Córdoba. Gran adhesión al paro del personal de salud

Con cese de actividades, asambleas y cortes de calle en las sedes de varios hospitales, se realizó hoy un paro para visibilizar la situación que atraviesa el personal de salud en nuestra provincia.

En las puertas de una segunda ola de Covid-19 en nuestro país, el gobierno de Córdoba continúa con las prácticas precarizantes a las que tiene acostumbrado al personal realmente esencial. En lugar de fortalecer el sistema de salud contratando más trabajadores, pasando a planta a quienes están precarizados y aumentando los salarios, definió atacar a la salud pública despidiendo a contratados con entre 7 y 10 años de antigüedad y legajos intachables.

A raíz de estos últimos hechos, creció la bronca en los lugares de trabajo, se realizaron asambleas, actos y conferencias de prensa durante la semana para fortalecer el paro llamado por UTS, ATE y organizaciones que conforman la Multisectorial de Salud  para el día de hoy.

Los despidos son parte de la política persecutoria y precarizante del gobierno. Así lo expresaba Pablo Guzmán, médico cardiólogo del Hospital Córdoba desde el 2011, despedido el pasado 31: “Hace más de un año que tengo problemas laborales, desde que estaba en la guardia de casos febriles, es decir pacientes sospechosos de Covid, porque no nos querían proporcionar un ambo descartable. El mismo día que realizo el reclamo por el ambo, recibo una notificación de un traslado a un dispensario; siendo que soy el único del hospital que está capacitado para realizar resonancias y tomografías cardiovasculares. Claramente desde ahí estoy expuesto a una situación de persecución laboral por reclamar instrumentos básicos de protección”.

Hoy se concretó la medida de un paro activo con asistencia a los lugares de trabajo que contó con una gran adhesión. Se realizaron cortes de media calzada frente al Hospital Neuropsiquiátrico por la mañana, el Hospital Córdoba y el Polo Sanitario cerca del mediodía.

Los reclamos, además de la reincorporación del personal despedido, incluyen la recomposición salarial con aumento al básico y el cese de la precarización que vienen denunciando desde antes del comienzo de la pandemia.

Desde el Hospital Córdoba, Gastón Vacchiani, secretario general de UTS, afirmaba lo siguiente: “A las exigencias de los trabajadores de la salud el ministro Cardoso responde con destrato y despidos. Por eso llamamos al paro, porque queremos a todos los compañeros reincorporados y no vamos a dejar de luchar hasta que eso pase. Pero no solo queremos discutir esto, sino también nuestro atraso salarial. No puede ser que los trabajadores de la salud no lleguemos a la canasta básica y estemos precarizados”.

Uno de los sectores más golpeados por las políticas precarizadoras son los residentes, quienes también participaron de las asambleas para sumar sus reclamos: “Estamos acá para exigir salario digno. Hace poco nos dieron un bono y con eso aplacamos un poco la necesidad de comer, sin embargo, eso no alcanza para cubrir nuestras necesidades básicas. No tenemos aportes jubilatorios, no tenemos antigüedad, no tenemos derecho a la protesta, a hacer un paro sin ser despedidos. Vemos una situación catastrófica de la salud en la provincia frente a una pandemia que en este momento está en su peor brote”, expresó Helena Facchin del Colectivo de Residentes. 

Mención aparte merecen los y las trabajadoras monotributistas con quienes pudimos hablar, pero por cuestiones de seguridad nos pidieron no demos a conocer sus nombres. A las mismas no se les reconoce la relación de dependencia hace más de dos y hasta tres años, a pesar de que la ley exige concursos cada seis meses. No poseen aportes jubilatorios, no entran dentro de la discusión paritaria ni pueden discutir sobre su salario, no tienen ninguno de los derechos de los trabajadores formalizados: “En el marco de estas luchas nos venimos a sumar para decir basta de precarización laboral, por esto salimos a las calles”.

Por su parte, la legisladora del MST en el FIT Unidad, Luciana Echevarría, se sumó a las acciones en el Hospital Córdoba para apoyar a los trabajadores y repudiar los despidos. En el día de ayer repudió el accionar del gobierno provincial desde la Legislatura: “Hay un mecanismo precarizador ampliamente instalado en el ámbito estatal y que en salud se realiza sistemáticamente, que es violar la Ley 7625 y contratar a término trabajadores que realizan tareas de planta. Hace por lo menos 15 años que no se realizan concursos en la provincia, los dos últimos pases a planta fueron a través de leyes especiales, es decir que el gobierno que hace 20 años está en el poder, actúa en la absoluta ilegalidad, porque están obligados a concursar anualmente y eso evidentemente no sucede”.

Dadas las condiciones sanitarias actuales, es imprescindible declarar como recurso humano crítico al personal y unificar al sistema de salud, así como liberar las patentes de las vacunas. El hecho de que se fabriquen en nuestro país una gran cantidad de estas para exportación, teniendo en cuenta que en nuestro país llevamos un proceso de vacunación muy lento, es una demostración de la desidia gubernamental y de las grandes corporaciones. Sin embargo estas medidas están muy por fuera del plan de Schiaretti y Fernández, quienes al entrar en época de campaña electoral, tienen que contentar al sector empresarial que los apoya.

Con todo, la lucha por defender la salud pública continúa: la próxima semana se realizarán nuevas asambleas por lugar de trabajo y el jueves 15 se realizará una acción centralizada para exigir la reincorporación de los 104 despedidos, aumento de salario y el fin de la precarización laboral.

Lina Ávila y Nacho Márquez

Noticias Relacionadas