martes, 16 julio 2024 - 05:15

Docentes bonaerenses. Otro aumento insuficiente e inconsulto

Este jueves 29, el gobernador Kicillof y sus ministros de Educación, Trabajo y Economía se reunieron con dirigentes de gremios docentes y estatales para dar por cerrada la negociación salarial 2022. El titular para la prensa habló de un aumento que “supere la inflación”, con un adicional del 7% en diciembre, que se suma al 10%, 12% o el 14% que habían pactado en la anterior paritaria. Con eso dicen asegurar “un piso de aumento de 97% para todos”. Pero habrá que ver las grillas y escalas salariales porque no difundieron ni un acta ni nada muy concreto. Apenas unos porcentajes o números sueltos que, en el sector docente, son poco claros.

Si bien lo fundamental es el aumento salarial, el que debería ir al básico que está hoy por debajo de la línea de indigencia[1], porque eso influye en las jubilaciones y adicionales. Pero pese al reclamo de alcanzar la canasta familiar y las expectativas que había en las escuelas, hospitales, oficinas y reparticiones, no habrá ni canasta ni bono de fin de año. Esa idea de percibir aumento y a la vez un bono, expresaba la necesidad de compensar -al menos en parte-, algo de lo perdido por inflación.

Si fuese tan bueno el aumento, ¿por qué firman sin consultar?

Lamentablemente, con una suba salarial que resulta insuficiente, al partir de salarios muy bajos (los porcentajes se calculan sobre el salario de diciembre de 2021), los que están en línea con el valor de la canasta de pobreza, la burocracia docente y estatal aceptó sin chistar, levantan la paritaria y cierran el año en esa reunión de pocos, con el gobierno y a espalda de las bases.

Una vez más pactaron sin convocar a una asamblea ni a plenarios de delegades. Sin ponerlo a consideración ni consultar qué pedir y qué hacer ante la oferta. Un puñado de “gremialistas” y funcionarios deciden el salario de más de medio millón de docentes y estatales bonaerenses.

Pero acá vale preguntarse, ¿si tan bueno sería el aumento, por qué no reciben la oferta, difunden las grillas y actas para poder analizarlas en las escuelas y esperan la decisión de las bases? Porque así se podría sacar cuentas, comparar, intercambiar y resolver si se acepta o no, con el debatir democrático de quienes viven de su salario, y no del aparato gremial ni ministerial, como hace la burocracia Celeste.

Dicen también que retomarán la negociación en enero. Habrá que ver, pero de todas maneras, eso no implica que vaya a haber un nuevo aumento en enero, como debería ser. Porque siempre definen las subas desde marzo, se lo cobra en abril, y en los 2 primeros meses del año, el aumento es “cero”, cuando la inflación en este 2022 trepó entonces a casi al 9% (ver gráfico).

De esa forma el “gobierno del pueblo” logra un multimillonario “ahorro” al saquear nuestros bolsillos. Así pasó este año, en los anteriores y con cada gobierno. Porque en eso de especular y mezquinar aumentos, tampoco hay grieta entre Vidal y Kicillof.

En definitiva, habrá que ver las escalas salariales y grillas según cada cargo, para tener certezas. Porque dicen que con ese 7% de diciembre –que no entra en esta liquidación y se lo cobrará retroactivo, pero en febrero-, el “acuerdo anual ya pautado del 95% llegará al 103,2% promedio anual”. Y también aseguran que a eso habría “que sumarle el aumento de las sumas de incentivo y conectividad para los y las docentes en actividad” (¿!).

Con tan extrañas cuentas, de pronto afirman que el salario inicial de la maestra de jornada simple quedará conformado en $115.000, en enero. Pero la canasta de pobreza fue de $145.948 en noviembre, según el INDEC. Y el salario mínimo que deberíamos cobrar, según la Junta Interna de ATE-INDEC, es de $227.392, bastante lejos de ese inicial conformado… Además, ¿el aumento no era sobre diciembre…? ¿Por qué hablan de 115 mil de salario en enero? Otra vez, habrá que ver las grillas que no salieron, pese a que venían transando en privado hacía 15 días.

¿Le ganamos a la inflación…? Claro que no. Veamos

Toda la comunicación de esta paritaria, como reconocen los medios, lo dicen Baradel y el gobierno, tiene un sentido: Kicillof y todo el PJ quiere tratar de asegurarse retener la Provincia en las elecciones. Y por eso hacen anuncios de acuerdos salariales en educación, salud, estatales y judiciales que muestran como “importantes”. Y especulan con que eso juegue un papel en esa búsqueda.

Te puede interesar: Presupuesto 2023. Sin grieta entre Kicillof y la derecha de Juntos

Lo mismo pasó con relación al dibujo del proyecto de Presupuesto enviado por el gobernador, de mayor endeudamiento y la ley impositiva para 2023. Pese a implicar más ajuste en educación y trabajo precario, todo fue votado sin grieta entre el PJ y la derecha de Juntos (ver nota).

Como decimos, el aumento es insuficiente y por eso no consultaron a la base en las escuelas. Porque abriría una mayor deliberación de la que hay, dado que se perdió todo el año con la inflación. Fue lo contrario a lo que repiten Kicillof, la Celeste de Baradel y todo el FUDB como lo dejamos en evidencia con este gráfico. Donde queda bien claro que “no se le ganó”, sino que se perdió todo el año ante la inflación.

