lunes, 4 marzo 2024 - 22:40

Caballito. Dos muertos tras el derrumbe de una obra en construcción que vecinos habían denunciado previamente

Ocurrió en Pedro Goyena y J M Moreno. Las víctimas fueron dos hermanos que según el SAME murieron en el acto. El departamento se encontraba al lado del pozo que contaba con 10 mts de profundidad, parte de la obra en construcción. Claudio, un vecino, informó a los medios que varies fueron evacuades por los techos. También mencionó que hay un juicio porque a pocos días de iniciarse la obra, vecinos denunciaron irregularidades al Gobierno de la Ciudad, se venian rajando los pisos y medianeras.

El último registro de inspección por la Agencia Gubernamental de Control fue el 5 de diciembre, es decir, hace dos meses. En la misma, la empresa constructora fue advertida de que “debía ajustar la memoria de excavación acorde a la forma en que se estaban ejecutando los trabajos, ya que difería de lo presentado”, así lo señaló la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. Recordaron haber manifestado al gobierno: “sobre irregularidades en la obra en construcción, por requerimiento de los vecinos del edificio colapsado, solicitando en cuatro instancias distintas que se corroboraran las medidas de protección hacia terceros, la integridad estructural de ambas construcciones y actuar en consecuencia”.

Se asistieron once adultos y dos menores. A veces nos olvidamos que las cifras o números que informan los medios llevan detrás historias de vida. Muches se acercaron a preguntarnos si el departamento derrumbado era el de Ramón, uno de los fallecidos. Todavía no había confirmaciones del SAME. A cuadra y media se encuentra su local PETShop, al cual familias y vecinos se acercaron a dejar cartas y flores.

Extractivismo urbano y sus villanos

Lo ocurrido en nuestro barrio no es nuevo. Como mencionan lxs compañerxs de Asamblea Vecinos de Caballito: “En octubre de 2011, en la Avenida Directorio 428, se derrumbó el techo de una obra en construcción. Un obrero falleció aplastado. En mayo de 2012, en una obra de Emilio Mitre al 600, también en el barrio, un obrero falleció aplastado al caerle encima parte de una pared medianera. En marzo de 2015, en Goyena 1600, una explosión por pérdida de gas generó un derrumbe. En agosto de 2016, en Alberdi al 700, por el derrumbe de la medianera de un PH fueron evacuadas más de 20 personas. Esta lista trágica puede seguir. Estos hechos al que se suma el de hoy son el resultado de un accionar sistemático que convirtió a la ciudad en una gran inmobiliaria. El código urbanístico favorece el negocio de unos pocos a costa de la calidad de vida de sus ciudadanos, y, en tragedias como esta, a costa de sus vidas.

Nuestra ciudad tiene rincones llenos de vida, sin embargo está puesta al servicio de las corporaciones cementadoras, que termina generando estas situaciones. La lógica de la cementación es que todo se vuelve comerciable y todo está para la venta, por ende al gobierno no le importa nuestra seguridad, porque esa lógica se lleva puesta vidas de familias y trabajadores. Jorge Macri, siguiendo el linaje PRO, es el principal responsable. Hace años que vienen instalando un modelo de ciudad para unos pocos, sin resolver los grandes problemas que tenemos vecinos y vecinas. Y la realidad es que una ciudad para pocos esconde un proyecto para muchos: por ejemplo, la gentrificación que descansa en la lógica de la concentración y especulación inmobiliaria. Barrios enteros se han organizado, como Amparo Ambiental Chacarita y su campaña por el NO al Código Urbanístico. “Las y los porteños tenemos cada vez menos espacios verdes públicos y mayor cementación especulativa e indiscriminada. Proponemos un plan de ampliación y distribución geográfica equitativa según la densidad poblacional. También el cuidado, la protección y aumento del arbolado, así como la protección efectiva de las reservas naturales” denunció la diputada del Frente de Izquierda por el MST, Cele Fierro, quien el próximo miércoles 14 de febrero presentará un pedido de informe a la legislatura porteña sobre la obra en construcción de Lanusse, exigiendo al mismo hacerse presente.

En estos tiempos, la solidaridad y tejer redes es clave. Por eso, es importantísimo sumarnos a las asambleas de nuestros barrios. Es la ciudad de la furia y la ciudad de la lucha, hoy nos toca defenderla de los villanos de traje y corbata que la quieren hacer plata.

En la última asamblea realizada el 10/2 se votó realizar el cacerolazo del miércoles 14 de febrero convocando a les vecines con una vela y una flor, en memoria a Ramón y Nelly, vecinos fallecidos y confluir en la puerta del local de Ramón.

Micaela Escobar, integrante de la Asamblea Vecinos de Caballito.

Noticias Relacionadas