lunes, 22 abril 2024 - 12:27

Debates. Sobre la unidad de la izquierda 

Ante la proximidad de las elecciones nacionales, se volvió a instalar el debate sobre cómo y qué unidad de la izquierda hace falta. Si bien compartimos la necesidad de fortalecer a la izquierda para que sea una fuerte alternativa para el conjunto de la clase trabajadora, los sectores populares, las mujeres y la juventud, sí o sí tenemos que partir de reconocer y valorar el avance que en ese sentido significa el Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad como el único reagrupamiento unitario de la izquierda. A su vez, también es necesario reconocer qué es lo que nos falta para hacer más grande y fuerte al frente. Sobre esto vamos a referirnos en este artículo, para aportar al debate y despejar falsos argumentos. 

No se puede hacer política con fake news 

Los compañeros de Izquierda Socialista (IS) salieron con una campaña que se titula: “No a la división del FIT U en las PASO, por una fórmula unitaria Bregman (PTS) y Solano (PO)». 

Para fortalecer la unidad de la izquierda no sirve la propuesta de Izquierda Socialista. Que por un lado lanza las candidaturas de Bregman-Solano sin contemplar a todas las fuerzas, mientras por el otro instala falsamente que corre riesgo la unidad del FITU. Decimos que no sirve porque no es unitaria y además porque no es cierto que esté en riesgo la unidad del frente. 

A meses del cierre de las listas para las elecciones nacionales levantar una fórmula presidencial entre dos partidos, sin un acuerdo de conjunto entre todas las fuerzas del FITU, no va. Hace falta discutir de forma colectiva entre los cuatro partidos cuál es la mejor fórmula, las mejores combinaciones, contemplando la visibilidad del resto de las fuerzas para que aporten desde el perfil de cada una al fortalecimiento del FIT Unidad como alternativa política. 

No nos sorprende esta propuesta, porque la realidad es que IS es la fuerza más débil dentro de nuestro frente: son la cuarta fuerza, el partido con menor desarrollo nacional y sin capacidad para presentar una fórmula propia. Por ello no quieren ser parte de una gran PASO de la izquierda. Quieren ocultar esa realidad, por eso es lógico que recurran a una campaña como la que están desarrollando. 

Es falsa la afirmación de IS de que la existencia de distintas fórmulas divide o pone en riesgo la continuidad y unidad del FIT Unidad. Creemos que no solo todos los partidos del frente pueden proponer sus fórmulas, sino que están, estamos, en todo nuestro derecho de hacerlo, y eso no es dividir. 

Primero, en cuanto a las tres fórmulas presidenciales que se presentaron, en cada uno de los casos se ha dejado bien en claro que se ponen a disposición del FIT Unidad y que hay disposición de acordar un armado común. Segundo, llegado el caso, si eso no se logra, se puede recurrir a las PASO, que son un mecanismo válido para utilizar, y luego ir todo el frente junto a las generales. Como se hizo en las elecciones de 2021, donde no solo luego de las PASO fuimos todos juntos a las generales, sino que hicimos la mejor elección del FIT U. La propuesta de IS no solo no es unitaria, sino que además es falsa. 

Las propuestas parciales que no reflejan la realidad del frente trabajan contra la unidad. Y, por último, el Frente tiene una limitante: no actúa en unidad en los procesos de la lucha de clases y no ha pegado el salto trascendiendo las fronteras electorales. Lamentablemente va a ser difícil que lo haga si sus partidos miembros se preocupan solo por la unidad electoral. Sería muy positivo que Izquierda Socialista haga una propuesta de verdadera actuación unitaria en la lucha de clases. 

Por eso llamamos a los miles de simpatizantes de izquierda a participar del debate, discutiendo las mejores candidaturas, todo ello a favor de la unidad. 

¿Llamado a la unidad real o para la foto? 

