sábado, 1 octubre 2022 - 01:15

Córdoba. Un paro histórico de las y los trabajadores de la salud

“Somos la gran mayoría”, decía la consigna con la que la Multisectorial de Salud de Córdoba (Integrada por UTS, MAC, ATE, y más de una decena de asociaciones, gremios y colegios profesionales del sector) habían lanzado un plan de lucha que el pasado 4 de noviembre tuvo un primer momento con una jornada de protesta y asambleas en toda la provincia y hoy, 10 de noviembre, continuó con el paro de 24hs, una masiva y amplia adhesión y una caravana de autos por las calles de la capital hasta la Casa de Gobierno.

La consigna fue la respuesta de las y los trabajadores a las palabras del ministro de Salud Cardozo, quien de forma provocadora afirmó que quienes protestaban eran “una minoría”.

La gran adhesión al paro se vio reflejada en los centros de salud.

El gobierno se había apresurado a cerrar la negociación de salario estatal con las conducciones burocráticas del SEP (Sindicato de Empleados Públicos) y UEPC (Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba) con un 9% entre octubre y enero de 2021, totalizando alrededor del 26% anual. Bastante por debajo de las expectativas inflacionarias, sin contar el atraso que ya tenían los salarios de los empleados provinciales. La Multisectorial expresó su rechazo a este acuerdo y reclamó que el gobierno se siente a discutir los reclamos del personal de salud con las organizaciones verdaderamente representativas de los trabajadores de los hospitales y una paritaria específica de salud.

A pesar del ninguneo y los aprietes, finalmente el gobierno debió reconocer su representatividad y convocó a la Multisectorial a una reunión el sábado 1 de noviembre. Allí el viceministro de Salud, Pablo Carvajal y el secretario de Coordinación, Alejandro Gauto, ofrecieron una suma fija de entre $ 2.500 a $ 12.000 para las diferentes categorías. Al ser de manera informal y no remunerativa, las mismas no repercuten en el aguinaldo ni en los haberes de las y los jubilados, y se otorgaría de forma temporal, solo hasta marzo de 2021. La respuesta fue el rechazo de esta oferta muy insuficiente y la ratificación del plan de lucha.

Una jornada histórica

En las primeras horas de la mañana de hoy, Gastón Vacchiani, secretario general de UTS, después de un primer relevamiento afirmaba: El contundente paro en toda la provincia prueba que cada día somos más quienes rechazamos la mala gestión y el maltrato al personal. Sigue intentando negar la realidad, en vez de asumir los problemas y escuchar las necesidades y reclamos del personal de salud. Si no está a la altura de las circunstancias, debería dar un paso al costado. Por el bien no sólo de los trabajadores de salud, sino de todos los cordobeses”.

Por la tarde una impresionante caravana partió desde la plaza Jerónimo del Barco en barrio Alto Alberdi de la capital provincial, reflejando la masiva adhesión a la lucha; y en consonancia con los actos y abrazos que se realizaron en el interior provincial en Río Cuarto, Villa María, Cruz del Eje, Santa Rosa de Calamuchita y Alta Gracia. Hay coincidencia entre los organizadores y los medios de comunicación de estar ante una jornada histórica de lucha de los trabajadores de la salud provincial.

Al llegar al Panal, sede del gobierno provincial, se leyó un documento consensuado por la Multisectorial donde se señala que: “La nueva situación sanitaria puso en jaque a los sistemas de salud de todo el mundo. En el país en general y en nuestra provincia en particular, hizo evidente lo que venimos denunciando hace tiempo quienes conformamos el equipo de salud: el abandono del sistema sanitario es una política de Estado, aplicada por todos los gobiernos -sin importar el signo político-. Se ha abandonado a la población a su suerte y junto con ella a sus trabajadores.

Esta política de vaciamiento de lo público ha tenido su contracara en un desarrollo y robustecimiento récord del sector más concentrado de la medicina privada. No hace falta aclarar que, en este proceso, la variable de ajuste predilecta de los gobiernos y del monopolio de la medicina privada hemos sido las y los trabajadores del equipo de salud, tanto profesionales, como no profesionales”.

El apoyo popular

La caravana de las/los trabajadores de salud contó con apoyo y solidaridad social.

Un paro contundente y la inmensa caravana de decenas de cuadras evidenció que las y los trabajadores de la salud provincial no solo están unidos y dispuestos a luchar, sino que además tienen el apoyo de la gran mayoría de la población que dio muestras enormes de apoyo y solidaridad por todos los medios: redes sociales, mensajes, aplausos al paso de la caravana, etc.

Como contracara de la negligencia e irresponsabilidad del gobierno provincial, para miles está quedando claro que entre la población y la pandemia se levantó una verdadera muralla humana: las y los miles de trabajadoras y trabajadores de la salud, que actuaron dando lo mejor de sí mismos, pese a la falta de cuidados y elementos de protección por parte de las autoridades del gobierno y las patronales privadas. Lo hicieron a pesar del maltrato, la precarización laboral y los bajos salarios.

Cómo seguirla

En el acto de cierre, Gastón Vacciani en nombre de la UTS reflejó la alegría de haber realizado esta enorme y unitaria caravana y protagonizado un paro histórico de la salud cordobesa.

Señalando lo crítico de la situación sanitaria, la responsabilidad del gobierno y el enorme y desigual esfuerzo de las y los trabajadores de salud, dio una clara propuesta de salida afirmando que “la única solución posible va a venir de nosotros mismos, de fortalecer nuestros reclamos con acciones masivas y contundentes como la de hoy. Tenemos que mantener esta unidad lograda y seguir fortaleciéndola para enfrentar los aprietes, el maltrato y el hostigamiento permanente, que hasta el momento han sido la única respuesta del gobierno a nuestros reclamos”.

El médico y dirigente sindical remató con la firme exigencia que la jornada de hoy ha puesto a la orden del día: “Luego de siete meses de padecimientos y políticas absolutamente erradas y autoritarias, es momento de exigir que se vaya, ¡Cardozo tiene que renunciar!” Concluyó Vacchiani.

Los principales reclamos

  • Recomposición salarial urgente, sin sumas en negro o no remunerativas. Por un básico inicial de $ 50.000. Regulación y aumento de honorarios por parte de Apross.
  • Basta de precarización laboral mediante contratos, monotributos, becas o pagos por cooperadora. Pase a planta de todas y todos los precarizados y residentes y estabilidad laboral.
  • Reincorporación de las y los trabajadores de salud despedidos: basta de despidos compulsivos, traslados, amenazas y aprietes.
  • Aumento de personal atendiendo a la especificidad de las tareas. Incorporación de personal con plenos derechos y salarios acordes a la tarea.
  • Provisión continua de EPP en cantidad y calidad suficiente. Protocolos elaborados con participación y control del personal para cuidarnos efectivamente.
  • Paritarias para el sector salud que posibiliten discutir de manera específica nuestra problemática.

Noticias Relacionadas