lunes, 22 julio 2024 - 04:42

Clara Zetkin. Vida de una feminista y socialista

Clara Zetkin, nació en 5 de julio de 1857, y falleció el 20 de junio de 1933, fue periodista, maestra, política y militante, y una de las grandes precursoras en la organización de las mujeres trabajadoras y socialistas. Una mujer con una vida de lucha e interesada en la construcción de partido y la internacional, una vida muy importante para resaltar en estos tiempos donde la tarea de construir partido revolucionario es esencial.

¿Quién fue Clara Zetkin?

Esta militante feminista, militó desde temprana edad en el Partido Socialista Obrero de Alemania, con posterioridad denominado partido Socialdemócrata Alemán, se exilió en Paris en épocas de las leyes antisocialistas de Bismarck donde se formó y vinculó con dirigentes obreros marxistas.

Luego de esa experiencia jugo un importante papel y fue fundadora de la Segunda Internacional en oposición a la dirección socialdemócrata que apoyó la Primera Guerra Mundial, e impulsó la formación de la Liga Espartaco y el Partido Comunista Alemán. Sin dudas su figura fue fundamental en la historia del socialismo y del movimiento de mujeres. Fallece el 20 de junio de 1933 en Moscú a los 76 años.

Su posición en el Congreso Fundacional de la Segunda Internacional en 1889 fue critica del sufragismo, que sólo bregaba por la conquista de derechos civiles y políticos de las mujeres, sin avanzar en la “emancipación del trabajo respecto del capital”, también hizo una crítica al movimiento socialdemócrata en cuanto a la necesidad de la participación femenina.

Su necesaria militancia feminista

Sin separar su lucha contra el capitalismo, levanto bien alto las banderas contra el patriarcado, y a partir de estas posiciones fue la gran organizadora de las mujeres revolucionarias, lo que la llevó de regreso a Alemania a ser parte integrante de la izquierda del partido socialdemócrata alemán (SPD) junto a Rosa de Luxemburgo, de quien era gran admiradora y amiga. Si bien no tenían las mismas prioridades para la construcción de partido, ambas lucharon por la participación orgánica de las mujeres en el partido formando la sección femenina del SPD encabeza por Clara. Desde esa posición impulsó las Conferencias Internacionales de Mujeres Socialistas celebrándose la primera en 1907, estableciendo un contacto entre mujeres socialistas de diferentes países y fortaleciendo la lucha del movimiento de mujeres. Allí tuvo una posición de defensa del sufragio femenino junto a Alejandra Kollontai, en virtud de los debates y en oposición a las mujeres reformistas.

“Para nosotros, socialistas, el derecho al voto no puede ser el objetivo final, a diferencia de las mujeres burguesas, pero consideramos que la conquista de este derecho como una etapa bastante importante en el camino que lleva hasta nuestro objetivo final”

Zetkin, 1907

En la Segunda Conferencia en 1910, es Clara Zetkin quien propone declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, en homenaje a las trabajadoras textiles que habían dado su vida pelando en Nueva York, poniendo en agenda también en esa instancia los derechos laborales y a la educación de las mujeres, como así también contra la guerra.

“El reconocimiento del derecho de voto a las mujeres, es la premisa necesaria para la consciente participación de las proletarias en la lucha de clase proletaria”

Zetkin,1907

Esta posición contra la dirección de la socialdemocracia que apoyaba la guerra imperialista, y por sus principios internacionalistas la llevó junto a Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht a formar la Liga Espartaco y a llamar a la Conferencia Internacional de Mujeres contra la Guerra de la que con gran apoyo participaron 25 de delegadas. 

Su relación con Lenin y Trotsky

La posición revolucionaria de Clara Zetnik en contraposición al reformismo socialdemócrata, la unen a Lenin y Trosky, como también a Rosa Luxemburgo con quien fue participante activa de la Revolución Alemana en 1918, tras el impulso de la revolución rusa del año anterior.

La creación de la Tercera Internacional dirigida por Lenin que se propuso romper con el reformismo que traicionó a la clase trabajadora y el internacionalismo, también la tuvo como protagonista.  Allí, lideró la internacional de Mujeres Comunistas y en la tesis para la “Propaganda comunista entre las trabajadoras” que fue aprobada por el III congreso Internacional Comunista de 1921, expresaba: “Los intereses de la clase obrera exigen, particularmente en el momento actual, el ingreso de las mujeres en las filas organizadas del proletariado que lucha por el comunismo. Lo exigen en la medida en que la ruina económica mundial se hace cada vez más intensa e intolerable para toda la población pobre de las ciudades y del campo y la revolución social se impone inevitablemente a la obrera de los países burgueses capitalistas, mientras que al pueblo trabajador de la Rusia Soviética le urge iniciar la reconstrucción de la economía nacional sobre nuevas bases comunistas. Esas dos tareas serán realizadas con mayor facilidad si las mujeres participan en forma más activa, consciente y voluntaria”

Clara Zetkin

El legado de Clara Zetkin en estos tiempos.

El rol revolucionario de Clara Zetnik cobra vital importancia en la actualidad donde los ataques a las mujeres y disidencias son profundos en el marco de la polarización mundial, y en nuestro país frente al gobierno de ultraderecha de Milei y su intento de avance sobre nuestras conquistas. Por eso es necesario de manera urgente poner en acción la organización del movimiento feminista y disidente, volcando en las calles todo el potencial de la marea verde para enfrentar las políticas anti derechas, reaccionarias y negacionistas del gobierno de Milei, como así también uniendo esta lucha a toda la clase trabajadora y su pelea frente al ajuste y a los ataques del gobierno.  

Hoy como ayer, los reformismos han fracasado como respuesta a las necesidades de la clase trabajadora, es necesario dar este debate, como así también levantar no solo la pelea contra las desigualdades del sistema, sino principalmente la pelea de fondo contra el sistema capitalista y patriarcal que es el origen de toda desigualdad y opresión. Y para ello la discusión de que feminismo es necesario, construyendo un feminismo anticapitalista que tenga como objetivo la construcción del partido revolucionario para dar las peleas de fondo para dar vuelta todo.

Débora Bertone

Noticias Relacionadas