CoinX. Milei y la libertad de estafar

Hace un tiempo los medios reflejaron una importante estafa piramidal, que popularizó el nombre de Generación Zoe y el responsable de su existencia, Leonardo Cositorto, quien terminó detenido. La noticia del día comparte mucho con esa historia, pero con un condimento especial: la presencia del diputado Javier Milei. Horas posteriores a esta nota la empresa de criptomonedas, CoinX, cerró de manera abrupta sus oficinas y dejó de pagarle a sus clientes. ¿Dónde entra Milei en esta nueva estafa? Fue quien se encargó de publicitar a la misma, diciendo en un posteo en su cuenta de Instagram: “Están revolucionando la manera de inversión para ayudar a escapar de la inflación”. Una semana negra para quien se termina desnudando sólo: no le alcanza con conformar su espacio con hijos de ex genocidas (trabaja con el hijo de Antonio Bussi) y personajes de la casta política, como los parientes de Menem, sino que ahora se despacha con la venta de órganos y la publicidad a una empresa que realizó una estafa piramidal. Un liberfacho en lo político que, como era de esperar, también es un promotor de estafas en lo económico. 

Como remarca Sebastián Davidovsky en un artículo de Radio Con Vos, los que cayeron en esta maniobra fraudulenta auspiciada por Milei, eran engañamos con una promesa donde se les prometía: “un 8% de ganancia mensual en dólares sin aclarar cómo es que se podía llegar a ese número”. Toda una maniobra para atraer inversores en dólares buscando explotar, como relatan algunos estafados, la figura del diputado de Libertad Avanza, un supuesto experto en finanzas y economía.  

Milei, en su cuenta de Instagram, publicitando la empresa CoinX

Para describir un poco el funcionamiento del método de CoinX, podemos decir que lo que hacía la empresa era ofrecer ganancias extraordinarias, para atraer nuevos “inversores” y, con los depósitos de estos mismos, ir pagando las ganancias de aquellos que ya se encontraban en este esquema de estafa piramidal. Claro que, el fin de este mecanismo, se encuentra cuando no ocurren más ingresos de inversores, algo que, con el quiebre de las criptomonedas en estas últimas semanas, ocurrió. Acto seguido, con la implosión de esta pirámide, como en el caso de Generación Zoe, los beneficiarios son sus dueños que dejan de pagar y, aquellos que ingresaron con alguna esperanza quedan sin ninguna ganancia.

CoinX estaba tan floja de papeles que ni siquiera contaba con el respaldo de la Comisión Nacional de Valores, quien le solicitó el “cese inmediato en todo el territorio de la República Argentina de toda invitación a personas en general o a sectores o grupos determinados a invertir en valores negociables a través del sitio web https://www.coinxworld.com/ o de cualquier otra página de internet o medio de difusión, por no contar con la debida autorización para ello”.

Milei siendo recibido por los estafadores de CoinX

Esta historia que parece novedosa, más que nada por la presencia de las tan popularizadas criptomenedas, no es más que una réplica de estafas que suceden en todo el mundo. No confíes en nadie: Tras la pista del rey de las criptomonedas, documental que se encuentra en la plataforma de la N roja, relata una historia casi calcada sucedida entre 2018 y 2019 con la empresa canadiense QuadrigaCX.

De todas maneras, lo central de este caso radica en el rol de Milei. Alguien que, así como lo ha hecho durante toda su existencia la casta política que él denuncia, permitió que una empresa realice sus negociados a costa de la gente. Aprovechado su mediatización, el diputado vendió su publicidad a un negocio espurio por donde se lo mire, que seguramente fue retribuido con dinero de los estafados. Quien dice no vivir con el dinero de los demás, tropieza una vez más con sus argumentos insostenibles y que, en última instancia, reflejan en toda su expresión lo más decadente del sistema que defiende: el capitalismo.

Noticias Relacionadas