jueves, 8 diciembre 2022 - 00:00

Ciudad de Buenos Aires. Parazo docente, resultado contradictorio

La fuerza del paro dejó claro que a la docencia le sobran fuerzas para luchar. El larretismo lo sabe y por eso aceleró lo más posible el tratamiento. La conducción de UTE dilató hasta el día 10 la convocatoria al paro. Gracias a la acción tardía de las conducciones sindicales, Larreta y Acuña, con escaso margen, logran sacar la ley desde la legislatura. La docencia mostró que no le va a ser fácil al gobierno retomar la ofensiva. ¿Cómo derrotar al PRO, Larreta y Acuña? Es necesario balancear los hechos para encontrar ese camino. Desde Alternativa Docente hacemos un aporte en ese sentido.

El 1ero de marzo, en la apertura de las sesiones legislativas, la docencia se enteró por los medios de comunicación que el gobierno iba a presentar un proyecto de reforma del Estatuto Docente. A medida que en las escuelas nos fuimos enterando de la letra de este proyecto, nos empezamos a organizar para resistirlo. A eso se sumaron les docentes de terciaries, a quienes no les llegaba la tan necesitada titularización. Las asambleas iban creciendo, los terciarios fueron aumentando la cantidad de clases públicas, y las concentraciones frente a la legislatura eran cada vez más grandes. El gobierno tomó nota de que la resistencia crecía, suspendió reuniones de comisiones, y lo pasó rápidamente al recinto para votarlo.

Ante esta presión que se gestaba por abajo, la Celeste de UTE tuvo que convocar a un plenario de delegades y llamar a un paro, solo dos días antes de que se votara. Sindicatos como CAMyP, que decían estar en contra, ni siquiera plantearon a una medida. Y, lamentablemente, desde Ademys no se logró aparecer como un polo para empujar aún más la bronca por abajo.

¿La docencia no quiere pelear?

Para no llamar ni a plenarios ni a acciones concretas, la conducción de UTE establece una hipótesis excusatoria: “la docencia es del PRO, no quiere luchar”. Intentan culpar a la docencia de su propia decisión de desmovilizar. El kirchnerismo dice que combate a Juntos por el Cambio, pero no hace todo lo posible para ganar las luchas que afectan a la docencia, lo cual evitaría que avancen en el proyecto global que tienen.

Hay muches delegades y activistas de UTE que tienen diferencias con su conducción actual, porque ven que entre lo que dicen y lo que hacen hay una distancia enorme. A elles les llamamos a que nos organicemos juntes, para poder pelear a fondo por lo que la docencia necesita.

Justamente con esta perspectiva es que fuimos al plenario de delegades. Proponiendo a todes les docentes que hacen vida en UTE, que realmente quieren frenar los proyectos educativos y políticos del PRO, a que fortalezcamos el debate y un plan de acción concreto. Porque es evidente que fuerza tenemos. Sin embargo, otra vez se demostró que la conducción de la Celeste no quiere que aquelles que pensamos distinto podamos hablar, y nos negó la palabra. Más de una vez nosotres propusimos que las listas de oradores sea pública, un derecho democrático básico. Sin embargo, se siguen negando, para callar las voces opositoras.

Es llamativo que un sector de la oposición de izquierda que sí pudo hablar, no apoyara el reclamo de Alternativa Docente. Ese comportamiento, de la agrupación del PTS, los debilita. Además, también hay que saber que lo que defienden porque hoy pueden hablar, mañana la burocracia de la Celeste se los hará a ellos. Lamentable.

Si bien por momentos parece contradictorio, lo que venimos sosteniendo se demostró. El paro y la concentración fueron muy grandes. Quienes se juegan a desmovilizar y a instalar esta idea, son las conducciones sindicales, que tranzan y dejan correr estas políticas.
Está claro que el problema son las direcciones que actúan en contra de la movilización. También que la lucha de la docencia de CABA sea el distrito que relativamente mejores condiciones laborales tenga respecto a la docencia nacional incluso teniendo al Pro como administrador.

Fortalecer la lucha para derrotar el ajuste

Más allá de las maniobras, y de las “tibiezas” o inacción de los sindicatos, el gobierno no logró que la reforma pase como por un tubo e inadvertida. Incluso tuvo que volver a reprimir, como en la UniCABA, al sector de docentes que estábamos contra las vallas manifestándonos. Es que este proyecto, lejos de contar con el consenso de la docencia, sólo indigna, y no pasaba sin represión.

Más allá de que se haya votado, esta lucha no terminó. Todavía falta la reglamentación, todavía falta que incorporen a la titularización a todes les docentes. La fuerza que mostramos, y el poco margen que tuvieron al momento de la aprobación, nos da la posibilidad de seguir condicionando la reforma.

Pero además, en un contexto donde la inflación aumenta en término exponenciales, y nuestro salario está cada vez más por debajo de la línea de pobreza, es necesario seguir luchando para que se reabra la mesa salarial. Exijámosle a UTE un plan de acción que logre la reapertura salarial, tal como dice su resolución del plenario de delegades, con básicos iniciales igual a la canasta familiar, por un cargo, sin ninguna suma en negro, con cláusulas automáticas de ajuste mensual.

Desde Ademys es necesario ser un polo, exigiendo asambleas conjuntas para desenmascarar a UTE y a la vez plantarse como alternativa para desarrollar la lucha a fondo. Mostrar una perspectiva concreta de lucha, confiando a fondo en que la docencia sigue dando la pelea.

Un modelo educativo y sindical al servicio de otra sociedad

Desde Alternativa Docente, creemos que es fundamental dar cada una de las peleas que atravesamos en las escuelas: el vaciamiento presupuestario, de infraestructura y material didáctico, las condiciones laborales y salariales, y el sentido de la educación de conjunto. Es para eso que nos organizamos, dando esa disputa en todos los sindicatos, peleando para superar a las direcciones traidoras de los sindicatos mayoritarios.

Es necesaria una construcción distinta de escuela, que convoque colectivamente a una lectura crítica de la realidad, para ponerla en cuestión y transformarla radicalmente. Que supere las lógicas de reproducción y disciplinadoras. Una escuela entendida en clave feminista, disidente, ecosocialista y no individualista. Sabiendo que no siempre es fácil, pero que el sistema tiene brechas que podemos aprovechar, si construimos de conjunto con quienes estamos (pre)ocupades por esta situación, nos organizamos y debatimos cómo hacerlo.

El sábado 21 de mayo, haremos una charla-debate junto con estudiantes terciaries, al servicio de avanzar en esa construcción colectiva. ¡Te invitamos a sumarte y a construir juntes un espacio que realmente enfrente al PRO y sus proyectos, poniendo de pie uno alternativo!

Vanesa Gagliardi

Noticias Relacionadas