viernes, 19 julio 2024 - 08:25

Corrientes. Loan y un entramado feudal provincial conocido

En Argentina al día de hoy hay 100 niños que siguen desaparecidos, 62 casos de adolescentes niñas entre 12 y 15 años, 40 que eran niños pequeños cuando desaparecieron y pasados 10 años aún no han aparecido, si bien hay varios que son secuestros parentales, la trata es uno de los mayores motivos. El caso de Loan pone sobre el tapete las complicidades políticas y judiciales en este flagelo. Sea este el motivo de su desaparición o no, debe aparecer.

Loan Peña, 9 días desaparecido

Loan tiene 5 años, y lleva 9 días desaparecido. Idas y venidas en una investigación que tuvo irregularidades.  En un primer momento no había ni rastros del niño. Pero con nuevas declaraciones y algunos indicios aparecen implicaciones de la política y la policía del lugar. Ahora la investigación apunta a una posible desaparición por trata, y crece la posibilidad que Loan ya este fuera del país.

La trata es el segundo delito de escala internacional e imposible de realizar sin complicidad política, policial y judicial. La alerta Sofía que existe en nuestro país ha sido un paso importante para actuar con rapidez, pero es necesario desmantelar formatos feudales provinciales si de verdad queremos atacar la trata en Argentina.

Los feudos provinciales y su impunidad

El feudalismo se basó en un formato intrincado de jerarquías de señores superpuestos que otorgaban privilegios, negocios y cotos exclusivos de mayor a menor basándose en esas relaciones interpersonales. Uno podría decir que en el marco del sistema capitalista no existirían formato de ese tipo; pero en el mundo existen vínculos políticos y relaciones comerciales que reproducen la explotación capitalista a través de formatos feudales.

En el interior de nuestro país, al día de hoy existen “feudos” que a veces están en manos de un gobernador, apellido o familia y otras veces en manos de un poder con una larga dinastía de nombres que han perpetrado la continuidad de esos vínculos.  Gobernadores que conceden favores, privilegios y negocios a sus amigos y allegados con los que mantiene un trato muy particular.  Le deben rendir vasallaje absoluto.

Casos como los de María Soledad Morales en Catamarca, Marita Verón o Paulina Lebbos en Tucumán, el caso de Cecilia en Chaco fueron a lo largo de los años mostrando que además de negocios, estos feudos otorgan impunidad. Un silencio o la complicidad frente a los casos de violación, abuso o femicidio cometidos por los hijos del poder, como así también silencio absoluto frente al flagelo de la trata.

Estos feudos que llevan décadas gobernando provincias, administrando los privilegios y garantizando impunidad, se perpetúan con elecciones poco libres o sistema de lemas para garantizar que su poder sea intacto.

Alperovich, sentenciado a 16 años de prisión por violación y abuso a su sobrina es uno de esos ejemplares que impune en su poder y comportándose como gran señor feudal creyó que podía hacer uso del derecho de pernada también.  Mostrando el carácter profundamente patriarcal de estos feudos. Por suerte una de sus víctimas se animó a denunciar enfrentando un entramado familiar también feudal y patriarcal.

En Corrientes el frente oficialista Encuentro por Corrientes ECO+Cambiemos logró retener políticamente la provincia del litoral. Gustavo Adolfo Valdés, en 2023. Provincia que desde el 2000 es gobernada por radicales y sus coaliciones.

Los feudos provinciales son de todos los colores políticos repitiendo los mismos formatos sean peronistas o radicales de origen luego buscan quedarse en el poder con cualquier coalición para garantizarse ese poder.

Gobernadores o dinastías familiares que llevan más de 20 años en el poder. 20 años de garantizarse la continuidad de sus privilegios. Y garantizando a sus allegados los favores del poder que incluyen la cuota de impunidad necesaria para darle continuidad a sus negocios o hobbys.

La trata en nuestro país solo se garantiza por la complicidad de la política, la policía y la justicia. No es posible que sin esa complicidad niñes y mujeres sean sacadas del país sin ningún tipo de rastro. Desarmar estos formatos feudales es empezar a desarmar las complicidades de décadas entre los actores necesarios para dar continuidad a la impunidad.

En la era Milei

Milei asumió su gobierno con la propaganda de venir a terminar con la casta. Hoy después de seis meses de su gobierno la casta esta mas feliz y mas cuidada que nunca.

En principio la casta goza de buena salud y sigue haciendo negocios. Pero además en sintonía con perpetuar los formatos feudales del interior, Milei nada opina de esos problemas en las provincias.

Ya cuando fue el misionerazo, Milei hizo de cuenta que estaba ocurriendo en otro país, siguió con sus viajes y se garantizó que Bullrich mandara lo necesario para controlar a la población de Misiones que en unidad logro imponerse y denunciar al gobierno de Rovira, otra coalición radical- peronista con 24 años en el poder.

Ahora con el caso Loan, Milei tampoco dice nada. Opina sobre España, su presidente, o otras cuestiones, pero no se muestra preocupado ni siquiera en un poco sabiendo que un niño de 5 años es buscado con desesperación por su familia.  No asombra en si esa actitud despectiva frente a las necesidades humanas, frente al hambre, frente a la pobreza, frente a la preocupación del pueblo. Mas bien está preocupado por recibir diplomas de buena conducta del exterior.

Un mandatario que no gobierna sobre los problemas que tienen los argentinos, más bien no le interesan o los profundiza. Y sigue de gira.

Lo cierto es que Milei tiene responsabilidad directa en varias de las cuestiones que están ocurriendo. El recorte de fondos a provincias, la suspensión de pagos y en especial el retiro de los puestos en frontera son decisiones directas de este gobierno que han provocado en el interior de nuestro país un verdadero desastre.  El retiro de todos los puestos de frontera y delegar la responsabilidad de cuidado de nuestros pasos de frontera a la policía local evidencia además el desconocimiento absoluto de la realidad en esos lugares.

Como quien tira una bomba de humo y se va, Milei actúa como desconociendo la responsabilidad que estas decisiones traen a la política regional.  Esas cuestiones en el marco de gobiernos provinciales tan cuestionados son verdaderamente una olla a presión que puede ir haciendo ebulliciones constantes hasta que explote.

¡Loan debe aparecer!  Sea cual fuera el motivo de su desaparición. Y más allá de los detenidos y la separación de la funcionaria de 9 de Julio, y el comisario; es necesario investigar a fondo las complicidades en este entramado político, judicial y policial tan propicio para la impunidad. Ningún niño puede desaparecer sin compacidades. Y en ese sentido, responsables son todos también el gobierno provincial y nacional.  

Noticias Relacionadas