lunes, 5 diciembre 2022 - 21:01

Córdoba. Siguen la rebelión de trabajadores de la salud

Ayer miércoles desde las 10 horas el equipo de salud de la provincia de Córdoba salió a las calles nuevamente para reclamar por salarios y condiciones dignas de trabajo.

Después de las renuncias de médicos en el Hospital San Antonio de Padua de Río Cuarto y múltiples asambleas y movilizaciones, las y los trabajadores de la salud de toda la provincia siguen organizados, desconociendo el arreglo entre el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y el gobierno de Córdoba. El día de hoy la convocatoria al Polo Sanitario continuó con una masiva marcha hasta el Patio Olmos donde hablaron los representantes de distintas asambleas.

Los ejes del reclamo son un 200% de aumento al básico, un bono en diciembre de 150 mil pesos, pase a planta permanente de los contratados, monotributistas, becarios y todos los trabajadores precarizados de la provincia entre otros.

Este jueves se espera una reunión entre autoridades provinciales y una comisión inter hospitalaria integrada por 7 delegados elegidos en asamblea en los hospitales. En diálogo con la enfermera delegada del Hospital Córdoba, resaltó el plan de lucha que vienen sosteniendo desde hace dos semanas: “Hoy fue un día histórico, una jornada de lucha donde los 39 hospitales de la provincia más los CAPS, los EATS, el colectivo de residentes, todo el equipo de salud nos unimos para esta movilización, fuimos el doble, el triple que la movilización anterior para demostrarle al gobierno que no somos un puñado de gente anárquica como nos dicen ellos, somos todo el equipo de salud. Tenemos 17 hospitales de la provincia con paro total, el resto de hospitales sigue en estado de asamblea. Estamos 39 hospitales de la provincia en lucha y todos unidos por este reclamo”.

Voces del conflicto

Trabajadoras Hospital de Niños:Nosotros necesitamos un salario más adecuado a la situación que se está viviendo en todo el país. El 28% en 4 cuotas, son cuotas mínimas, no llega ni al 10% en cada cuota, entonces ya llegamos a una situación límite en que la inflación le gana a ese aumento. Todos los días va aumentando y pedimos 200% de aumento.

Los jubilados cobran el 62% del básico. Una mujer que trabajó 40 años cobra 50 mil pesos. No es que no hay plata para hacer una recomposición salarial, si hay plata porque hay plata para muchas cosas, por ejemplo para obras públicas, entonces que destinen plata para los empleados públicos de salud.

Antes de la pandemia trabajamos sin insumos, nos arreglamos con lo que tenemos y nunca dejamos de trabajar. Nosotras somos de la parte de laboratorio. No tenemos un tubo, sacamos de otra cosa, hacemos todo como siempre, sin insumos, sin cosas y no dejamos de trabajar jamás. Antes de la pandemia, durante la pandemia y después. El reclamo va más allá de que fuimos esenciales y hoy en día no nos toman en cuenta. Ya hace un montón de años venimos con la misma lucha y queremos que nos escuchen.

El sindicato de empleados públicos no nos representa. No representa el sector de salud porque ellos no saben cómo se vive dentro de un hospital, las cosas que faltan, no saben nada, por eso no nos representan. Los arreglos que hacen no nos alcanzan.

Además de un alto nivel de autoconvocatoria en cada hospital, en este conflicto es central también la participación de sindicatos combativos como la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS)

“Hace ya casi una semana de la histórica marcha del equipo de salud y seguimos sin respuesta positiva por parte del gobierno. Ante esta situación, las asambleas de los hospitales decidieron continuar con el paro y la protesta”, plantea un comunicado del gremio.

El equipo de salud sigue en estado de alerta y movilización. Y este jueves se esperan nuevas acciones previo a la reunión con el gobierno.

Camila Altamiranda

Noticias Relacionadas