concreta en que se aplican. Incluso Acuña lo reconoció, al hablar en la Comisión de Educación: “si alguien agarra el proyecto de ley, es muy difícil entender lo que significa. Y probablemente nada de lo que estoy diciendo necesariamente se lee directamente… La idea es contarles el espíritu que está atrás de esos artículos…”.

Y ya conocemos ese “espíritu” que siempre está detrás en las políticas del PRO en educación. En una reforma con cambios importantes que debemos rechazar y exigir a los gremios, en particular a la Celeste de UTE, que convoquen a asambleas en todas las escuelas y a una asamblea abierta y conjunta con Ademys y otros sectores dispuestos a enfrentarlo. Para que no pase este nuevo intento de ir por conquistas en el Estatuto.

Cele Fierro, acompañando a la docencia porteña en el reclamo

Según Acuña, el proyecto tiene al menos estos 4 ejes:

  1. Crear la carrera horizontal, pero atada a la capacitación y formateo oficial: Esto lo justifican diciendo que “la docencia no puede crecer sin salir del aula, tomando roles de conducción escolar”. Según su abordaje, el proceso de enseñanza-aprendizaje se mejoraría desde el desarrollo profesional individual docente. Aunque no dicen que volvieron imposible que se puedan tomar cargos de conducción y titularizar, debido a sus políticas y vulneración del Estatuto vigente, el que ahora quieren reformar. Plantean “fortalecer” y crear esa carrera con 2 nuevos cargos: Maestro Especialista en Inicial y Primaria, que estarían en el aula. Y Maestros coordinadores de Trayectorias Escolares en Primaria que serían de la escuela. Esto entre otros nuevos cargos que crean más de conjunto en todo el escalafón. A los que se accedería por capacitaciones del ministerio y por concurso, teniendo un salario diferente al resto. Cabe aclarar que en ninguno de los casos se especifica cuáles serían las responsabilidades y tareas pedagógicas y didácticas que estos nuevos cargos deberían cumplir.
  2. Modifica el criterio salarial y de ascenso en la carrera, al articular formación con incentivos salariales y profesionales: La excusa sería poder “equilibrar” la remuneración por antigüedad, cuando en realidad ponen a la formación por encima de la antigüedad. Sin decir además, tal como denunciamos desde Ademys, que con 10 años de antigüedad se cobra lo mismo que alguien que recién se inicia. Y con el máximo de antigüedad se cobra apenas un 20% más que el inicial, cuando el Estatuto fija un 120% más. Esto como consecuencia de su nefasta política de achatar las escalas, violando el Estatuto. Ese cambio está en el Art. 9° del proyecto, al introducir la capacitación como “el” criterio para ascender en el escalafón: “La formación continua será una de las dimensiones básicas para el ascenso en la carrera docente en cualquiera de sus opciones”. Para eso se deberían hacer los cursos que el ministerio considere pertinentes. Esto se refuerza en el Art. 16° que modifica el actual Art. 79°, al agregar esta frase clave al final: “El Ministerio de Educación podrá otorgar incentivos salariales a aquellos docentes que realicen los cursos de perfeccionamiento que éste determine”. Así reafirman su idea de incentivo y diferenciación salarial, de competencia entre pares, determinado por hacer o no la capacitación que planea este gobierno privatista, individualista y meritocrático.
  3. Crean un cargo de preceptores con responsabilidad tutorial: Lo justifican porque en la escuela secundaria son quienes generalmente pasan más tiempo con les estudiantes. No especifican nunca su rol y solo incluyen la palabra “creación” en las escalas salariales del Art. 27° (que modifica el Art. 128° del Estatuto actual), introduciendo este nuevo cargo de Preceptor/a Tutor/a en todas las “Escuelas de Enseñanza Media, Colegios, Liceos, Escuelas de Comercio y todos aquellos que pudieran crearse con posterioridad”. En la legislatura explicaron con unas placas que este preceptor tutor de Secundaria tendrá un “nuevo rol de especialización con función tutorial y seguimiento de planes personales de aprendizaje”. El justificativo sería que “no hay ningún cargo que tenga incorporado de forma oficial la función tutorial”, cuando esto excede la tarea y formación de quienes son preceptores. Introducen también el criterio de una “carrera de ascenso fortalecida” a través de la “formación continua para el ascenso y fortalecimiento del rol”. Y nada más. A su vez, aquí también hablan de “incentivos salariales para roles jerárquicos”, al mencionar un “plus por tamaño de escuela y compensación salarial para subjefes” de preceptores, con lo que habría salarios diferentes para igual cargo, según el tamaño de la escuela. Conociendo el “espíritu” precarizador de Acuña y Larreta, esto puede implicar que, además de las funciones y sobrecarga laboral que hoy tienen, se les exija que cumplan una función tutorial que se superpone con el rol docente.
  4. Titularización docente de Media: En el Art. 29° del proyecto y como cláusula transitoria plantean una titularización de “forma excepcional” que da estabilidad a un sector de la docencia. Después de 10 años, sería un avance que vuelva a haber titularizaciones, pero debe hacerse para la totalidad. Porque así y con fecha tope, se resuelve solo parcialmente una demanda ante el inadmisible incumplimiento del gobierno sobre lo que fija el Estatuto de los concursos anuales. Ya que solo titularizarán docentes de Secundaria que estuvieran cumpliendo su cargo interino hasta el 31 de marzo de 2020. Cuando hasta Acuña reconoció que esto se debe a que cambiaron las Juntas de Clasificación elegidas por la docencia, por las que dirige el ministerio, y por 10 años no pudieron ordenar la base de datos, por eso el atraso en los concursos. Pero esta titularización debe tratarse aparte y no como un punto de ninguna reforma del Estatuto. Debe hacerse sin condicionamientos y para toda la docencia que está en situación de inestabilidad laboral. Porque permite acceder a cargos estables, con plenos derechos laborales y también aspirar a cargos de conducción.

