viernes, 21 junio 2024 - 21:58

AMBA. Reducción del servicio de colectivos

Los empresarios del transporte, nucleados en AAETA vienen llevando adelante un lock out patronal que afecta a millones de usuarios. Reclaman mayores subsidios o un aumento del 1260% de las tarifas. En los últimos días el servicio de colectivos en el AMBA es cada vez menor, la reducción en la cantidad de unidades que circulan por la calle va del 30% al 50% dependiendo las diferentes líneas de colectivo. Las líneas afectadas con la reducción del servicio son desde la 1 a la 799, según confirmaron desde el sector.

José Troilo, el presidente de la Cámara Empresaria del Autotransporte de Pasajeros (CEAP), que es parte de Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA) aclaró que “no es una medida de fuerza”, además agregó: “las empresas están haciendo lo que pueden”.

¿Faltan recursos?

Estos empresarios han recibido durante años sumas millonarias en materia de subsidios, que lejos de “cubrir el costo” son parte de las ganancias exorbitantes que perciben mes a mes.

En los últimos años no han invertido ni un solo peso en mejorar los servicios de colectivos que funcionan en el AMBA. El servicio es de bajísima calidad, con poca frecuencia y con cientos de unidades en muy mal estado. Sin hablar de la creciente precarización de los colectiveros y trabajadores de los talleres, quienes ven perder su salario frente a la inflación.

El empresariado busca poder de negociación afectando un servicio que es vital para millones de trabajadores, y el malestar popular es creciente. ¿Falta dinero para un buen funcionamiento? Claro que no, los empresarios quieren seguir manteniendo su margen de ganancia e incluso hacerlo crecer.

¿Hasta cuándo durará la reducción del servicio de colectivos?

El vocero presidencial Manuel Adorni adelantó en conferencia de prensa que se reunirían e ministro de Infraestructura Guillermo Ferraro y el secretario de Transporte Franco Mogetta con las cinco principales cámaras de Transporte y la Unión Tranviarios Automotor (UTA). Allí se negociará si habrá o no subsidios, y en tal caso cual será el valor de la tarifa que pagarán los usuarios.

Según los anuncios del ministro de Economía Luis Caputo, se recortarían todos los subsidios de manera parcial o total, según lo evalúe el gobierno. Se espera que a partir del primero de enero haya un brutal incremento de las tarifas en el transporte público. Lo que aún no define el gobierno es si mantendrá una tarifa subsidiada al 50%, que dejaría el boleto en un montón de $ 400 o sin subsidios, que lo elevaría a $ 800.

De cualquier manera, queda claro que quienes seguirán sufriendo el ajuste serán los trabajadores y las clases populares que viajan todos los días en transporte público.

Noticias Relacionadas