lunes, 22 abril 2024 - 21:46

Ajuste sin límite. El oficialismo suspendió la asistencia a personas con cáncer y enfermedades crónicas

El gobierno cortó la asistencia a pacientes con cáncer, enfermedades crónicas y autoinmunes. Por “readecuación en los sistemas y procedimientos” de la Dirección de Asistencia Directa por Situaciones Especiales (Dadse), el oficialismo interrumpió las tareas que realizaba la oficina encargada de ayudar a aquellos pacientes de afecciones urgentes que no disponen de cobertura sanitaria o están en condición de vulnerabilidad, dejando desprotegidas a muchas personas que incluso padecen patologías terminales. Una medida que se inscribe en la política de ajuste del gobierno y una muestra más de sus efectos sobre los sectores más vulnerables.

Bajo la dependencia del ministerio de Capital Humano que gestiona Sandra Pettovello, la Dadse es la oficina responsable desde 2016 de otorgar los subsidios para la adquisición de medicamentos e insumos a personas que carecen de cobertura médica. La decisión estuvo a cargo de Pablo de la Torre, el secretario de Niñez, Adolescencia y Familia, y fue informaba a los trabajadores del área a través de un cartel impreso en la puerta de la oficina a principios de semana. El argumento del gobierno para tal decisión: irregularidades con los proveedores. Por ello según algunas fuentes desde Capital Humano se habría instrumentado una denuncia penal por la defraudación contra la administración pública. Ahora bien, la decisión de interrumpir el programa hasta esclarecer la situación, deja a miles de adultos, adolescentes, embarazadas y niños con cáncer, enfermedades crónicas discapacitantes y patologías agudas urgentes que necesitan del funcionamiento de este organismo a la deriva y con posibles consecuencias irreversibles. La misma lógica dispuesta desde la misma cartera para los comedores: suspender programas fundamentales con el objetivo de “mejorar el sistema”.

Por otro lado, el alza de los precios producto de la política de desregulación y en beneficio de las farmacéuticas vuelve imposible costear estos medicamentos para miles de personas. Demandamos el inmediato el restablecimiento del financiamiento y la operatividad del la DADSE. Pero al mismo tiempo hay que plantear una solución de fondo porque estas políticas focales son más que insuficientes y precarias, en definitiva parches de un sistema que flaquea. La súbita interrupción de las tareas de la oficina, demuestra que se trata de acciones que se pueden borrar de un plumazo en cualquier momento. Un Sistema único universal y estatal y de producción pública de medicamentos en serio, con intervención del monopolio de los laboratorios, es la salida para una democratización de la Salud sobre todo para aquellos que más lo necesitan.

Noticias Relacionadas