lunes, 17 junio 2024 - 03:23

AmCham Summit. Los empresarios yanquis bendicen la postulación de Massa como candidato

Ante una cumbre de la entidad que nuclea a las principales empresas norteamericanas que actúan en nuestro país, el ministro de Economía, Sergio Massa, si bien no contestó la pregunta directa de sobre si sería o no candidato, manifestó su oposición a dirimir en las próximas PASO el candidato del Frente de Todos. También habló sobre las reservas, esquivó definiciones sobre las negociaciones con el FMI y desarrolló las pautas centrales de su propuesta de gobierno. Según los medios presentes, junto a Larreta, el moderado y pro norteamericano Massa es uno de los candidatos preferidos de los yanquis. También es el preferido de Cristina.

La reunión de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (AmCham) en el Alvear Icon Hotel de Puerto Madero nucleó a cerca de 1.700 empresarios, superando ampliamente los cálculos previos. Desfilaron por la reunión los principales candidatos de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos. Milei, en una clara maniobra electoral para diferenciarse de sus competidores, optó por no concurrir acusando de “empresarios prebendarios” a los allí reunidos, con los que suele tener debates y todo tipo de encuentros.

Las cerca de 700 empresas nucleadas en AmCham les dan trabajo a 420.000 personas y representan, según las estadísticas aportadas por esta cámara empresaria, “42 rubros de la actividad económica, aportando el 24% del PBI, el 39% de la recaudación fiscal, el 35% de las importaciones y el 45% de las exportaciones”[i]. Con semejante peso de este lobby empresario no es extraño que gran parte de la dirigencia política y empresarial que dirige el país estuviera presente rindiendo pleitesía al amo imperial.

Acompañando la apertura del presidente de AmCham, el CEO del banco J. P. Morgan, Facundo Gómez Minujín, subieron al escenario y disertaron representantes de importantes corporaciones como Genneia, General Motors, AES, Bayer, Cresud, Schneider Electric, Google, Dow, Tenaris, AWS, Microsoft, Manpower Group, KPMG, Bristol Myers Squibb y Quilmes, entre otras.

Además de Massa y Larreta, los elegidos por los empresarios según la prensa presente, estuvieron los candidatos Daniel Scioli y Patricia Bulrrich; gobernadores como Juan Schiaretti de Córdoba, Omar Perotti de Santa Fe, Alberto Weretilneck, recientemente electo gobernador de Río Negro; dirigentes políticos como Graciela Camaño, Silvia Lospenanto, Alfredo Cornejo o Emilio Monzó, burócratas cegetistas como Héctor Daer y Gerardo Martínez.

Fueron destacados también los discursos de Arguello, embajador argentino en Estados Unidos y de Marc Stanley, el embajador de Estados Unidos en Argentina. Otro que no faltó a la cita y que, no conforme con haber suspendido las elecciones en San Juan y Tucumán, también opinó sobre la economía y la estabilidad de la moneda, fue el juez supremo Horacio Rosatti.

Los discursos más comentados

El principal portavoz de los intereses yanquis fue en esta oportunidad el presidente de AmCham, Facundo Gómez Minujín. Después de describir un clima de incertidumbre, el país se encontraría “navegando en un banco de niebla” que de no cambiar el rumbo desataría otra gran crisis, según este empresario, para luego trazar un panorama optimista hacia el futuro.

Para AmCham nos iría mejor si se baja el déficit fiscal (menos prestaciones del Estado), se independiza el Banco Central (presiones para una fuerte devaluación y para que no se emita para cubrir las necesidades sociales) y se termina con una economía cerrada y aflojan las regulaciones (más apertura cambiaria y comercial a los yanquis, reformas laborales, previsionales, etc.).

Según los medios especializados, en el discurso de Minujín hubo una amenaza velada sobre la estabilidad de las inversiones yanquis frente al posible avance de los negociados con China. Para los empresarios norteamericanos “si en los sectores regulados nos abren las importaciones de China, el negocio no será viable, porque los precios, con efecto del dumping, nos dejará fuera de competitividad”[ii]

El otro discurso importante fue el del super ministro y presidenciable, actual hombre fuerte del gobierno del Frente de Todos, Sergio Massa. A pesar de no responder a la pregunta directa sobre su candidatura, el ministro señaló su oposición a que hubiera PASO al interior de la coalición gobernante, lo que va en línea con su pretensión de ser aclamado como el candidato de unidad del Frente de Todos.

