Cumbre Climática. Alberto Fernández aliado ideal del capitalismo extractivista

Apenas pasaron unas pocas horas del inicio de la COP26 y el gobierno argentino acaba de firmar un acuerdo con un referente del 1% más rico del planeta. Mañana el presidente pedirá diferenciaciones en la emisión de gases de tipo efecto invernadero.

En las últimas horas se dio a conocer el principio de acuerdo firmado por Alberto Fernández con Andrew Forrest, una de las cien personas más ricas del mundo, el cual implicará la puesta en marcha de un mega proyecto de exportación de hidrógeno verde en el sur argentino, y demandará inversiones cercanas a los 8.400 millones de dólares, con la promesa de la generación de 15 mil puestos laborales.

No se trata del primer acuerdo que el filántropo australiano y dueño de Fortescue Future Industries pone en marcha en nuestro país. El magnate es dueño de una de las minas de hierro ubicadas en la provincia de San Juan y además mantiene otras actividades consideradas extractivas y contaminantes con destino a satisfacer las demandas de energía y alimentación de China.

De esta forma, la Cumbre sobre Cambio Climático COP26 demuestra ser lo que es: un encuentro para buscar pintar de color verde a los principales responsables políticos y empresariales del calentamiento global.

Por otra parte, se espera que el presidente argentino exprese en el segundo día de la cumbre el pedido “responsabilidades comunes pero diferenciadas”, reafirmando que la responsabilidad ambiental y climática se encuentra entre las prioridades de su gobierno.

De esta forma, la coalición del Frente de Todos dirá entre líneas que en Argentina la lógica de los hidrocarburos, la megamineria a cielo abierto, el fracking, la agroindustria y la privatización de las principales estructuras energéticas y de alimentación seguirá siendo la columna principal de la matriz productiva y en manos privadas. Una posición que va de la mano de países defensores de la industria fósil, hoy principal generadora de gases de efecto invernadero como Australia, Arabia Saudita, Japón, Brasil, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), entre otros.

Mientras el mundo entero mira por TV los anuncios y espera que los mandatarios mundiales lleven adelante políticas transicionales para evitar mayores complicaciones ambientales por efectos del cambio climático, la realidad vuelve a dejar al descubierto que este tipo de cumbres se encuentran muy lejos de lograr las soluciones que la mayoría del pueblo trabajador espera.

Noticias Relacionadas