lunes, 22 abril 2024 - 22:00

Caputo entre crisis y maniobras. Debilitado por el paro retira el capítulo fiscal pero amenaza con más ajuste

En medio de la crisis política que dio un salto tras el paro y las enormes movilizaciones en todo el país del 24 de enero, con la expulsión del ministro Ferraro y las complicaciones para poder avanzar en su Ley Ómnibus, el gobierno vivió días muy complicados y evidentemente golpeado tuvo que redefinir su estrategia, para tratar de evitar una derrota en el Parlamento en temas en los que estaba fracasando.

Para eso el ministro de economía Caputo anunció esta noche que retiran el capítulo fiscal de la Ley Ómnibus, para lograr según sus palabras, que se pueda avanzar en todo lo demás que son cambios estructurales. Así quedan en evidencia varias cuestiones.

Por un lado, que el gobierno analizó que así como iba no podía lograr una votación favorable, estaba yendo a empantanarse y no poder sacar lo que quería en temas claves como jubilaciones y ganancias, temas en los cuales avanzó más el rechazo tras las enormes movilizaciones de días atrás que golpearon fuerte al gobierno y metieron más dudas y crisis dentro del Parlamento.

Pero a la vez el anuncio muestra la profundización de un camino de ajuste, ya que ante la pregunta concreta de un periodista sobre como iban a avanzar en bajar el déficit fiscal sin lograr nuevos ingresos, el ministro contestó con toda claridad: “con más ajuste en todo el país y en las provincias”. Lo cual es menos salarios, más despidos, menos obra pública, achicamiento de presupuestos en salud y educación entre otros rubros, ninguna inversión social y otras brutalidades contra la población.

En concreto si por la crisis y la debilidad no puede lograr que le voten sus medidas fiscales como aumentar las retenciones, bajar jubilaciones y cobrar ganancias entre otras cosas que retiran junto a bienes personales, entonces achicarán gasto con un brutal ajuste que sufrirá la población en todo el país. La crisis política que se desarrolló al filtrarse la amenaza de Milei de «los voy a dejar secos» ahora esta vigente en este anuncio mediante más ajuste. Esto es claramente así por la respuesta del ministro y porque además en el arranque de su conferencia ratificó con toda claridad que aunque retiran el capítulo fiscal, no cambian su estrategia de lograr déficit cero.

Por otra parte, además de anunciar más ajuste, la propuesta del gobierno esconde una maniobra evidente. Que todo lo que retiren de la ley o lo que modifiquen, igualmente está en el marco de pedir que le voten superpoderes a Milei al menos por un año. Es decir que, en última instancia, si le votan eso igualmente tendrá herramientas para hacer y deshacer como quiera, incluido en temas que haya sacado provisoriamente.  

Este anuncio, además estuvo decorado con frases de alta hipocresía del ministro, como su definición “hemos tenido que tomar medidas incómodas”. Le faltó decir que esa incomodidad, o mejor dicho el brutal ajuste al pueblo, no lo incomoda a él ni todos los funcionarios que viven en pleno lujo mientras la población sufre alta inflación y fuerte aumento de la pobreza.

Caputo además volvió a repetir el latiguillo “estamos haciendo lo que hay que hacer”. Agregaríamos nosotros que está haciendo lo que el 1% más rico de grandes corporaciones y empresarios millonarios, dicen que hay que hacer.

Queda claro que en el fondo, detrás del cambio anunciado, su plan es avanzar hacia su mismo objetivo, que igualmente no parece fácil de lograr por la creciente resistencia en la calle que tendrá que afrontar. Con lo cual no corta la crisis y tal vez veamos que la misma se profundice.

Lo concreto, es que hay que seguir rechazando toda la Ley Ómnibus y el DNU. Seguir exigiendo a la CGT que se tomen urgente medidas de lucha concretas como nuevos paros y movilizaciones en la calle para enfrentarlas, comenzando por marchar al Congreso masivamente el día que se debata la ley exigiendo que no se vote nada de este proyecto. Denunciando con fuerza todos los diputados que apoyen al gobierno.

Ampliaremos 

Noticias Relacionadas