Acuña y Trotta. Buscan “normalizar” la educación en clave capitalista

En la Ciudad de Buenos Aires, la docencia y la comunidad educativa viene enfrentando el experimento acordado entre la ministra porteña, Soledad Acuña y el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, para imponer una “nueva normalidad” educativa, en clave capitalista. Pretenden adelantar el país y proyecto educativo que promueven el PJ y la derecha. En esto tampoco hay grieta, por eso el cambio del protocolo por un trucho “semáforo”, lo avalaron todos los gobiernos provinciales del PJ en el Consejo Federal de Educación.

Ante esta avanzada, desde la conducción Multicolor de Ademys, venimos de realizar dos paros de 48hs, uno la semana pasada y otro esta semana con caravanas y concentraciones. Nos solidarizamos yendo a la toma de Guernica y confluimos con los SUTEBA Multicolor en el paro, caravana y acto frente al Pizzurno. Medidas que, en la asamblea de este viernes, vamos a impulsar seguir con un nuevo paro, pero de 72hs, con acciones de movilización, unidad con la comunidad y ese torrente de rechazo que se está expresando desde las escuelas.

La conducción Celeste de UTE se limitó a una “retención de servicios” que cada docente debe hacer de forma individual. El gobierno de Larreta la rechazó con esta dura advertencia: “de efectivizar su ausencia, le será computada como inasistencia injustificada y se procederá a efectuar los descuentos de presentismo y días laborales”.

Esta acción no solo es limitada sino que transforma una acción sindical colectiva, en una salida individual por nota, la que cada quien debe resolver con sus superiores. Encima la Celeste plantea derivarla al ámbito judicial -el más desfavorable para las demandas docentes-, cuando implica arriesgar el pellejo de cada docente, no el de burócratas que ni pisan la escuela.

¿Cómo frenar esta avanzada de los gobiernos?

El gobierno de Larreta sigue avanzando, con el aval de Fernández. Las acciones de Ademys son importantes y marcan un camino, pero podría ser difícil derrotar a Acuña y Larreta, en tándem con Trotta y Fernández, solo con la lucha de un sindicato. La posibilidad de hacerlo debe pasar por obligar a la cúpula Celeste de UTE y la CTERA a cambiar su política. Desde la Multicolor de Ademys es clave llamar a articular.

Y poner en movimiento coordinado a la Multicolor de UTE para exigir a la Celeste que confluya con los paros, caravanas y protestas de Ademys y con toda otra iniciativa. Para sumar fuerzas de la forma más amplia y de unidad de acción posible, para poder derrotar este experimento de Larreta-Acuña y Trotta-Fernández.

Nuevamente surge un gran proceso de rechazo y organización del colectivo docente que había obligado a la derecha porteña y al gobierno nacional a postergar el regreso in-seguro a las escuelas. Con ese torrente de las escuelas debemos empalmar. Una nueva medida, esta vez por 72hs, sería una señal de la decisión de profundizar la lucha. Al servicio de lograr que las escuelas exijan a UTE y sus delegades que superen la limitada y riesgosa retención de servicios con paros, movilización y organización.

En ese marco, hubo dos noticias claves. Por un lado, el primer caso de coronavirus en una escuela porteña. Un trabajador del área de limpieza de la Técnica 15 de Barracas dio positivo, tuvo contacto con la rectora y el personal por lo que debieron suspender el experimento de “revincular” estudiantes.

Por otro lado, las declaraciones de Eduardo López de UTE y la CTERA, muy duras y van en el sentido de lo que venimos alertando, al criticar a Trotta. Todo bien, pero ¿la Celeste las va a transformar en una verdadera acción de lucha o se limitará a reportajes en radios con periodistas kirchneristas a quienes les queda bien escuchar estas denuncias…?

¿Transformará la Celeste de CTERA esas graves acusaciones en una urgente medida nacional para frenar la avanzada de esta vuelta in-segura a las escuelas? Con una situación epidemiológica que está muy lejos del nulo o bajo nivel de circulación del virus con que el baten el parche Sonia Alesso, Eduardo López o Baradel.

Además de exigir a la Celeste que rompa su alianza con Trotta y Fernández, desde la Multicolor debemos intentar coordinar con otras provincias en conflicto, una acción para pegar en unidad y potenciar cada reclamo. Desde Ademys con la docencia de Chubut que pelea a brazo partido, con Entre Ríos y Chaco que paran y realizan caravanas y protestas, con Mendoza y con Catamarca donde defienden los IES, Institutos de Educación Superior que el PJ quiere sacar del ministerio de Educación, achicar y poner la formación docente al servicio del mercado. Con SUTEBA Multicolor y todo sector que quiera defender la educación como derecho social de nuestro pueblo.

En un reportaje en la radio AM 530 con Daniel Tognetti, titulado: “Trotta se entiende mejor con Soledad Acuña que con Adriana Puiggrós”, el dirigente Eduardo López de la UTE y CTERA lanzó durísimas declaraciones contra Trotta, al que acusa de capitular a Larreta y Acuña. Denunciando que la derecha porteña “está haciendo marketing y lamentablemente lo autorizó Trotta”.

