viernes, 21 junio 2024 - 04:42

C40. Cumbre de negacionistas

El C40 es la cumbre contra la crisis climática que se realiza cada tres años y en donde hacen vida más de 100 intendentes de diversas ciudades cosmopolitas. Un evento que se pinta de verde solo para seguir avanzando con la gentrificación y la turistificación de las ciudades, al servicio de maximizar las ganancias a costa del bienestar de lxs vecinxs que las habitamos.

A esta Cumbre la preside nada más ni nada menos que Horacio Rodríguez Larreta, el mejor amigo de los especuladores inmobiliarios y un enemigo de las asambleas vecinales que desde hace décadas defendemos los espacios públicos y verdes.

Nulas son las expectativas en esta cumbre que se presenta con objetivos ambiciosos pero que se vuelven ficticios al ver que tiene como protagonistas a los principales responsables de este colapso ecológico, económico, social y habitacional al que nos trajeron. 

Se visten de verde, pero todos son extractivistas

El Gobierno de la Ciudad va en contramano de lo que dicen los principales científicos del mundo: no solo hay que reducir los GEI (Gases Efecto Invernadero), sino que debemos preservar y cuidar los espacios y ecosistemas verdes. Sin embargo, Larreta, con el apoyo del Frente de Todos, sigue avanzando en la privatización de los espacios públicos, la cementación urbana para la especulación inmobiliaria, el arboricidio y la elitización del acceso al Río de la Plata.  

Que la Ciudad y el país sean inhabitables y estén colapsando, es responsabilidad de todos los gobiernos. La política de Larreta es la versión urbana de lo que hace el gobierno nacional en el conjunto del territorio, donde sigue avanzando con fracking en Vaca Muerta, la exploración offshore en la costa argentina, con el agronegocio de transgénicos y agrotóxicos, la megaminería, la industrialización animal, la privatización del Río Paraná y bloqueando la Ley de humedales a pedido de los gobernadores, siempre al servicio del FMI.

¿Por qué la ciudad se calienta, inunda y colapsa?

  • La privatización de espacios públicos: La Ciudad en los últimos años vendió más de 260 hectáreas de tierra pública, que sumada a la gestión de Macri, la cifra asciende a 500 ha, el equivalente a ¡236 Plazas de Mayo! La privatización de la tierra pública es la transferencia de recursos que son de todxs a los sectores más concentrados del poder económico inmobiliario. Esta transferencia tiene como correlato la profundización de la desigualdad urbana que se evidencia en la crisis habitacional y ambiental. Mega torres deshabitadas construidas como reservorio de valor capitalista, contrastan con más de 300 mil vecinos que padecen la crisis habitacional. Los empresarios que más se beneficiaron con el acceso a la propiedad de las tierras públicas son el Grupo IRSA, Banco Hipotecario, Eduardo Costantini el dueño de Nordelta, Grupo Inversa, Sancor Seguros y Techint. La tierra pública tiene que estar destinada a más espacios verdes y viviendas sociales, no a negocios privados.
  • La cementación de la ciudad: Los espacios verdes, de acuerdo al Código Urbanístico porteño, son las áreas destinada a uso público. Su característica es el predominio de especies vegetales y suelo absorbente. Según datos oficiales, en la Ciudad el promedio es de 6,7 metros cuadrados por habitante, cuando las recomendaciones internacionales sugieren de 10 a 15 metros cuadrados. Las áreas verdes ocupan 2.063 ha del territorio porteño, pero insólitamente el relevamiento del Gobierno incluye como espacios agrestes a los cementerios, los canteros, las macetas instaladas en las veredas y los derivadores de tránsito que se ubican en calles y avenidas.
  • La pérdida de arbolado: con el avance de la cementación a costa de la mutilación y poda del arbolado, nos quitan verde vegetal, que es capaz de foto sintetizar, y al suelo absorbente con funciones de alto valor ambientales. Esto es clave para disminuir los aumentos de la temperatura, evitar inundaciones y poder gozar de una vida digna y saludable. La preservación del arbolado, de los ex playones ferroviarios y de todo nuestro paisaje patrimonial son clave para enfrentar la crisis climática. Larreta está generando un verdadero ARBORICIDIO 
  • La falta de acceso al Río de la Plata: En la Costanera, el gobierno avanzó sobre el río y sus humedales para construir un polo gastronómico de privilegio para las clases pudientes. Frente al vencimiento de larguísimas concesiones, estamos ante la oportunidad de recuperar la costa de la ciudad como parque público, como manda nuestra Constitución. Sin embargo, el gobierno pretende dividir la ribera en sectores con construcciones de todo tipo: turismo, oficinas, viviendas. En suma: menos verde y más cemento. El horizonte y el río es para quienes habitamos y transitamos esta ciudad y no para quienes quieren realizar ganancias a costa de nuestro territorio. 

Una y mil veces

Desde la Red Ecosocialista-MST, decimos que nuestras vidas valen más que sus ganancias, por eso luchemos juntxs por:
Un nuevo Código de Planeamiento Urbano elaborado por la ciudadanía.

  • Protección y multiplicación del arbolado urbano.
  • Nuevos parques públicos en los ex playones ferroviarios. No a las falsas calles verdes.
  • Urbanización de barrios populares con una mirada ambiental.
  • Fuertes impuestos a las viviendas ociosas, para empujarlas al mercado de alquileres y bajar los costos. Basta de casas sin gente y gente sin casas.
  • No a las torres en la Costanera, por un parque público costero.
  • Extensión de la red de subterráneos para desalentar el uso del automóvil.
  • Protección del patrimonio histórico y cultural de los barrios.

Red Ecosocialista-MST CABA

Noticias Relacionadas