Ante las preguntas de los empresarios, si bien no dio detalles del curso de las conversaciones con el FMI, ratificó la negociación de un nuevo acuerdo y que además se está negociando con China para una nueva liberación de los 19.000 millones de dólares en yuanes chinos que existen como swaps de monedas en nuestras reservas. O sea, más deuda para cubrir el bache que dejan los U$S 20.000 millones que faltaran este año en las exportaciones como consecuencia de la sequía.

Finalmente, el presidenciable ministro señaló varios ejes para el desarrollo futuro del país: desarrollar el agro negocio y la producción de alimentos para exportar, sumarle a esto una importante producción de hidrocarburos y un salto en la extracción minera (litio y cobre) destinadas al comercio exterior, como objetivos estratégicos. Propuso enseñar programación desde la secundaria para dar un fuerte impulso a la economía del conocimiento, que viene ocupando un volumen cada vez mayor en las exportaciones del país. También en el marco institucional aprovechó para pegarle un palo a la actual dirigencia judicial cuestionando sus líneas de actuación, aunque sin proponer ningún mecanismo para cambiar su actual anti democrático funcionamiento.

Las propuestas del presidenciable estuvieron totalmente en línea con el discurso de Stanley que señaló que nuestro país debe aportar esas materias primas al mundo, y del Fondo Monetario que quiere que aumentemos sustancialmente las exportaciones para pagarle dólar sobre dólar la fraudulenta deuda que tenemos con ellos y con los buitres acreedores de la deuda.

Jorge Argüello (embajador de la Argentina en EE. UU) Facundo Gómez Minujin (CEO de JP Morgan), Marc Stanley (embajador de EE. UU. en la Argentina) y Federico Elewaut (gerente general de Citibank Argentina)

Los trascendidos de las negociaciones con el Fondo

Si bien no se conoce aún el resultado final de las conversaciones, en el FMI acaban de emitir un comunicado en el que señalan que están en una negociación “constructiva” con los funcionarios de nuestro país. Lo hace en momentos que las reservas del Banco Central estarían en valores negativos –algunos economistas calculan que están 1.000 millones de dólares abajo- y que ya se registraría un retraso en el pago de importaciones autorizadas por unos U$S 10.000 millones, con una débil liquidación del dólar agro.

La declaración general del organismo intenta dar respuesta a un vacío donde no se conoce el curso real de las negociaciones, cuáles son las nuevas exigencias del Fondo para diseñar un nuevo programa y en qué momento se darán a conocer. En resumen, la necesidad de nuevas medidas de ajuste en un año electoral, inmerso en una fuerte crisis económica y política del viejo sistema de partidos en la Argentina.

Un panorama de crisis en el cual no aparece un candidato nítido de la oposición de Juntos por el Cambio, sumido en una feroz interna; en el que el Frente de Todos se desgasta ante cada punto más de una brutal inflación y Milei, con un programa inaplicable, asciende día tras día. Un panorama donde todos los días aparece una novedad que alimenta la crisis como es el reciente fallo de la Suprema Corte postergando las elecciones en San Juan y Tucumán.

En ese marco, la “cumbre” de AmCham fue un verdadero plenario de los que manejan este país y están hundiendo los salarios e ingresos populares, las jubilaciones, planes sociales y el resto de las prestaciones sociales del Estado para pagar la deuda y hacer enormes diferencias aprovechando la crisis.

Contra todo esa “casta”, amiga de Milei –aunque no hay ido a esta reunión- es que hace falta una alternativa totalmente distinta, que solo puede venir de la izquierda y su programa de ruptura con el FMI. Y como proponemos desde el MST en el FITU, que los recursos para superar la crisis salgan de los que se llevan “en pala” los frutos del trabajo de los argentinos, o sea, de los que estaban reunidos en ese hotel de lujo y sus socios.


[i] “El establishment estadounidense marcó la cancha ante un viraje geopolítico con China”, Perfil 09/05/2023.

[ii] Idém.

Noticias Relacionadas