viernes, 12 abril 2024 - 21:53

Aceiteros. Supera los 20 días una huelga que ya es histórica

La huelga que se viene desarrollando en el sector aceitero ya cumplió 20 días y se ha convertido en una lucha histórica. Desde el 9 de diciembre que todas las organizaciones sindicales de los trabajadores del sector se unificaron en el reclamo dejando de lado antiguas diferencias, la fuerza de la huelga no se ha debilitado a pesar de haber obligado a los trabajadores a pasar las fiestas de navidad en la puerta de las empresas garantizando el paro.

Mientras las patronales hacen ofertas que están lejos de los que reclaman los trabajadores y denuncian que pierden 100 millones de dólares al día, sólo en ventas. Tuvieron que devolver los fletes que transportaban la materia prima a las fábricas y se formaba una fila de decenas de barcos que por el freno a la producción originan costos en dólares, los trabajadores volvieron a rechazar la última oferta realizada por las empresas,  está planteada una nueva reunión en el Ministerio de Trabajo el martes 29.

 

Siguiendo el ejemplo de los aceiteros, aunque lamentablemente no convocados por ellos, el resto de los sindicatos relacionados con la producción, la estiba y los servicios de esos polos industriales plantearon su propia lucha en solidaridad con tres gremios que están reclamando, al igual que los aceiteros, reapertura de paritarias y pago de bonos. Los gremios que son parte de un agrupamiento de once sindicatos vinculados con los puertos IMPACI son: Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (S.O.M.U), el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo y Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina (URGARA).

Un año excepcionalmente bueno para el complejo agroindustrial

A pesar de la pandemia, luego de un primer periodo de incertidumbre el sector agroexportador entre los que destaca la industria de procesamiento de granos para aceites, es uno de los que no ha sufrido las consecuencias de la pandemia y los confinamientos. El sector continúo trabajando sin frenar o cerrar su producción y sin confinar a la absoluta mayoría de sus trabajadores y por otra parte se produjo un aumento que supera el 60% en el mercado mundial tanto de los granos como de los productos que este sector realiza, alcanzando precios records en el Mercado de Chicago. Al mismo tiempo el gobierno nacional urgido por obtener dólares para intentar detener el ascenso del precio del dólar en el país ya que amenaza con vaciar las reservas del Banco Central, intento que este sector liquide las divisas por ventas incentivándolos con reducciones de las retenciones, entre otros. 

Son los mismos sectores que nunca han dejado de ganar y que además se ocupan de estafar al país con triangulaciones, ventas no registradas, fuga de capitales o retardo doloso del ingreso de las divisas que están obligados.  El control privado de los puertos le permite además, manipular sus actividades comerciales, enmascaran los volúmenes de su producción, y presionan a la baja los salarios de sus trabajadores aprovechando la pandemia.  Realizan de esta manera ganancias exorbitantes por las condiciones extraordinariamente ventajosas que encuentran en el país y prácticamente sin controles sobre sus negocios. Eso es lo que explica por ejemplo el desfalco contra el Banco Nación provocado por Vicentin.

Prefieren “perder” supuestamente 100 millones de dólares diarios en ventas, a acceder a un incremento que, según los dirigentes de los trabajadores con un día de esas supuestas perdidas resolverían un año de lo que significaría ese aumento.

El apoyo a la huelga tiene por lo tanto un doble sentido, el que los compañeros tengan un salario como lo indican su paritaria que exige de piso el nivel del salario mínimo que dice el artículo 14 bis de la Constitución y que según el INDEC debería haber sido en noviembre de 88.000 pesos. Y en otro sentido obliga a la toda la sociedad argentina a debatir qué hacer para controlar el negoció de 7 pulpos multinacionales que quieren poner de rodillas al país, por su poder concentrado y sin control.

La huelga debe triunfar

Según los dirigentes de la Federación de Trabajadores Aceiteros, una de las organizaciones que dirige el conflicto, este puede representar un caso testigo para todos los trabajadores del país. El hecho es que la huelga viene demostrando una enorme potencia de la clase obrera en lucha, sin embargo la capacidad de resistencia de la patronal está dada porque hasta ahora había logrado mantener a los aceiteros aislados del conjunto de los trabajadores.

Para quebrar esa resistencia es necesario que la actual dirección de la lucha plantee a la sociedad una salida a beneficio del país y de los trabajadores del  agronegocio, uno de cuyos pilares principales sería llevar a debate de toda la población la necesidad  de que los recursos del país que explotan estos sectores patronales pasen a estar bajo control del país con la re estatización de los puertos hoy en manos de las empresas y el control estatal y de los trabajadores del comercio exterior, por ejemplo.

Mientras que para asegurar el triunfo de esta huelga que ya es histórica, sería muy importante que los dirigentes aceiteros tomaran medidas que permitieran que todos los trabajadores de base de las distintas plantas se unieran en alguna acción común, y que, por otra parte hicieran un llamado a paros a las cgts de las regiones donde se encuentra desarrollando la huelga. Desde ANCLA y el MST en el FIT Unidad llamamos a seguir rodeando de solidaridad esta huelga y a que se sienta un fuerte apoyo.  

Alejandro “Cacho” Parlante

Noticias Relacionadas