lunes, 22 abril 2024 - 23:34

Brasil. Campaña de solidaridad con Silvia Letícia y de repudio al intento de expulsión del PSOL

Compartimos la entrevista publicada originalmente en el sitio web de la Liga Internacional Socialista.

Presentamos esta entrevista que desde la redacción de la pagina web de la LIS le realizamos a la compañera, dirigente de Revolución Socialista y del PSOL. Silvia es una luchadora de larga trayectoria, que por su defensa incondicional de los derechos de los trabajadores de su ciudad, cuyo Intendente milita en la corriente mayoritaria del PSOL, está sufriendo persecución e intento de expulsión por parte de la dirección mayoritaria de su partido. Llamamos a la mas amplia solidaridad con Silvia y a repudiar este ataque que de llevarse a cabo implicaria otro avance en la domesticación de lo que supo ser una herramienta fundamental en la lucha por lograr cambios de fondo al servico de los trabajadores y el pueblo pobre.

Lo primero, Silvia Letícia, es expresarte toda nuestra solidaridad contigo frente a esta persecución tan injusta. Cuéntanos un poco tu trayectoria militante y qué cargos ejerces actualmente a nivel sindical y político.

Estoy muy agradecida por la solidaridad del MST y de la LIS. Soy profesora de escuela pública en Belém y especialista en educación en el estado de Pará. Soy licenciada en Pedagogía, máster y doctora en Educación por la Universidad Federal de Pará (UFPA). Trabajo como coordinadora del SINTEPP (Sindicato de la Enseñanza Pública) y como consejera municipal de educación y alimentación escolar.

He sido dos veces miembro de la Secretaría Ejecutiva Nacional de CSP Conlutas y presidenta de PSOL Belém, partido del que actualmente soy miembro de la dirección estatal en Pará. También soy concejal de la ciudad de Belém, junto con el Mandato Coletivo de servidores municipais, nuestro primer mandato.

¿Cuáles son tus denuncias y críticas hacia el gobierno municipal de Edmilson Rodrigues y su frente político con sectores de la derecha en Belém?

El intendente de la ciudad, Edmilson Rodrigues, que forma parte de la corriente política Primavera Socialista que lidera el PSOL, está al frente del gobierno municipal con un Frente Amplio que incluye desde el PSOL hasta sectores de la burguesía tradicional, que gobierna el Estado, y partidos de la ultraderecha de Bolsonaro. Ha optado por aplicar un plan de ajuste fiscal que recorta los salarios de los trabajadores en favor de los ricos y poderosos. Los empleados municipales ni siquiera reciben un salario mínimo (R$1.412,00) como salario básico; los profesores y enfermeros no tienen derecho al Piso Salarial Nacional para sus categorías, establecido por ley federal.

Recientemente, el intendente privatizó el servicio de recolección de residuos de la ciudad a través de una asociación público-privada por un valor de mil millones de reales, la mitad de los cuales serán pagados por la población a través de un impuesto a la basura, lo cual es absurdo. Además, compró autobuses para pasárselos a los empresarios que dominan el sector y cambió la legislación municipal que prohibía el despido de los recolectores de autobuses. Para colmo, eximió a las empresas del pago de impuestos. El ayuntamiento también concedió una licencia medioambiental para la instalación en la ciudad de una empresa de refinado de oro de dudosa procedencia.

Este es un gobierno que sirve a los intereses de los ricos y poderosos, favoreciendo a los empresarios por encima de las necesidades de la población pobre y trabajadora.

Siendo tan evidente que ese intendente aplica medidas en contra de los trabajadores y sectores populares, ¿por qué la corriente mayoritaria de la conducción del PSOL pretende sancionarte?

La dirección del PSOL me acusa de infidelidad al partido por posicionarme y votar en contra de los proyectos mencionados, y amenaza con castigarme, incluso expulsándome del partido, por mi papel en la dirección política de las movilizaciones, huelgas y paros de mi categoría en la enseñanza y de la función pública municipal contra el gobierno del Frente Amplio, que menosprecia a los trabajadores. Sin embargo, es el propio intendente quien va en contra del programa del PSOL atacando nuestros derechos y conquistas como trabajadores. Ninguna de las medidas adoptadas por la intendencia, que mencioné anteriormente, fue discutida o deliberada por el PSOL. Intentan castigarme por poner nuestro mandato al servicio de los trabajadores y en contra de la gestión municipal. No daremos ningún paso atrás.

¿Cuál es el panorama político hoy del gobierno de Lula da Silva y el PT por un lado, y de Bolsonaro por el otro, frente al movimiento de masas en Brasil?

