lunes, 26 febrero 2024 - 01:08

A 15 años de su asesinato. Recordamos a Lázaro Duarte

Hoy se cumplen 15 años del asesinato de Lázaro Duarte, perpetrado por una patota del MPN neuquino. Lázaro fue un militante de base de la regional Oeste del MST, había ingresado al viejo MAS en el ’83 y luego al MST hasta su asesinato.

Sus últimos días habían transcurrido en la regional Neuquén, colaborando con la campaña de afiliaciones de esa provincia, hasta que una patota del MPN irrumpió en nuestro local provincial y comenzó a atacar a otro compañero que se encontraba en el local, molestos por la gran campaña que estaban desplegando los compañeros, penetrando en las barriadas que ellos consideraban propias.  Lázaro, que estaba en otra habitación del local, consciente de que la patota los superaba en número, con sus 80 años no dudó en salir en defensa de su compañero -a quien había conocido hacía pocos días-, recibiendo 9 puñaladas, dos de las cuales, el 20 de febrero de 2008, luego de estar peleando por su vida durante un mes, le causaron la muerte.

Lázaro era un laburante misionero, no era un dirigente del partido, era un militante de base, pero era un militante profesional. De esos militantes que les decimos de fierro porque estaba en cada tarea, desde las más cotidianas hasta las más importantes, porque entendió que no se puede cambiar el orden capitalista sin dejar de lado sus necesidades personales para construir el partido revolucionario.

Tuvo distintos trabajos y siempre luchó por sus derechos y el de sus compañeros, como en los últimos años antes de jubilarse, cuando trabajando en un frigorífico enfrentó a la burocracia formando parte de una lista de oposición que le costó su despido. Desde que se jubiló su actividad no decayó, no dudó en ser parte de las luchas que dieron las jubiladas y jubilados contra los ajustes de Menem y Cavallo, mientras ordenaba su vida para todas las tareas necesarias en la construcción del partido.

Nahuel Moreno en su folleto Moral y actividad revolucionaria escribía: “… el camarada del partido merece todos los cuidados y consideraciones. No hay ni puede haber sacrificio en favor de un camarada que no hagamos”. “… Por el compañero del partido se arriesga la vida, se hace cualquier sacrificio. El principio moral es que la vida, la moral, la conciencia y el propio cuerpo físico del camarada del partido valen mucho más que el de uno”.

Lázaro fue, quizás sin haber leído nunca esta cita, un ejemplo vivo de esta moral y tradición revolucionaria.

Hoy, a 15 años de su asesinato, lo queremos recordar como lo que fue: un ejemplo de abnegación, solidaridad y de la más grande tradición y moral revolucionaria, siendo capaz de dar su vida por la de otro compañero. Tradición y moral que han construido y conservado miles de militantes a lo largo de nuestra historia. En definitiva, el ejemplo de militante que debemos pelear por construir para que cada vez seamos más y más los militantes capaces de pasar las más importantes pruebas en el camino de continuar con la construcción de nuestro querido MST y la LIS. Y seguiremos reclamando desde el MST el castigo a los responsables de su asesinato.

Compañero Lázaro Duarte, ¡hasta el socialismo, siempre!

Regional Oeste – MST en el FIT Unidad

Noticias Relacionadas