El audio desnuda la puesta en escena cuando dicen que “abren” distritos como el 19 de Pompeya, pero en verdad abrieron solo dos escuelas: La Nº 3 donde asistieron 3 estudiantes y la Nº 14, donde fue solo 1 estudiante. Es decir, solo 4 pibes de un total de 8.500 estudiantes. Esto les sirve para sacar una foto y decir “abrimos las escuelas en el distrito 19”, pero es falso. Lo mismo con la Técnica Raggio que tiene 2.134 estudiantes y solo 9 fueron a clases presenciales.

CTERA: “El ministro Trotta claudicó”

Según reconoce López, dándonos la razón en lo que alertamos que pasaría hace un par de meses, la derecha macrista “está haciendo propaganda con la claudicación de Trotta… Porque Trotta autorizó un semáforo que no tiene valor. Es como un termómetro que no te marque que tienes fiebre cuando tengas más de 37º. En un mes pasamos de exigir que les entreguen las computadoras a los chicos que Larreta les sacó y tengan clases a distancia, a comprar sombrillas para dar clases a 3 chicos en un patio. ¿Qué pasó? Se autorizó un protocolo distinto, donde debía haber nula o baja circulación del virus y en éste no”.

¿Cuál es el sentido de esto? Veamos qué dice López: “el semáforo de Trotta es un semáforo hecho para que Capital abra las escuelas, para no entregar las computadoras, para disputar el dispositivo sanitario al gobierno nacional y para que se empiece a contagiar todo el mundo. Es lo que se está haciendo en Capital con la anuencia de Nicolás Trotta”. Gravísimo. Esto, cuando mínimo, demandaría convocar a una acción contundente para pararles la mano…

¿Por qué no lo hacen si son conscientes de que se busca “contagiar a todo el mundo…”? Porque salir a luchar implicaría confrontar con el gobierno de Alberto, Cristina y el Frente de Todos que la Celeste integra y apoya. Por eso López intenta excusar a Alberto y diferenciarlo de Trotta, cuando en realidad Trotta es Fernández y Alberto es Trotta, uno de sus ministros más leales del gabinete.

El problema como siempre es político ya que es la política la que ordena todo accionar sindical. No hay sindicalismo posible sin tener rumbo político claro y otro modelo educativo y social alternativo al capitalismo. En ese sentido, el único “otro mundo” y país posible es un proyecto de educación y sociedad socialista. Un socialismo con democracia de trabajadores y pueblos.

Según el dirigente Celeste, Alberto tensionaría mucho con Larreta, pero “no es el caso de Trotta con Soledad Acuña”. Y asegura: “indudablemente se entiende mejor Trotta con Soledad Acuña que con Adriana Puiggrós… Los maestros de Capital nos entendemos mejor con la comunidad educativa que se opone a este termómetro de Trotta con Acuña….”. Para afirmar que las consecuencias de esto son que la ciudad de Buenos Aires dirige el operativo educativo y sanitario. Y ahora quieren abrir los jardines… A su vez, criticó a Trotta por tener cuentas offshore de tres empresas, por lo que fue denunciado públicamente y en la justicia.

Trotta se tiene que ir. Pararles la mano y Congreso Pedagógico

Podemos acordar con las denuncias y tomarle la palabra. Van en el sentido de lo que venimos señalando sobre el gobierno nacional y porteño. Ahora bien, ¿las van a transformar en acciones de lucha y exigir que Trotta se vaya? Que no puede seguir más al frente de Educación, cuando fracasa en toda la línea, claudica a la derecha y expone al contagio, la salud y la vida a estudiantes, docentes, auxiliares y familias de la Ciudad. Con una prueba o experimento a exportar al país.

Más que marketing, el objetivo de Trotta, Acuña y los ministros de Educación de provincias del PJ con este “semáforo”, es poner lo antes posible, a la educación como auxiliar de la producción, los servicios y ganancia capitalista. Para que la escuela cumpla su rol de guardería, depositaria o contenedora de infancias y jóvenes para garantizar a madres, padres y familias que puedan concentrarse en trabajar para garantizar el plus valor de la explotación capitalista.

Ansían tener a pibes y niñes ordenados en un lugar que cumpla las veces de aula en una primera etapa, para que cada familia se despreocupe, trabaje y cumpla su rol en la productividad, al servicio del mercado. Por eso Trotta y Larreta coinciden en que “debemos acostumbrarnos a convivir con el virus”.

Hay que pararles la mano. Luchar con medidas progresivas y sostenidas hasta ganar. Con una propuesta de fondo como la necesidad de un Congreso Pedagógico en la Ciudad y el país para que docentes, estudiantes y padres resolvamos sobre las transformaciones que demanda la educación estatal. No estos tecnócratas y funcionarios que responden a las privadas, la Iglesia y los lineamientos de la UNESCO, la OCDE y el Banco Mundial. Por otro proyecto de educación y país, democrático y socialista.

Vanesa Gagliardi, Ademys / Francisco Torres, FND

Alternativa Docente, ANCLA / MST – FIT Unidad

Noticias Relacionadas