A un año de gobierno, podemos decir que Lula también gobierna para los ricos y poderosos, favoreciendo al sistema financiero y al agronegocio. El PT y el gobierno del Frente Amplio, que antes denunciaban el Presupuesto Secreto (mecanismo de compra de diputados a través de enmiendas al presupuesto federal para formar una base de apoyo político en el Congreso), ahora siguen el mismo mecanismo. Podemos decir que la Reforma Fiscal y la nueva Ley de Techo de Gasto en el presupuesto sólo aumentaron la carga fiscal sobre los pobres, mientras que los ricos continuaron beneficiándose de exenciones fiscales. Lo mismo ocurre con el presupuesto federal, que se dirige a pagar la deuda pública de Brasil (la suma de la deuda interna y la deuda externa), que actualmente supera los 9 billones de reales, mientras que más del 75% de los hogares de todo el país están endeudados, y el 20% de ellos completamente en quiebra.

Hay muchas razones para protestar y luchar por nuestros derechos. Desgraciadamente, la burocracia de la CUT y de las centrales sindicales oficiales ha ejercido un nefasto control político sobre el movimiento de masas en nuestro país, con las centrales de izquierda paralizadas, centradas en la gestión de sus propios intereses sindicales y en campañas políticas ultra-propagandistas que no consiguen movilizar eficazmente a su base social. Hay varias luchas en diferentes categorías, muy fragmentadas, y la falta de un proceso unificado contra los proyectos del gobierno es lo que hace que el gobierno federal aún mantenga parte de su apoyo popular. Esto podría cambiar en cualquier momento.

Por otro lado, Bolsonaro está debilitado políticamente, a pesar de liderar estados clave como São Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais y Paraná. Sin embargo, estos gobiernos estatales dependen significativamente del presupuesto federal, lo que permite a Lula neutralizar hasta cierto punto la influencia de estos gobernadores. Bolsonaro intentó dar un golpe de Estado el 8 de enero, un hecho que está siendo investigado por la justicia brasileña, pero hasta ahora ningún cerebro político del golpe, ni siquiera sus financiadores, han sido procesados o encarcelados.

Ante la reciente alianza electoral paulista entre Boulos (PSOL) y la ex senadora Suplicy (PT), ¿qué opinan la dirección nacional del PSOL y nuestra corriente interna Revolución Socialista?

La dirección del PSOL está cometiendo un grave error al aceptar un acuerdo electoral con Marta y el PT, que ya han gobernado la ciudad de São Paulo y han dejado un legado de quita de derechos a los trabajadores en favor de la poderosa burguesía paulista. Boulos tiene todas las condiciones políticas y sociales para disputar y ganar las elecciones sin tener que aliarse con un sector de la clase dominante representado por Marta Suplicy.

Otro error significativo de la dirección del PSOL es citar al municipio de Belém como ejemplo de la administración municipal del partido, dado que, según las últimas encuestas, es rechazado por el 84% de la población y está considerado como la peor administración de una capital de estado. Desgraciadamente, por el momento, la dirección del PSOL parece confirmar la máxima de que cuanto más cerca se está del poder, más derechistas y conciliadoras se vuelven las propuestas de su programa.

Ya no oímos a Boulos hablar de la reestatización de las empresas privatizadas, de la auditoría de la enorme deuda municipal con las empresas, de la ruptura de los contratos y de la democratización de la administración pública con el protagonismo de los movimientos sociales y de los trabajadores organizados.

Nuestra organización política, Revolução Socialista (RS), se opone a este acuerdo político-electoral propuesto por la dirección nacional del PSOL. Proponemos un frente político de izquierdas con los movimientos sociales y los sindicatos, cuyo programa incluya la realización de una auditoría y el no pago de la deuda de la ciudad a empresas y proveedores, la ruptura de los contratos perjudiciales para la población, la reestatización de todas las empresas públicas privatizadas o en régimen de colaboración público-privada, la lucha contra la especulación inmobiliaria, la regularización de todas las ocupaciones urbanas, la creación de una flota municipal de autobuses, la reducción de la jornada laboral sin reducción salarial, los concursos públicos de educación, sanidad y asistencia social, y la congelación de los precios de los alimentos de la cesta básica, entre otras propuestas.

Frente a la tentativa de sanción por parte de la dirección mayoritaria, Revolución Socialista con apoyo de la Liga Internacional Socialista, iniciaron una campaña. Podes contarnos un poco sobre esto?

La Liga Socialista Internacional, junto con sus partidos y grupos organizados en más de 30 países de los cinco continentes, forma parte de la campaña lanzada por mi corriente, Revolución Socialista, en defensa de mi derecho democrático a pensar de forma diferente a la orientación de la mayoría de la dirección del PSOL. Se trata de una campaña en defensa del derecho de los trabajadores y trabajadoras a tener su representación política como tribunos de los pobres y del pueblo trabajador en el parlamento burgués. La campaña es abierta y democrática, puede participar cualquier organización política, sindical y referente popular. Hemos recibido declaraciones políticas y videos de todo el mundo, que están siendo enviados a la dirección nacional del PSOL, exigiendo que no haya castigo por pensar diferente. También hay una petición que ya ha recogido muchas firmas y que se sigue difundiendo.

Esta campaña ha sido una fuente de fuerza y apoyo para mí, porque sé que no estoy sola en esta lucha. La solidaridad política e internacional es muy importante.

Noticias Relacionadas