lunes, 5 diciembre 2022 - 21:52

Ante el ataque sionista. Defender a Alejandro Bodart

Compartimos a continuación la nota publicada originalmente en el sitio web de la LIS (Liga Internacional Socialista).

Como todo movimiento totalitario, el sionismo no sólo viola los derechos humanos del pueblo palestino-árabe sino que a la vez pretende acallar toda voz que cuestione su responsabilidad en tales hechos. Así es que la entidad sionista DAIA inició una causa penal contra nuestro dirigente Alejandro Bodart, cuya defensa jurídica han asumido los compañeros abogados Carmen Verdú e Ismael Jalil, de la CORREPI.

En mayo pasado, en el campo de refugiados de Jenín, en la Cisjordania ocupada por Israel, las fuerzas policiales israelíes asesinaron a la periodista palestino-norteamericana Shirin Abu Akleh. Primero lo negaron, pero como una investigación de la ONU lo probó, semanas después se vieron obligados a aceptar su responsabilidad. En repudio político al asesinato, en aquel momento Bodart tuiteó una foto de Shirin con la leyenda «sionistas = nazis».

Unos días después, ante un nuevo aniversario de la Nakbah, la sangrienta invasión a Palestina para fundar el Estado de Israel, que implicó la muerte de miles y el exilio forzoso de cientos de miles de pobladores palestinos originarios, tuiteó «74 años de la catástrofe que vive el pueblo palestino, a manos del Estado racista y genocida de Israel. La llave símbolo de sus casas y tierras robadas está presente en cada lucha. Por una palestina laica y democrática, del río al mar».

Esta denuncia de las atrocidades sionistas le significó a Bodart una denuncia penal por parte de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) por discriminación, bajo la reiterada falacia sionista de que antisionismo es sinónimo de antisemitismo. Utilizan el falso argumento de que una denuncia política hacia el Estado de Israel y sus acciones equivale a una discriminación de carácter religioso o racial.

En todo el mundo el sionismo viene impulsando, a través de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA, según su sigla en inglés), una definición mentirosa de antisemitismo para perseguir a quienes cuestionen a Israel, sus acciones, instituciones y otras entidades sionistas. Es decir, apelan al legítimo sentimiento de repudio ante el genocidio cometido por los nazis contra los judíos el siglo pasado para silenciar toda crítica frente al actual genocidio sionista contra el pueblo palestino.

En defensa de Bodart

Iniciada la defensa de Bodart por compañeras del CADHU, como la fiscal porteña Mariela De Minicis injustamente hizo lugar al planteo de la DAIA, le imputa discriminación a nuestro dirigente y pide la elevación a juicio, convocamos a la compañera María del Carmen Verdú de CORREPI para que sea su defensora. Aceptó de inmediato, actitud solidaria que le agradecemos.

Habrá una primera audiencia formal citada por el juez Pablo Casas el 8 de marzo. El pasado jueves 10, en forma solidaria con Alejandro, un amplio y destacado arco de personalidades y referentes del ámbito político y de los derechos humanos, muchos de ellos de origen judío, se ha presentado para aportar testimonios en su defensa. Asimismo, se aportan a la causa como pruebas la denuncia de Bodart a la DAIA ante el INADI, las críticas a la definición de la IHRA por la cátedra libre «Edward Said» de la UBA, el fallo absolutorio a Juan Carlos Beica por una causa similar, el Informe 2022 del Relator de Derechos Humanos de la ONU sobre el apartheid antipalestino de Israel y el manifiesto de la Red Internacional Judía Antisionista (IJAN). Y se piden informes a la ONU, IJAN, INADI y la Cancillería argentina, que en 2021 repudió la represión antipalestina del Estado de Israel y en la ONU votó a favor de investigar tales violaciones a los derechos humanos en Gaza.

Estamos así frente a un caso testigo y a una batalla jurídico-política trascendente. Nos mantenemos entonces alertas en defensa de nuestro compañero Bodart, el derecho a la libertad de expresión y la solidaridad con la heroica lucha del pueblo palestino.


