lunes, 15 agosto 2022 - 19:53

Chubut. En pie de lucha

Me encuentro en Chubut, trayendo el apoyo del MST en el Frente de Izquierda Unidad, al pueblo de esta provincia que hace días está en las calles. Con una resistencia de años contra el avance minero, de nuevo se respira lucha para defender el agua, la tierra y la vida. La respuesta del gobierno de Arcioni, aliado de Alberto, fue otra vez palos, gases y balas de goma. Es clave repudiar la represión, condenar esa votación trucha entre gallos y medianoche, y movilizar en solidaridad con esa lucha ejemplar en defensa del presente y de las nuevas generaciones.

Tan sólo 14 votos[1]. Sólo 14 personas levantaron la mano para aprobar la zonificación minera en la meseta chubutense. 14 personas pasaron por arriba de otras 30.916 que apoyaron la Iniciativa Popular para prohibir la megaminería en esa provincia. Sólo 14 personas por encima de la voluntad popular. ¿Democracia, de quién y para quién? Claramente, de la casta política y para las corporaciones megamineras.

Arcioni y el gobierno nacional de Alberto Fernández promueven que nuestros territorios, en este caso Chubut, sean zona de sacrificio. Los mueve la necesidad de juntar dólares para pagar la deuda externa. Esa deuda eterna nos condena a más ajuste y más pobreza, sino que el extractivismo como motor también nos condena a más saqueo, contaminación y muerte. Ya tiempo atrás se había sincericidiado Juan Cabandié, el ministro nacional de Ambiente: “No podemos conseguir dólares para pagar la deuda sin contaminar”

Este nuevo hecho de violencia y de desoír la voluntad popular levantó la bronca de todo un pueblo, así como hace casi 20 años triunfó el No a la megaminería en el plebiscito. Día a día crece la protesta en toda la provincia, así como el apoyo nacional. Los trabajadores de distintos gremios rechazan la zonificación y llaman a paros hasta que caiga la ley, como los marítimos. Si Arcioni dice que no va a dar ni un paso atrás, el pueblo se organiza para que dé un paso al costado y con él caiga la zonificación.

“Traidores”, testimonian las paredes de la Casa de Gobierno, en Rawson. Y sí; la bronca crece en muchas y muchos que confiaron que el Frente de Todos traía otro modelo. Esa juventud hoy sale a la calle con bronca y desilusión. No hay que bajar los brazos. Hay que unir fuerzas y ampliar la organización de quienes no nos conformamos.

En Chubut queda claro que en materia de extractivismo no hay grieta. Sólo desde el Frente de Izquierda Unidad proponemos un programa al servicio de las mayorías y en armonía con el ambiente. Somos las y los únicos que no dudamos en enfrentar a las corporaciones que nos saquean y contaminan con tal de juntar dólares que encima se van.

De este lado estamos, con el pueblo chubutense y vamos a dar pelea hasta el final. Abajo la ley de zonificación. Por una consulta popular vinculante para que decidamos las comunidades, la juventud, las y los trabajadores. Prohibir la megaminería, el fracking y toda actividad extractivista. Vamos por otro modelo: un modelo en defensa propia, un modelo ecosocialista.


[1] 9 diputadxs de Chubut al Frente, 4 del Frente de Todos y 1 de Cambiemos.

Noticias Relacionadas