lunes, 5 diciembre 2022 - 22:11

Consejo del Salario y la miseria. El salario mínimo recién llegará a $69500 en marzo

El Consejo del Salario, integrado por el Ministerio de Trabajo en representación del gobierno, burócratas sindicales de la CGT y la CTA y las cámaras empresariales, se reunió ayer por la tarde para acordar la nueva suba del salario mínimo, vital y móvil (SMVM). Lo pactado fue una suba del 20% en cuatro cuotas y la última recién a pagarse en marzo, recién entonces el SMVM alcanzará el monto de $ 69.500. Otra vez políticas que perpetúan la pobreza, ya que la canasta básica en octubre, según el INDEC, fue de $ 139.738.

No era mentira que Kelly Olmos, una de las presentes en la reunión, se iba a tomar un mes sabático para disfrutar el mundial. La ministra, junto con las cúpulas de las centrales sindicales que desde hace 5 años permiten que los salarios vengan perdiendo poder adquisitivo, acordaron con los empresarios estos números cuando por la mañana se había visto una movilización de los sectores más afectados: la Unidad Piquetera. Vale recordar que el SMVM impacta en programas como el Potenciar Trabajo, la AUH, jubilaciones y trabajadores no registrados.

Con esta medida, lo acordado por el gobierno es la legalización de la miseria. Ahora el SMVM solo equivaldrá en marzo de 2023 al 39% del valor de la canasta básica de un mes atrás, índice que mide la pobreza en el país. Otra vez las directivas del Fondo se hacen notar en un gobierno que está ajustando, mientras se asoma una tormenta de la deuda en pesos que también tendría impactos negativos hacia los ingresos de los trabajadores y mayorías populares.

Luego del acuerdo firmado en presencia del presidente Alberto Fernández; el ministro de Economía, Sergio Massa; y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, la responsable de la cartera de Trabajo declaró: “Reconocemos que la alta inflación va en contra de los salarios y por eso es tan importante que los trabajadores organizados y los empresarios hayamos podido acordar”. También agregó: “Apostamos y nos comprometemos con que tenga éxito la política del gobierno y que la inflación se reduzca para recuperar capacidad adquisitiva”. Una tomada de pelo que no se soporta como el ritmo de los aumentos de precios luego de un acuerdo que tendrá 4 cuotas de diciembre a marzo y provocará que distintos ingresos sigan por detrás de la inercia inflacionaria.

Mientras el plan Precios Justos ya tiene como destino el fracaso, la dirigencia sindical de la CGTA y las CTA que ayer estuvieron personificadas por Héctor Daer, Hugo Yasky y Hugo “Cachorro” Godoy, siguen manteniendo el apoyo a este gobierno y la paz en la calle. La máxima expresión de disconformidad es decir que no están de acuerdo con el aumento como lo hizo el último mencionado, pero no son capaces de llamar a un paro ni organizar a un plan de lucha contra este ajuste permanente. Más bien funcionan como chaleco de fuerza de los trabajadores que no paran de perder.

Luis Campos, coordinador del Observatorio del Derecho Social de CTA Autónoma, mostró en un par de tuits lo que significa el nuevo aumento acordado. Demostró que en marzo de 2023 el SMVM estará, en términos reales, un 15,9% por debajo de lo que valía en diciembre de 2019. Un SMVM que, entre 2015 y 2022 ya acumula una caída de 36,6%.

Unir las luchas en curso, tanto de los trabajadores ocupados como de los desocupados será necesario para poner un freno a esta avanzada sobre los ingresos de las mayorías. Es necesario trabajar en establecer una coordinación de los sectores en lucha, como lo proponemos del MST en el FIT-Unidad, para también establecer ingresos que no se encuentren por debajo de la línea de la pobreza. El camino a seguir ha quedado demostrado por algunas luchas como la del SUTNA, residentes y enfermería. Solo en la calle y organizados se podrán vencer los planes fondomonetaristas del gobierno del Frente de Todos.

Noticias Relacionadas