A contramano de la ciencia mundial. Aprueban las petroleras off shore en la costa argentina

Científicamente a nivel mundial hay una voz unánime que plantea que el causante primordial o principal del calentamiento global es la dependencia de los combustibles fósiles. Y agregan, que hacen falta medidas drásticas con respecto a esta dependencia para evitar los eventos catastróficos ambientales que ya hoy vivimos.

Sin embargo el gobierno del Frente de Todos, encabezado por Alberto Fernández y Cristina Kirchner, avanzan en sentido contrario, no sólo profundizando el extractivismo en el país, sino dando luz verde a la realización del proyecto: “ADQUISICIÓN SÍSMICA 2D-3D-4D OFF-SHORE EN BLOQUE CAN 108 -CAN 114” presentado por EQUINOR ARGENTINA

Este proyecto extractivo no tiene licencia social, lo demostraron las múltiples manifestaciones de lxs vecinxs, asambleas ciudadanas, asambleas ambientales movilizadas en la costa argentina que además, se expidieron en contra, en la audiencia pública realizada hace un par de meses. Las consecuencias ambientales catastróficas para la fauna y flora marina, como así también el impacto negativo para las fuentes de trabajo de familias que viven de la pesca, están a la vista. Este año hemos visto como en el Golfo de México, Mar Caspio y el Mar Negro, solo para citar algunos ejemplos, se sucedían explosiones en las plataformas marítimas petroleras anunciando lo que le depara al mar argentino. Los yacimientos de petróleo y gas explotados actualmente, hacen saltar por los aires las emisiones de carbono para resguardar el 1,5ºC acordado, con un amplio margen, todo lo que no hay que hacer ante la emergencia climática.

Estamos asistiendo a una entrega descarada de nuestros bienes comunes a la empresa noruega Equinor, asociados con YPF. Mientras tanto, Alberto se pasea por el mundo con discursos mentirosos y grandilocuentes de justicia ambiental y social como ocurrió en la ultima COP 26: “Los aportes concretos, que debemos comprometer deben inscribirse en el marco del principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas. Estos aportes deben estar acompañados por medios para su implementación, que nos permitan una transición hacia una economía limpia, con menos carbono y resiliente a los impactos del cambio climático. La Argentina reafirma su compromiso con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y su Acuerdo de París, y adopta la lucha contra el cambio climático como política de Estado” .

Sobra doble discurso y retórica verde, faltan políticas reales para frenar el saqueo. De qué compromiso habla cuando promueve, en el congreso, una nueva LEY DE HIDROCARBUROS?

No nos olvidamos de las falsas promesa como que el Fracking en Vaca Muerta iba a traer soberanía energética, reactivación económica, acceso a divisas y progreso. Por el contrario, sí se cumplieron  las advertencias que planteamos: sismos, consumo irresponsable de agua, destrucción de las economías regionales, empobrecimiento de las poblaciones, muertes obreras, por nombrar sólo algunas. Un siglo de destrucción que el gobierno busca sostener, con esta nueva Ley de Hidrocarburos, con garantías jurídicas y subsidios millonarios, por 20 años, a las corporaciones petroleras, con la inclusión, además, de la explotación offshore en nuestra costa. Superproducción para capturar dólares con destino a pagar DEUDA EXTERNA. ¿Profundizar la explotación de fósiles en un contexto de crisis climática? ¡Criminal!

La inexistente soberanía sobre nuestro territorio, la corona el ejecutivo nacional,  mediante el Decreto N°870 que emitió el 23 de diciembre, donde delega en la “SECRETARÍA DE ENERGÍA del MINISTERIO DE ECONOMÍA”, LÉASE FMI, la potestad de revisar y otorgar o rechazar las solicitudes presentadas por las empresas titulares de los permisos de exploración.

Otro capítulo merece, el inoperante, Ministro de Ambiente que no se lo puede dejar a cargo ni del mantenimiento de una pelopincho, que seguro la contamina. En estos momentos nuestro país está en llamas, 11 provincias azotadas por el fuego extractvista y sin embargo, no destinan un solo peso en APAGAR LOS INCENDIOS que ya se llevó la vida de dos personas. 

Es una burla a la ciudadanía los compromisos del ministerio de ambiente para controlar la actividad petrolera, cuando ni siquiera, hace valer las leyes y acuerdos internacionales votados por ellos mismos en el marco de la peor crisis climática de la historia.

Tenemos que seguir organizadxs y en las calles tomando el ejemplo de Chubut y Mendoza dónde obligaron al gobierno a dar marcha atrás. Sostener este modelo neocolonial y extractivista es mantener la pobreza, la desocupación, el hambre y la miseria en la Argentina. No trae progreso, no trae desarrollo. Por eso la clave es seguir en la calle y unidxs para anular este acuerdo con EQUINOR.

La energía tiene que ser declarada un bien social y no una mercancía, para poder iniciar una transición energética  hacia producciones limpias y renovables. Donde se contemple la reconversión profesional -para que ningún trabajador quede en la calle- e incorporando en la toma de decisiones a toda la comunidad que se vea afectada y a los consumidores –democracia directa siempre-. Ese tránsito debe implicar la prohibición de toda actividad extractiva socialmente innecesaria y ambientalmente insostenible.

Nos mantenemos en estado de alerta esperando las definiciones y acciones de calle de las asambleas costeras.

Jesica Gentile y Paula Kaeser

Noticias Relacionadas