lunes, 22 julio 2024 - 04:11

Día de la independencia. Pacto de coloniaje y brutal represión en Tucumán

Osvaldo Jaldo fue el primer gobernador peronista en alinearse con el presidente Javier Milei apoyando la nefasta ley ómnibus, la ley bases y sus políticas de ajuste.

Luego del fracaso del Pacto de Mayo en Córdoba, Jaldo negoció para que el pacto de coloniaje se firmara en Tucumán y nada menos que en la Casa Histórica, símbolo nacional de la extraordinaria lucha por la independencia continental. Una verdadera afrenta a los que dieron su vida por la lucha revolucionaria contra España y toda dominación extranjera.

Para esto organizó un mega festival con un costo millonario, como cortina de humo, desoyendo las necesidades vitales del pueblo tucumano que pasa hambre, tiene sueldos bajo la línea de la pobreza, escuelas en pésimas condiciones, y una corrupción generalizada de sus funcionarios.

En repudio a la presencia de Milei y su gabinete, los gobernadores que firmaron este nefasto tratado, junto a otras organizaciones, coordinamos desde el MST con el Frente de Izquierda y el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, a las 19 hs en plaza Yrigoyen, de manera pacífica logramos realizar el acto de repudio a Milei, a pesar del impedimento de la presencia policial que se encontraban en el lugar generando intimidación. Durante el acto, nos comunican que un compañero de otra organización había sido detenido por querer instalar el sonido en plaza San Martin, donde se llevaría a cabo el festival “Ite al pingo Milei” en repudio a estas políticas, motivo por el cual acordamos dirigirnos, todos los presentes a la comisaría 2°, para solicitar su liberación, cuando intentamos desplazarnos, llegó un enorme aparato policial motorizado, en camionetas, portando escudos, palos, armas y fuimos reprimidos de manera brutal; lo que nos obligó a correr y buscar refugio, lamentablemente, varios compañeros no lograron escapar de la “cacería humana” y fueron trasladados de manera violenta.

Los compañeros detenidos fueron Walter Díaz, docente dirigente de ADIUNT, Daniel Leal de la CCC, Jesús Ruiz de Patria Grande y Piter Delgadino de la Martín Fierro, con la excusa de “averiguación de antecedentes”, como las peores épocas de nuestro país. Gracias a la presión unificada de las organizaciones, se logró su liberación a las pocas horas.

Tucumán sitiado

Con una capital sitiada por fuerzas represivas provinciales y nacionales, el pueblo tucumano y los turistas, no pudieron acceder a la Casa Histórica. Se gastaron millones en este aparato montado.

En paralelo a estos atropellos, Jaldo logró en parte su objetivo, mostrar al mundo una puesta en escena, donde el dictador Milei preside un país “ordenado” firmando el “pacto” entregador y anti derechos que impone el FMI y el imperialismo yanqui, del cual fueron parte gobernadores que buscan acomodar sus intereses personales a espaldas de un pueblo que reclama igualdad de derechos.

Hasta el arzobispo de Tucumán Carlos Sanchez en la homilía en la Catedral el 9 de julio dijo: «Tucumán tiene una catástrofe educativa«, en la cara adusta de Jaldo.

Ante la trascendencia que tomó la represión, el gobernador lo negó rotundamente , aduciendo que aplicó “orden social”.

Estuvieron ausentes los dirigentes de la CGT y algunos gobernadores, y como algunos dicen esto no es un Pacto de la Moncloa, porque lo más importante es que los trabajadores y el pueblo resistiremos a su aplicación, luchando en las calles y exigiendo un paro general y plan de lucha para derrotar el plan económico y represivo.

Lita Alberstein

Noticias Relacionadas