Córdoba. Con la EPEC de Schiaretti somos rehenes de los cortes de luz

Crecen los reclamos de las y los usuarios de la provincia de Córdoba ante los cotidianos cortes de energía. Al momento de escribir esta nota hay cortes en Barrio Patricios, Marqués de Sobremonte, General Paz, Barrio Jardín y Villa María de manera sostenida, en Barrio Alberdi, Alto Alberdi y Alta Córdoba atraviesan entre tres y cuatro cortes por día y una sostenida baja tensión.

Durante la ola de calor extremo que estamos atravesando, el servicio de energía eléctrica se vuelve esencial y en muchas casas significa también el acceso al agua a través de bombas eléctricas.

Desinversión y ajuste

Las temperaturas extremas generan un aumento de la demanda que hace tres días consecutivos es récord en Córdoba. Sin embargo, este nivel de demanda es completamente previsible en la temporada de verano y los cortes de energía dejan en evidencia la falta de inversión y planificación por parte de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) que funciona desde hace décadas como caja chica de los gobiernos provinciales de turno. Se desvía lo recaudado hacia un agujero negro del que poco se conoce; pero si sabemos algo: no fue invertido en obras estructurales que respondan a brindar un servicio de calidad que responda a las necesidades sociales.

Resulta una constante que el crecimiento edilicio avalado e impulsado por el gobierno provincial y municipal no sea acompañado con la puesta en marcha de obras acordes. Acentuando así la voluntad política de garantizar una mayor recaudación, sin importar la calidad de los servicios que se brindan. Es el mismo Estado que decide exponernos a temperaturas extremas siendo cómplice y garante de los masivos incendios y el desmonte para beneficio de los especuladores de siempre.

A esto se suma un contexto de pandemia que pone al desnudo el desinterés de los gobiernos en invertir el dinero de las y los cordobeses en el escenario público, privilegiando la privatización y tercerización de los servicios, siempre favoreciendo a los que más tienen.

EPEC, por y para los trabajadores

Así estamos las y los ciudadanos y trabajadores; rehenes del gobierno y los secuaces del directorio que se ordenan por números que le generen un excedente para sus necesidades.

Si sumamos el proceso inflacionario sin concordancia con los salarios, esta situación es aún más perversa. Las y los vecinos y comerciantes nos vemos expuestos a que se quemen o dañen nuestros electrodomésticos, la pérdida de la cadena de frío en alimentos perecederos y horas de trabajo en modalidad on line, agravado en los edificios donde no funcionan ascensores ni bombas de agua y muy grave para los pacientes domiciliarios electrodependientes.

Corte de Av. Colón en el barrio de Alberdi

Por eso es hora que el gobierno y los funcionarios de EPEC dejen de dar excusas y depositar en los usuarios la culpa del consumo elevado o la irresponsabilidad, la energía eléctrica es un servicio esencial, un derecho básico por el cual pagamos altos valores.

Desde el MST en el FIT Unidad proponemos que se declare la emergencia energética, ante la situación crítica que se vive en la provincia y el país. El Estado debe hacerse cargo de la falta de inversión, restituyendo inmediatamente la energía con generadores a su cargo, así como de las pérdidas sufridas por usuarios y comerciantes a consecuencia de los cortes de luz, con resarcimiento económico por electrodomésticos y alimentos perdidos. Exigimos que se hagan públicos los libros contables, con control social de las y los trabajadores y usuarios, para que podamos decidir  de una vez por todas que se invierta en las obras estructurales que hacen falta, para poder garantizar que continúe siendo estatal y con condiciones dignas para las y los trabajadores que hoy enfrentan la privatización de la Central de Deán Funes, mientras son amenazados por la terciarización y la precarización.

Fabiana Campitelli

Noticias Relacionadas