lunes, 15 julio 2024 - 06:29

Alberdi. De la redacción de la Constitución argentina al bocadillo libertario

Alberdi, muchas veces citado por Milei, y utilizado para sustentar la Ley Bases, fue un jurista, periodista, escritor, político y musico que tiene el gran valor histórico de haber colaborado con las bases que dieron lugar a la redacción de nuestra constitución argentina 1853, basada en las ideas y postulados franceses de la revolución. ¿Puede ser el mismo Alberdi del que habla tanto Milei? ¿Podría haber escrito la ley bases de Milei? Difícil de creer, aquí te contamos algunas cosas sobre las ideas de Alberdi.

¿Quién fue Juan Bautista Alberdi?

Juan Bautista Alberdi, el inspirador de la Constitución Nacional y uno de los más grandes pensadores argentinos de su época, nació en Tucumán el 29 de agosto de 1810. Su madre, Doña Josefa Rosa de Aráoz de Valderrama, murió en el parto y el niño quedó al cuidado de su padre, Don Salvador Alberdi. En 1816, mientras comenzaba a sesionar el Congreso de Tucumán, Alberdi ingresaba a la escuela primaria que había fundado Manuel Belgrano. A los once años perdió a su padre, y sus hermanos Felipe y Tránsita se hicieron cargo de él, gestionaron entonces una beca para que pudiese continuar sus estudios en Buenos Aires. Datos escritos por Felipe Pigna en El Historiador.

Apasionado por la música y la lectura, estudio primero en Buenos Aires y en 1832 se graduó en el doctorado en leyes en Córdoba, allí también escribió su primer libro; “El espíritu de la música” Fue crítico del régimen rosista, del que trato en los primeros años, eludir. Y por eso vuelve a Tucumán, su provincia. Pero luego retorna a Buenos Aires.

Fue allí, que un grupo de jóvenes intelectuales que venían reuniéndose en la librería de Marcos Sastre, incorporan a Alberdi, grupo compuesto entre otros, por Juan María Gutiérrez y Esteban Echeverría, quien fundará el 23 de agosto de 1835 el Salón Literario, un centro cultural y de difusión de las nuevas ideas políticas, vinculadas al romanticismo europeo.

Años después, Alberdi escribió una de sus obras más importantes; “Fragmento Preliminar al estudio del Derecho, detallando   la situación nacional y sus posibles soluciones. El texto fue duramente criticado por los antirrosistas exiliados en Montevideo porque, si bien atacaba duramente al despotismo, no hacía ninguna referencia a Rosas. Cosa que tiempo después se animaría a hacer.  

Alberdi, además, era gran compositor de música, escribió muchos minues. Pero fundamentalmente era periodista. Escribió una columna en cada uno, de los 23 fascículos que salieron de “La Moda” gacetilla, firmando con seudónimo, para engañar al rosismo, ya que la mazorca, la policía secreta de Rosas, comenzó a vigilar de cerca las actividades de la Asociación y comenzó la persecución. Es ahí donde Alberdi optó por exiliarse en Uruguay dejando en Buenos Aires un hijo recién nacido y varios amores inconclusos. Se dedico al periodismo con críticas a Rosas, y escribió dos obras de teatro que eran una sátira al rosismo.

Pero siempre inquieto viajo a Paris, y luego volvió a Buenos Aires, tiempo después se instaló en Chile, allí ejerció abogacía y periodismo. Siempre con una mirada crítica sobre el rosismo, y en especial su régimen.  

Al enterarse del triunfo de Urquiza sobre Rosas en la batalla de Caseros, el 3 de febrero de 1852, escribió en pocas semanas de trabajo afiebrado una de sus obras más importantes: Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina”, que publicó en mayo de ese año en Chile y reeditó en julio acompañándola de un proyecto de Constitución. El espíritu de esa obra fue resaltar los lineamientos más importantes de la carta Magna fundamental de Francia. En donde la libertad era un valor importantísimo para la construcción de los Estados. Alberdi sentó las bases para la configuración del Estado argentino, resaltando derechos que son hoy parte de nuestra Constitución, y se sustentan como una serie de elementos indiscutibles para respetar en cualquier Estado.

Por supuesto las bases de ese Estado en Argentina constituyeron un germen del Estado capitalista en nuestro país. Alberdi reflejaba en sus ideas a la burguesía en ascenso, siendo un lucido ideólogo de esa clase, por eso comprendemos el rol que jugo en el intento de forjar una Nación capitalista. La composición de declaraciones, derechos y obligaciones de nuestra Constitución Nacional son el apartado más importante para los ciudadanos en la Argentina. Y exigimos que se cumplan los derechos ahí enmarcados, aun no siendo nuestro modelo de constitución, ya que somos socialistas y creemos en otro tipo de sociedad con otro andamiaje legal-constitucional, que no esté al servicio de la ganancia sino de los trabajadores y el pueblo.