Importantes testigos en apoyo a Bodart

Adolfo Pérez Esquivel. Escultor y docente jubilado, Premio Nobel de la Paz, presidente ejecutivo del Servicio Paz y Justicia Argentina (SERPAJ), miembro de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), la Liga Internacional por los Derechos y la Liberación de los Pueblos, la Academia Internacional de Ciencias Ambientales, la Fundación Universitat Internacional de la Pau de San Cugat del Vallés (Barcelona, Estado español) y el Consejo Académico de la Universidad de Namur (Bélgica); Norita de Cortiñas. Madre de Plaza de Mayo – Línea Fundadora; Laura Alché viuda de Ginsberg. Doctora en Ciencias Biológicas, referente de la Agrupación Para el Esclarecimiento de la Masacre Impune de la AMIA (APEMIA); Pedro Brieger. Periodista de C5N, director de la agencia Infonodal y miembro de la Asociación Internacional de Periodistas Religiosos (IARJ); Norman Briski. Actor, dramaturgo y director de teatro y cine; Herman Schiller. Periodista, fundador del Movimiento Judío por los Derechos Humanos, militante por los derechos humanos y conductor del programa radial «Leña al Fuego»; Myriam Bregman. Abogada, fundadora del CEPRODH (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos), diputada nacional del FIT Unidad y dirigente del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS); María Rachid. Docente de la UNLP, titular del Instituto contra la Discriminación de Buenos Aires (ICDCABA), ex vicepresidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación (INADI), ex diputada de la CABA del Frente para la Victoria y dirigente de la Federación Argentina LGBT; Cele Fierro. Docente, referente nacional de Juntas y a la Izquierda, la Red Ecosocialista y el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) en el FIT Unidad; Luis Zamora. Abogado, ex diputado nacional y dirigente de Autodeterminación y Libertad; Claudio Katz. Economista, docente universitario de la UBA e integrante de Economistas de Izquierda (EDI); Vilma Ripoll. Enfermera, dirigente nacional del MST, diputada nacional electa del FIT Unidad y ex diputada de la CABA; Romina del Plá. Docente, dirigente del Plenario Sindical Combativo (PSC) y del Partido Obrero (PO), y diputada nacional del FIT Unidad; Jorge Altamira (José Saúl Wermus). Dirigente nacional de Política Obrera y ex diputado de la CABA; Juan Carlos Giordano. Abogado, dirigente nacional de Izquierda Socialista y diputado nacional electo del FIT Unidad; Carlos «Sueco» Lordkipanidse. Ex detenido desaparecido en la ESMA, referente del Encuentro Militante Cachito Fukman (EMCF) y el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia (EMVJ); Carlos Aznárez. Periodista y director de la revista Resumen Latinoamericano;  Eduardo «Negro» Soares. Abogado y referente de la Asociación Gremial de Abogadas y Abogados de la Argentina; Gabriel Solano. Dirigente nacional del Partido Obrero (PO) y legislador de la CABA del FIT Unidad; Julio César Gambina. Economista, docente de la UBA y las universidades nacionales de Rosario y San Luis, y presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas (FISYP); Hernán Camarero. Historiador, docente de la UBA y titular del Centro de Estudios Históricos de los Trabajadores y las Izquierdas (CEHTI); Juan Carlos Capurro. Abogado, director del Centro de Acción Jurídica (CAJ), integrante de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH); Guillermo Pacagnini. Médico, dirigente de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Pcia. de Bs. As. (CICOP), la Federación Sindical de Trabajadores de la Salud (FESINTRAS), el Plenario Sindical Combativo (PSC), el MST y diputado bonaerense electo del FIT Unidad; Gabriel «Mohsen» Alí. Sheij, clérigo de la mezquita de Flores, director de la Casa para la Difusión del Islam e integrante del Instituto Patria; Clarisa Alberstein. Docente y dirigente nacional del MST en el FIT Unidad; Tamara Migelson. Docente, diseñadora gráfica y militante de la Red Ecosocialista-MST.


María del Carmen Verdú: «Asumir como propia esta defensa»

Consultada sobre el caso, la «Negra» Verdú nos expresó lo siguiente: «Ante el intento de la DAIA de criminalizar a Alejandro Bodart por haber manifestado el justo repudio al asesinato de una trabajadora de prensa palestina por las fuerzas represivas del Estado de Israel, no dudamos un segundo en ponernos a disposición, tanto para asumir la defensa técnica como para sumarnos a la denuncia pública y la campaña solidaria por la absolución del compañero.

No es, desde luego, la primera vez que esta institución -a la que tanto gusto dio premiar al tristemente célebre represor y espía, el comisario ‘Fino’ Palacios- recurre al aparato judicial para perseguir y estigmatizar como ‘antisemitas’ y acusar como ‘actos discriminatorios’ cualquier señalamiento o crítica que se haga a la política terrorista del Estado de Israel. Son innumerables las ocasiones anteriores, siempre con la infame falacia de equiparar el repudio a las violaciones a los derechos humanos y los crímenes de guerra que a diario comete el Estado de Israel con actos inspirados en odio racial o religioso.

Para CORREPI, defender a quienes sufren cualquier tipo de represalia o persecución por razones políticas es una cuestión de principios. Como organización antirrepresiva, asumir como propia esta defensa es, simplemente, hacer lo que hay que hacer. Agradecemos al compañero Bodart y a su partido la muestra de confianza política en nuestra organización que se expresa al convocarnos a intervenir.»

Noticias Relacionadas