lunes, 22 abril 2024 - 23:30

Cientos de despidos en el INCAA. Continúa el ataque a la cultura

A menos de 24 horas de haber sido nombrado por Boletín Oficial como presidente del organismo, Carlos Pirovano firmó este jueves por la tarde, a través de GDE, el despido de más de 100 trabajadores monotributistas, contratos de locación de obra y de especialidad. Una modalidad que constituye fraude laboral y cuya condición precaria expone a miles de trabajadores en el Estado nacional a ser la variable de ajuste y de despido.

Previo a la designación oficial el nuevo presidente recorrió las oficinas del INCAA recabando información sobre el funcionamiento de las distintas áreas, como se sabe el economista liberal y empresario es ajeno al cine. Y en el marco de un recorte general en todo el Estado nacional, donde los anuncios y rumores de nuevos despidos circularon con fuerza en la semana. En el Ministerio de Capital Humano y específicamente en la órbita de Cultura circulan listas de posibles despidos sin criterio alguno, las segundas líneas de funcionarios hablan de un 30% de reducción de puestos de trabajo.

Hasta el momento el INCAA tenía un responsable interino designado por el Gobierno para atender los compromisos administrativos indispensables para garantizar su funcionamiento, el secretario de Coordinación Legal y Administrativa del Ministerio de Capital Humano, Jorge Maximiliano Keczeli.

El rechazo a los despidos es la respuesta inmediata por parte de las y los trabajadores como lo hizo hoy La Junta Interna de ATE en el INCAA convocando a una Asamblea General a todos los y las trabajadoras para organizar la respuesta y la pelea que será abierta y tiene un mes por delante para revertir este nuevo ataque a la cultura y defender todos los puestos de trabajo. Estas semanas ocurrió el anuncio de cierre del INADI, los despidos en la ANDIS y en la Administración General de Puertos, por eso no se trata de una medida aislada sino de un ataque general y por lo tanto la respuesta debe ser más fuerte e ir a fondo. En esa perspectiva, la exigencia a las conducciones sindicales es evidente y la responsabilidad de dejar pasar el tiempo sin un paro y acciones unificadas, es total.

Mañana Javier Milei abrirá las sesiones ordinarias del Congreso y seguramente volverá a anunciar medidas contra el conjunto de la clase trabajadora. Las conducciones sindicales y políticas deben convocar a rodear el Congreso durante la jornada, para derribar el DNU, rechazar el ajuste y levantar un plan de lucha que dé continuidad a la pelea junto a todos los sectores sociales que son blanco del ataque del gobierno libertario.

Noticias Relacionadas