Hoy la propia Ley Bases y el Protocolo de Bullrich ponen en jaque esas líneas tan importantes de nuestra historia, pretendiendo borrar lo que Alberdi soñó. Seguramente si Alberdi viviera lejos de apoyar la Ley Bases defendería con argumentos la Constitución Nacional que tanto costo forjar y de la que él ha sido parte.

Muchas diferencias entre el pensar de Alberdi y Milei.

En sus Bases, Alberdi se planteaba dejar atrás los lineamientos que habían ordenado los primeros textos constitucionales de las Naciones en América.

El pensador planteaba algunos ejes como la defensa a la propiedad privada y el libre comercio, por lo que Alberdi suele ser un modelo de referencia para el movimiento liberal. Ahora si bien es así, es bueno no confundirse, porque esos elementos podrían de algún modo ser señalados por un libertario en favor de algunas de sus ideas, pero si leyeran todas las obras de Alberdi y se contextualizara el momento que lo escribió, también hay otros ejes complementarios y fundamentales que rechazan las ideas que Milei enarbola.

Por empezar, Alberdi intentaba contrarrestar formatos rosistas que habían imperado sobre el comercio y la propiedad privada, y que respondían a algunos intereses en particular imperialistas, aunque obviamente, Alberdi y sus ideas se encuadran como liberal, podríamos decir, mirando su obra completa que está lejos de ser partidario del liberalismo de ultraderecha.

En primer lugar, Alberdi consagraba las libertades, por eso en las bases que el escribe y luego son el sustento de nuestra carta Magna, se consagran libertades importantísimas, que hacen la vida de todos los ciudadanos, la libertad de protestar, de dar opinión, la libertad de prensa. Todas libertades coartadas por Milei y compañía, quienes persiguen periodistas, o reprimen y procesan a quienes luchan contra las injusticias de su plan de gobierno. Ese elemento es fundamental porque Alberdi que critico el despotismo, no podría acordar con los 33 procesados y los detenidos por luchar. Es evidente que el espíritu de los ideales que defendía Alberdi nada tiene que ver con Milei.

A su vez no acordaría con el FMI; Juan Bautista Alberdi estaba en contra de los endeudamientos. En muchos de sus escritos explicaba detalladamente las consecuencias de las deudas con el imperialismo, la deuda externa tiene como objetivo empobrecer al país y marcaba que los intereses de deuda eran “enemigos públicos”, opinando esto sobre los préstamos entregados en la Guerra del Paraguay. Esta guerra en particular lo ubico siempre de modo crítico y progresivo. 

Alberdi fue muy crítico del rosismo, a veces mencionándolo, otras no, pero esa lucha ideológica lo marco, ubicándose como enemigo de la clase dominante que impulsó el modelo agroexportador en el país a fines de siglo XIX, ese sector levantado ahora por este gobierno, cuando Milei dice que convirtió a Argentina en una superpotencia. No solo no fue así, sino que sometió a nuestro país a un formato de saqueo de recursos.

Para el intelectual argentino, escritor de las bases en 1852, la clave era industrializar, por supuesto respondiendo también al nuevo paradigma que se incorporaba a nivel mundial, y sentando las bases del Estado capitalista. Pero en ese marco Alberdi consideraba que un país que tiene libertad política, pero no tiene libertad industrial, era lo mismo que tener libres los brazos y la cabeza encadenada. La dependencia a otros países que generaba esto, nos arrebata la posibilidad de tener libertad plena. Alberdi rechazaba el modelo de propiedad terrateniente local al que calificaba; “de estéril porque beneficiaba sólo a sus oligarcas dueños y perjudicaba a los arrendatarios”. Hoy los oligarcas son los que se benefician directamente con las políticas de Milei, y mucho más los extranjeros que tiene vía libre para llevarse nuestros recursos. Alberdi no hubiera de ninguna manera avalado la ley bases y el paquete fiscal. Es obvio que a Milei le faltan clases de historia y salir del rincón del vago para profundizar en estas ideas.

No sabemos que idea toma Milei para usar a Alberdi como sustento de su plexo legal, por lo que venimos desarrollando no basta quedarse con ubicar al jurista como liberal, puesto que sus ideas fueron más integrales, respondieron a una época, y tuvieron contradicciones, y aun así, su obra más importante refuta cada elemento de la Ley Bases y del plan de Milei.

El conocido jurista tucumano, en cuyo honor se celebra el Día del Abogado el 29 de agosto, que escribió en 1852 Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina, un libro que es considerado uno de los antecedentes directos de aquella Carta Magna que adoptó nuestro país, donde se planteó por primera vez la necesidad de “constituir la unión nacional, afianzar la justicia y consolidar la paz interior”. Sería bueno que Milei lea un poco de su obra, para dejar de repetir horrores históricos o argumentos inexistentes, pero quizá como su ídolo Carlos Menem, que durante su gobierno hablo del libro que nunca escribió Sócrates, Milei sostenga “sus discursos” como mantiene vivo a Conan. En fin, Alberdi es un personaje histórico controversial y complejo, pero podemos asegurar que no sería libertario.

Noticias Relacionadas