martes, 23 julio 2024 - 03:09

Chacabuco. Los derechos humanos 47 años después

Este 24 de marzo se realizaron en las principales plazas del país numerosas manifestaciones convocadas por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, espacio unitario e independiente de todo gobierno y del Estado, para repudiar el golpe genocida perpetrado por las Fuerzas Armadas el 24 de marzo de 1976, diciendo No al ajuste y la represión de los gobiernos y el FMI y Basta de criminalizar las luchas. Fue una jornada de lucha por los derechos humanos de ayer y de hoy.

En el documento leído en las diferentes plazas del país se resaltaba que el terrorismo de Estado en nuestro país había comenzado durante el gobierno del Partido Justicialista, que desde 1974 amparó a la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), y junto a otras bandas fascistas secuestraron y asesinaron a más de mil activistas. Asimismo, expresaba que desde 1975 se implementó el llamado Operativo Independencia en Tucumán, siendo este el preludio del golpe y del genocidio.

También se señaló que la dictadura militar desapareció, torturó y asesinó a miles y miles de militantes populares. Robó cientos de bebés, muchos de ellos apropiados por los represores. Organizó más de 600 centros clandestinos de detención, tortura y exterminio. Ejecutó los “vuelos de la muerte”. Suspendió y prohibió los partidos políticos. Censuró la prensa y prohibió listas enteras de artistas e intervino los sindicatos. Disolvió los centros de estudiantes y otras organizaciones populares. Todo esto fue dicho en la declaración que el Frente de Izquierda Unidad (Movimiento Socialista de los Trabajadores – Partido Obrero) difundió en la Ciudad de Chacabuco.

Pero también hubo otras manifestaciones en nuestra ciudad y es el caso de lo publicado por la Concejal Silvia Gorosito en sus redes sociales, perteneciente a la Coalición Cívica e integrante de Cambiemos, exhibiendo imágenes de los vuelos de la muerte con la leyenda “Feliz día de los Montoneros”. Ello generó un amplio repudio y el reclamo de su remoción del Honorable Concejo Deliberante, que se expresó en un comunicado firmado en conjunto por diferentes organizaciones políticas, sindicales y sociales de Chacabuco, entre ellas los integrantes del FIT Unidad (MST y PO), pero también el tema tomó estado público a nivel nacional.

Claro que lo manifestado por Gorosito no fue ni es el único caso de expresiones que niegan el genocidio de la dictadura; es más, lo reivindican, como quienes niegan el holocausto que desde 2015 cuando asumió Macri la presidencia, comenzaron primero a cuestionar el número de desaparecidos y a plantear que en Argentina hubo una guerra, apoyándose en la teoría de los dos demonios. Son los mismos que se sienten alentados por voces como las de Milei, que promueven reprimir cualquier tipo de protesta social.

Está claro que ayer como hoy el ajuste sólo puede pasar acallando toda voz disidente y cualquier manifestación que así lo exprese, y quienes formulan tales expresiones no pretenden solucionar los problemas de desigualdad social y mejorar las condiciones de vida del pueblo trabajador.

Frente al repudio y el reclamo de su expulsión del HCD, Gorosito presentó su renuncia, en la que pide “disculpas” pero donde ratifica su postura. La renuncia le fue aceptada por el HCD con el voto favorable del bloque de Cambiemos y rechazada por el bloque de concejales del Frente de Todos. Se perdió entonces una oportunidad histórica por parte de quienes ejercen la mayoría del cuerpo de rechazar su renuncia y expulsarla del cuerpo legislativo. Seguidamente la Comisión Provincial por la Memoria denunció a Gorosito penalmente por sus expresiones.

Es decididamente un hecho lamentable y repudiable que aquellos políticos que se reclaman democráticos avalen los dichos de Gorosito al aceptar su renuncia en los términos que fue hecha. Sus expresiones, que en términos del derecho constituyen apología del delito, no pueden ser avaladas ni admitidas pues ello, por el contrario de contribuir a la paz, alienta a que personajes nefastos como la ahora ex concejal, se sientan envalentonados en sus posiciones que, aunque sean sancionadas por la Justicia, no alcanzan ya que constituyen un ataque a los derechos humanos y democráticos, porque la dictadura militar impuso un plan político, económico y social que a aún nos condena y ello no puede ser tolerado.

Eduardo Jorge Bunster

MST en el FIT Unidad de Chacabuco, Pcia. de Bs. As.

Noticias Relacionadas