sábado, 1 octubre 2022 - 01:37

Chubut. Contra la criminalización y el ajuste, lucha y salida política

El juicio contra dirigentes de la ATECh, la magra oferta salarial del gobierno, la inflación galopante y la represión como respuesta a todas las luchas, constituyen la hoja de ruta del gobierno de Arcioni. Así no va más.

Mañana jueves 4 en horas del mediodía se conocerá el veredicto en el juicio que tiene como imputades a Santiago Goodman -ex secretario General de ATECh-, Mariana Castro y Marcela Ancaleo en la causa por los incendios de la Legislatura y Casa de Gobierno en 2019. La noche del 17 de septiembre la provincia estalló al recibir la noticia de la muerte de las compañeras Jorgelina y María Cristina, que volvían del Plenario provincial de delegades docentes en Rawson hacia Comodoro, hechos de los que el gobierno de Arcioni es responsable.

La fiscal general Florencia Gómez pidió en su alegato que se los declare a Goodman, Ancaleo y Castro penalmente responsables de la quema de los edificios públicos; por su parte la defensa representada por los abogados Sergio Miranda (asiste a Goodman y Castro) y Miguel Angel Moyano (asiste a Ancaleo) solicitó las respectivas absoluciones. Desde Aternativa Docente y el MST en el FIT-Unidad acompañamos la exigencia de absolución, denunciando el carácter persecutorio y criminalizador de esta causa hacia el conjunto de la docencia. Porque luchar no es delito.

La lucha educativa sigue

Mientras el juicio se desarrolla, en las calles la lucha docente no para. Este año, Arcioni y los ministros de Educación Perata, primero, y Grazzini después, ofrecieron aumentos salariales insuficientes. Otra de las propuestas ridículas del gobierno fue trabajar más horas por el mismo sueldo. Una verdadera burla.

Luego del receso invernal tuvieron continuidad las medidas de lucha con un masivo paro provincial de 48 horas y movilizaciones que continúan hoy con otras 48 horas en el camino de una gran movilización provincial. La fuerza de la docencia, con la ATECh recuperada a la cabeza rechazó e invalidó de punta a punta la conciliación obligatoria trucha que quiso montar el gobierno para dilatar y no para sentarse a dar un ofrecimiento acorde a las necesidades de la docencia.

Infraestructura, radiografía de la crisis

Los históricos problemas edilicios de todas las escuelas de la provincia ya podrían ser parte de un museo sin mencionar aquellas instituciones que directamente no tienen edificio, como en Puerto Madryn donde la escuela 219 tenía contenedores como aulas. Intoxicaciones con monóxido de carbono, como en la escuela 7719 de El Maiten, y más recientemente una aspiración de humo por una reparación mal hecha en la escuela 767 de Esquel forman parte de la triste lista de Arcioni y Grazzini. Las innumerables goteras, la humedad, la falta de limpieza, y sobre todo el mal funcionamiento de varias calderas completan el combo que imposibilita tener clases con normalidad. «Es importante tener clases pero no a cualquier costo» decía una docente de Esquel, después de haber aspirado humo en la escuela 767. Es que el reclamo docente también exige presupuesto para toda la infraestructura educativa.

Así no va más

La desidia del gobierno ante tantas problemáticas, desparece cuando se trata de «contener» la protesta social. En esos momentos sí, están muy presentes, con la represión como receta constante. Lo hicieron en 2019 en Rawson, en 2020 durante de la pandemia, en diciembre de 2021 cuando frenamos a la minera Pan American Silver, por mencionar solo algunas. Esa es la hoja de ruta de Arcioni y de su Gabinete que pretenden reciclarse ante cada crisis, imitando al gabinete del gobierno nacional. En ambos armados brota la debilidad. Es hora de que derrotemos su ajuste y que se vayan todos.

Así no va más, es necesario coordinar acciones y unificar las luchas. En el caso de la docencia que CTERA convoque a un paro y acción nacional en apoyo a las provincias en conflicto, hay que poner en pie un Congreso Pedagógico Nacional donde sean les docentes, estudiantes y la comunidad quienes definamos qué educación para qué modelo de país queremos. Y en ese camino lo que hace falta es discutir qué medidas de fondo hacen falta para salir de la crisis. Pero ese debate no puede ser entre el gobierno, los empresarios y la oposición de derecha; ellos son los que nos trajeron a esta situación. Es el pueblo el que tiene que debatir y decidir todo. Por eso lo que hay que convocar son elecciones a una Asamblea Constituyente libre y soberana que reorganice el país sobre nuevas bases, en el camino de un gobierno de la clase trabajadora y los sectores populares que abra un rumbo socialista.

Noticias Relacionadas