¿A qué apunta esta reforma?

Detrás de este proyecto hay un hilo conductor: generar que lo individual prime sobre lo colectivo. Intentar aislar al activismo que lucha y fomentar la competencia “horizontal”, típica concepción liberal y meritocrática del sálvese quien pueda.

Esto es parte del derrotado “Plan maestr@” que intentaron imponer Macri y sus funestos ministros Bullrich y Finocchiaro, pero no pudieron. Ahora vuelven en parte e insisten con que el desarrollo profesional de la docencia sólo se da por la vía de introducir “incentivos” salariales para intentar dividir al colectivo docente, con su idea de “premios y castigos”, por la dependencia de la autoridad y la arbitrariedad en la retribución salarial.

Para que esto pase, en paritarias nos siguen dejando en la pobreza, con un salario docente inicial de $ 64.200, cuando la canasta de pobreza está en $ 89.690 y la canasta familiar medida por ATE-INDEC suma $ 145.456. Esperan que, por necesidad y una mínima suma, un sector lo avale. Pero se desnuda todo el verso al ver incluso que en esta reforma de “fortalecimiento” de nuestra carrera se niegan blanquear todo el salario docente. Ya que en su Art. 25° mantienen una formulación que legitima las cifras “en negro”, no remunerativas ni bonificables. Cuando su pase al básico es una reivindicación de hace años.

Pensar en la “jerarquización horizontal” es otra forma de esconder lo que la docencia está diciendo a gritos, al igual que el resto de la clase trabajadora: siempre nos sobra mes al final del sueldo.  Desde Alternativa Docente proponemos un salario igual a la canasta familiar para trabajar en un solo cargo, y con cláusula de indexación inmediata por inflación.

Además, se niega que el desarrollo docente pueda darse en otros aspectos. Si se garantiza esa mejora del salario a toda la escala, por ejemplo, podríamos pensar en proyectos áulicos y escolares junto con les estudiantes y la comunidad, que nos permitan abordar gran parte del currículum oculto, que tanta falta hace hoy en día. Pero para eso se necesitaría algo que el gobierno tampoco está dispuesto a hacer: mejorar las condiciones edilicias, invertir en material didáctico, garantizar las condiciones básicas de vida de nuestres estudiantes, entre otras cosas.

Paro y plan de lucha para que retiren este proyecto

En las escuelas se debate cada día más, se organizan charlas y las movilizaciones a la Legislatura son más masivas. El gobierno apura para votarlo porque sabe que el proyecto es resistido y no quieren darnos margen porque eso nos permite mayor debate y organización.

La mayoría de los 17 sindicatos “sellos” de la Ciudad transan y solo plantean cuestiones menores del articulado. La Celeste de la UTE no convocó a asambleas de toda la docencia para definir un plan de acción con paro y movilización para que se retire ya este proyecto y no tenga tratamiento. Seguro pesa en esto la postura del bloque del Frente de Todos, a través de Maru Bielli, quien dice que esta reforma no representa ningún gran cambio.

Para nosotres es de vital importancia poder frenar esta reforma. Por eso se debe exigir que el sindicato mayoritario de la Ciudad se ponga a la cabeza de la lucha. Reclamar asambleas y la más amplia democracia para convocar a acciones fuertes y progresivas, llamadas y difundidas con tiempo y recursos para garantizar un masivo proceso de paro y movilización con apoyo de la CTA para que se retire ya el proyecto y no esperar a que se lo trate porque el gobierno tiene mayoría automática.

En las escuelas debemos exigir asambleas y reclamar, a través de cada delegade de UTE, que unifiquen y coordinen con Ademys. Que se llame a una asamblea abierta y unitaria de los gremios y la docencia para exigir que el retiro del proyecto. Para volver a realizar medidas conjuntas como hicimos ante la amenaza de cierre de las nocturnas y logramos que dieran marcha atrás.

No alcanza con hablar de paro el día que se trate. Debemos ir a paro y plan de lucha para que se retire esta reforma que, como le dice la UTE en su nota a Acuña, “pretenden realizar a espaldas de l@s trabajadores, esconde más de lo que dice y no puede decidirse a espaldas de la comunidad educativa”. Porque implica “la modificación de nuestros derechos, conseguidos durante más de 60 años de lucha”. La Celeste debe pasar de las palabras a los hechos, de manera contundente.

Se deben aunar esfuerzos para trabajar de conjunto en las escuelas, contándole a cada docente de qué se trata. Que no mejora la educación ni fortalece nuestro escalafón ni resuelve los problemas de las escuelas que están estalladas, y de docentes con fuerte sobrecarga laboral. Necesitamos favorecer las instancias de debate y decisión democrática para ganar la calle y explicar también a la comunidad por qué la rechazamos y nuestras propuestas.

En ese marco, realizar el cese de tareas y concentración a la legislatura convocado por Ademys el martes 3 de mayo a las 11 hs, coordinar acciones con les terciaries que también se suman a la lucha, y preparar un gran paro previo al tratamiento. Te invitamos a dar esta pelea y esta construcción con nosotres. Sumate!

Alternativa Docente, CABA

ANCLA, Agrupación Nacional Clasista Antiburocrática

MST en el Frente de Izquierda Unidad

Noticias Relacionadas