Luego de tener durante años una actitud sectaria, autoproclamatoria y hostil contra el FIT Unidad, en las últimas semanas el Nuevo Mas apareció con comunicados de prensa, y declaraciones llamando a la unidad de la izquierda. Lo cierto es que no deja de ser, como ya sucedió otros años, más para la prensa que para concretar esa unidad. 

Solo para hacer un poco de memoria, en 2019 cuando desde el MST logramos que el resto de los partidos (PTS-POUS) se abran, e ingresamos y pusimos en pie el FITU, el Nuevo Mas se negó a ser parte, dividiendo a la izquierda, autoexcluyéndose, para hacer campaña con el solo objetivo de fortalecer a su única figura pública. 

Por más mediático que sea este llamado, como explicaremos más abajo, no es casual que ahora levanten esta política, ya que es evidente que sus actitudes sectarias les está trayendo problemas hacia el interior del partido. 

El año pasado dirigentes, cuadros y militantes, criticando su sectarismo y autoproclamación, rompieron con su partido. En su momento fueron esos compañeros y compañeras que correctamente empezaron a plantear la necesidad de un llamado real a la unidad con el FIT U, criticando la política sectaria que tenían. 

Entonces, si de verdad se quiere la unidad, lo que hace falta es terminar con las maniobras. No se puede creer que por un tuit de su figura política ya se está trabajando por la unidad de la izquierda. Para hacerlo de verdad, de forma coherente, lo primero es reconocer la realidad, y eso es reconocer el avance importantísimo en la unidad con la existencia del FIT Unidad. Espacio político con peso y extensión nacional y más potente que el Nuevo Mas. 

Además, si de verdad quieren trabajar para avanzar en la unidad tienen que proponer una cita con la mesa nacional del FITU, realizar una reunión entre las fuerzas, no de forma declarativa solo para la prensa. 

Si no cambia esto, les va a seguir pasando lo que ya les pasó: van a volver a tropezar con la misma piedra, una y otra vez: aislarse, perder militantes y seguir debilitándose. 

Por más y mejor izquierda 

El desfile de los candidatos patronales muestra que están todos corridos a derecha. Están los que nos endeudaron, quienes gobiernan y nos ajustan de la mano del Fondo o los liberfachos que pregonan la libertad pero para los empresarios y corporaciones. Contra las viejas recetas que ya fracasaron, hoy más que nunca la tarea es fortalecer a la izquierda. 

Por eso insistimos en que tenemos que partir de valorar el avance que significó la conformación del FIT Unidad, por eso lo defendemos. Pero también decir con total sinceridad que no es suficiente. 

El Frente de Izquierda Unidad nuclea a los principales partidos de izquierda del país, sin embargo no alcanza. Necesitamos que el frente evolucione, se revolucione y siga creciendo. Tiene que superar su estadio electoral, tenemos que transformarnos en la alternativa que no solo sea vista y elegida por miles de referentes, profesionales, intelectuales y activistas jóvenes y trabajadores que levantan las causas anticapitalistas, feministas y ambientales a la hora de votar. Sino que sea su lugar para reunirse, debatir y actuar de forma conjunta en cada hecho de la lucha de clases. 

Tenemos que transformarnos en un gran movimiento político, trabajar con la máxima unidad en la diversidad. Levantando nuestro programa, de fondo, anticapitalista y socialista. Hay que terminar con los vicios sectarios por un lado, o con los que pretenden hegemonizar todo. 

Al servicio de esta pelea es que proponemos mi candidatura a presidenta junto a mi compañero Alejandro Bodart a vice. Estos debates, lejos de dividir, si los llevamos adelante, nos dan las condiciones de transformarnos en esa alternativa para las y los trabajadores. Hace falta una nueva cultura de la izquierda, amplia, unitaria y con firmeza programática. Es la única forma de desplazar a los ajustadores y ecocidas para que las mayorías sociales salgamos del fondo.  

Noticias Relacionadas