Canasta básica. Para no ser pobre una familia necesitó casi $100000

En el mes de mayo una familia tipo necesitó $99.677 para no encontrarse por debajo de la línea de pobreza, así lo indicó la publicación que realizó el INDEC sobre la “Valorización mensual de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total.”[i]

La medición de la Canasta Básica Total (CBT), índice que determina la línea de la pobreza, mostró en mayo un incremento del 4,6%. Por otro lado, su variación interanual llegó a el 54,7%, un aumento del 3,4% con respecto a la medición que se hizo en abril.

En cuanto a la Canasta Básica Alimentaria (CBA), el mes pasado, sufrió un aumento del 4,6%, haciendo que la línea de indigencia para una familia tipo se establezca en los $44.499. La variación en los últimos 12 meses de este índice fue del 62,3%.

Mayo fue otro mes más donde, otra vez, los salarios le corrieron muy por detrás a los aumentos de precios. Mientras que en mayo la CBA llegó a los $44.499, el Salario Mínimo Vital Y Móvil (SMVM), recién en junio sufrió un aumento que lo llevó a los $45.540. Este incremento, que llega tarde y no tiene ningún efecto para la continua suba de los precios, no puede ni igualarse a la línea de indigencia. Se vuelve más trágico cuando a este monto del SMVM se lo quiere comprar con la CBT, porque vemos que se necesitan más de dos de estos sueldos para poder superar la línea de pobreza,

La última medición, realizada por la Junta Interna de ATE-INDEC, es muy clara con respecto al monto que tienen que cobrar los trabajadores para poder cubrir todas sus necesidades. El estudio muestra que: “Un Hogar constituido por una pareja de 35 años con dos hijxs en edad escolar necesitó, en MAYO de 2022, de $161.624.- para satisfacer sus necesidades. Este valor se compone de $55.362.- necesarios para adquirir una Canasta Alimentaria Mínima y de $106.262.-. – para acceder a otros bienes y servicios básicos.[ii]

Si vamos a hacer capitalismo, hagámoslo en serio, para todos y todas, sin exclusiones”, esas fueron las palabras de Cristina Fernández en el plenario de la CTA. La ilusión del capitalismo con una cara más humana parece estar intacta en el sector que comanda la vicepresidenta. Pero con las formas que quieren terminar con estas exclusiones se quedan cortos y todo queda en su eterno doble discurso. Un ejemplo de esto es la iniciativa que en el mes de mayo se presentó en el Congreso y posteriormente lo presentó un panel encabezado por Juan Grabois, para la creación de un salario universal. El problema de este proyecto, dirigido por fuerzas como Patria Grande y la Cámpora, es que este “Salario Universal” tendría un monto de $13.763, un valor que esta muy lejos de alcanzar por lo menos, la línea de indigencia.

Las únicas exclusiones necesarias son las que hay que hacer contra los sectores concentrados de la economía y con los organismos económicos internacionales, una acción que se encuentra muy por fuera de los límites que nos presenta este sistema capitalista. Mientras quieran seguir construyendo este sistema para darle un rostro más humano, los programas de ajustes del FMI y las exclusiones, de las que tanto se apena el kirchnerismo van a seguir siendo la norma de este sistema.


[i] https://www.indec.gob.ar/uploads/informesdeprensa/canasta_06_226144AF5583.pdf

[ii] https://drive.google.com/file/d/1QDbcco1pAIJSyZOb0JsA41ATOl63aNYx/view

Noticias Relacionadas