sábado, 1 octubre 2022 - 02:04

Brasil. Libertad inmediata a Galo de los Entregadores Antifascistas

Foto: Journalistas Livres

La Jueza Gabriela Marques da Silva dictó la prisión de Paulo “Galo” Lima, líder de Entregadores Antifascistas, su compañera Géssica Barbosa y Danilo Biu. El último ya fue liberado.

El sábado 24 de julio nuevamente se sucedieron movilizaciones callejeras contra el gobierno de Bolsonaro en todo el Brasil. Ese día, en Sao Paulo, fue incendiado el monumento a Manuel Borba Gato, un bandeirante esclavista del siglo XVII. Galo y Biu fueron citados a declarar sobre el acontecimiento y cuando llegaron al Departamento de Policía número 11 se enteraron que la jueza da Silva había dictaminado prisión para ellos.

Géssica aseguró ante los medios que no participó de las acciones del sábado y además es madre de un niño de tres años. Su detención y la de Galo y Biu es completamente arbitraria y se trata de una persecución contra todos los luchadores.

La misma Justicia que se demuestra inútil para investigar el asesinato de Marielle Franco o para castigar a los ecocidas que incendian el Amazonas aplican la mano dura contra los trabajadores que deciden protestar contra el hambre y genocidio al que están siendo sometidos los brasileños bajo el gobierno del facho de Bolsonaro.

Conversamos con Luciana Kasai, activista de “Entregadores Antifascistas”, quien nos comentó que “desde el año pasado Bolsonaro dice que las acciones de los entregadores y todas las personas que salen a protestar contra su gobierno son terroristas y nosotros nos sentimos perseguidos por su gobierno. No entendemos cómo la ley puede permitir estas cosas, la policía sirve para perseguirnos”. Kasai pide apoyo internacional para lograr la libertad de Galo y Géssica y difundir lo que está sucediendo en Brasil, “es importante que se haga ruido”, finaliza.

Verónica O´Kelly de Alternativa Socialista/PSOL comentó que “la estatua de un esclavista, genocida y violador de mujeres indígenas fue quemada por luchadores que se rebelan delante de una injusticia que lleva siglos. Esa y todas las estatuas de ese tipo deben ser incendiadas y derribadas, y ningún luchador puede ser preso o punido por esto. En Brasil el racismo estructural impregna las instituciones del estado y es por eso que hoy Galo y su compañera Géssica están presos. Presos por luchar por lo obvio. Exigimos su inmediata libertad y brindamos toda nuestra solidaridad”.

Desde la agrupación de repartidores Dar Vuelta Todo y el MST en Argentina nos solidarizamos con Galo, Géssica y todos los luchadores populares que están siendo perseguidos por Bolsonaro y apoyamos todas las luchas que se impulsen para acabar con su gobierno.

Noticias Relacionadas