Esto es así porque no hay cláusula gatillo ni indexación automática por inflación como reclamamos con la Multicolor. Ese gráfico, que toma la inflación que fija el INDEC y los porcentajes salariales que se calcularon todo el año sobre el sueldo de diciembre de 2021, muestra que solo en diciembre habrá unas décimas por arriba, pero no se come un mes, sino a lo largo del año.

Como se ve en el gráfico, hubo muchos meses sin aumento y prácticamente todas las subas que hubo fueron por debajo de la inflación. Eso degradó el poder adquisitivo que ya arrastraba una pérdida del 20% a 25% con Vidal. La Celeste, al ser parte del gobierno y atender a ambos lados del mostrador, se pasó tres años sin luchar. Apenas si debieron llamar al paro nacional del 10 de agosto porque enjuiciaban a un dirigente Celeste en Chubut. Pero no le dieron ninguna continuidad.

Si hubo luego una seguidilla de paritarias, en particular en estos últimos meses, fue producto del enorme malestar en las escuelas, que se canalizó en los 4 masivos paros de las Seccionales, las Minorías, Congresales, Delegades y agrupaciones que integramos la Multicolor de SUTEBA. Así como la lucha de enfermeras y profesionales de la salud con la CICOP, que incidieron para que el gobierno abriera más la mano de lo que estaban dispuestos.

Organizar el No Inicio y una alternativa política con la izquierda

Pese a todo, no hay recuperación del salario perdido. El kirchnerismo en las escuelas y la dirigencia Celeste nos quiere vender “éxitos” que no pagan las cuentas. Por ser una burocracia jugada como nunca con “su” gobierno. Ante el viraje a derecha del PJ y el mayor ajuste y represión que reclaman Macri, Larreta o Bullrich, Milei o Espert, debemos avanzar también en la unidad política de los trabajadores y la izquierda.

El «plan de lucha» de la CTA y SUTEBA por la campaña del PJ. ¿Luchar por el salario? Naaa…

Baradel y Yasky celebran con el gobernador y lanzan un plan de lucha de 10 puntos, declarando un “estado de alerta y movilización” que compromete –sin tener mandato para eso-, al SUTEBA Provincia y a la CTA de Trabajadores para defender a Cristina, lograr la reelección de Kicillof, bancar su Presupuesto 2023 de más ajuste, endeudamiento y precarización, además de militar para que vuelva a ganar la elección el Frente de Todos (ver video arriba).

Ante todo esto, te invitamos a debatir esta realidad en las escuelas, grupos y equipos docentes. A trabajar en común y a que te sumes a Alternativa Docente, ANCLA y el MST en el FIT Unidad. Porque ante tanta derecha, hace falta más y mejor izquierda.

Plata hay y mucha en la Provincia para una verdadera recomposición en los salarios y jubilaciones de docentes y estatales. El propio gobierno dice tener récords de recaudación y de exportaciones, con niveles muy altos. Ahí están los recursos, dejando de pagar la estafa de la deuda y eliminar los $ 209.545 millones que prevén destinar en 2023 en subsidios a la enseñanza privada para destinarlo al salario docente y la escuela estatal.

Por todo esto planteamos el rechazo a esta paritaria y llamamos a preparar las asambleas y un Plenario Provincial de Delegades para organizar el No Inicio 2023. Como exigencia a SUTEBA Provincia, pero también como iniciativa junto a las seccionales y gremios Multicolor y combativos en el país. Por la globalidad de los reclamos pendientes, condiciones de trabajo, la 5ta hora, cargos, infraestructura, entre otros.

También para reclamar por el anuncio de tratar en febrero de 2023, un nuevo Convenio Colectivo de Trabajo en Educación. Dicen que sería “un logro muy importante”, pero ya tenemos conquistas establecidas por ley en el Estatuto Docente. Y esto lo “cocinan” con alto grado de secretismo, lo que podría afectar derechos como viene ocurriendo.

Según el gobernador, con este anuncio salarial, “dejamos atrás una etapa de ajuste y precarización que impactó en el salario y las condiciones laborales”. Dice que “desde el primer día” tenían “el objetivo de terminar con el deterioro que sufrían los salarios y empezar una recuperación de lo perdido”. Pero esas son solo palabras y no reflejan la pobreza de los bolsillos de docentes y estatales.

El ministro Sileoni tampoco se quedó atrás. Dijo que este anuncio “permitirá que el año que viene las clases empiecen nuevamente en tiempo y forma”. Si lo dice tan seguro, será que lo pactaron con la Celeste. Pero “no en nuestro nombre”. No con la docencia en las escuelas. Habrá que estar alertas y en febrero, retomar las asambleas hacia un gran Plenario Provincial de Delegades convocado por la Multicolor. Para decidir el No Inicio 2023 y demás acciones de lucha. ¡Sumate!


[1] El básico de una maestra sin antigüedad es de $47.872 y la canasta de indigencia fue de $ 64.012 en noviembre, según el INDEC.

Noticias Relacionadas